domingo, 9 de mayo de 2021 | 7:35 AM

Hay fuego en “Tazón”

El martes pasado fue saqueado un transporte de cerveza que transitaba por la llamada “Bajada de Tazón”, puerta de entrada y salida occidental de nuestra amada, Caracas. La gandola, perdió los frenos, en su carrera loca terminó por volcarse y su preciada carga, esparcida por la vía pública. | Foto cortesía

El martes pasado fue saqueado un transporte de cerveza que transitaba por la llamada “Bajada de Tazón”, puerta de entrada y salida occidental de nuestra amada, Caracas. La gandola, perdió los frenos, en su carrera loca terminó por volcarse y su preciada carga, esparcida por la vía pública. | Foto cortesía

@omarestacio

Reportan los portales informativos que, el martes pasado, fue saqueado un transporte de cerveza que transitaba por la llamada “Bajada de Tazón”, puerta de entrada y salida occidental de nuestra amada, Caracas. La gandola, perdió los frenos, en su carrera loca terminó por volcarse y su preciada carga, esparcida por la vía pública, sirvió para que los circundantes se entregasen a la rapiña.

Eso, en realidad, no es noticia. Noticia habría sido, si en lugar del pillaje, los parroquianos se hubiesen dedicado a socorrer y trasladar a los heridos al hospital más cercano. Presuponemos que no faltará quienes nos cuestionen el envilecimiento de ciertas conductas: ¿Saqueos? ¿Rapiña? ¿Desvalijamientos? ¡Si eso se ha erigido en una muy legítima, redistribución roboLucionaria de la “riqueza”!

Afirmar que la corrupción, en Venezuela, llegó a nuestro mundo, aparejada de las narcotiranías que hemos padecido en los últimos 22 años, sería desmesura en la que no vamos a incurrir. El soborno, el peculado, el enriquecimiento ilícito, ha sido el segundo oficio más antiguo del país.

Ya existía cuando desembarcó Cristóbal Colón en Macuro y así, viva, pero artesanal y hasta rudimentaria, la corrupción administrativa persistió durante toda la Colonia e inicios de la Independencia. Estudiosos de la materia aseguran que el primero en industrializarla, como verdadero antecesor de, Henry Ford, fue, Pedro Obregón Puyarena.

Amigote de los Monagas, en particular de “Goyito”, el menor y más ladrón de los hermanos, Obregón, ganó merecida fama de guisador. No existía, entonces, la Internet ni el Netfix, pero aún así, don Pedro era celebridad nacional a causa de sus escandalosos negociados a la sombra del Poder.

Consta en los autos del respectivo expediente judicial que se conserva, aún, en el Registro Principal correspondiente que, en cierta ocasión, acusaron en Punta de Mulatos, jurisdicción del hoy estado Vargas, a un modestísimo labriego, afrovenezolano, analfabeta, pobre de solemnidad, muy mohíno:

-¿Y por qué no se llevan preso, en mi lugar, a don Pedro Obregón; que desbancó la Aduana de La Guaira; que es contrabandista reconocido; traficante de esclavos y manumisos hacia Puerto Rico, pese a la Abolición de 1854; que fue incriminado ante el Congreso Nacional por peculado, en 1851, de lo que fue exonerado, porque en Venezuela la ley, es na’ má, pa’ los negros pendejos como este servidor? -tal fue lo más medular de su alegato de descargo.

A partir de Obregón, continuó, la corrupción más organizada, pero con relativo equilibrio y ponderación. Hasta que llegó la narcorrobolución, que no digamos la desequilibró y exacerbó, sino que hizo tierra arrasada de los Erarios, Públicos y privados; que turboalimentó el latrocinio a economías de escala y a calzón quitao, en el ámbito nacional y universal, en su carácter integrante del crimen internacional e intergaláctico, organizado -y del desorganizado, también- horizontal, vertical y transversal.

Informa la prensa independiente, porque la gobiernera es anafiláctica a la realidad, que la rebatiña de “La Bajada de Tazón” se desarrolló bajo la mirada complaciente de la “Guardia Nacional Bolivariana”. La GNB, “El honor no se divisa”, no se mezcla en los festines de la chusma. Lo de suyo, es el narco, duro y puro. Se reportaron, riñas tumultuarias, pero en paz roboLucionaria, lesionados graves, también en paz roboLucionaria, para, finalmente, dirimir quién o quiénes se llevarían la parte del león del botín.

El narcodesgobierno, es así, holgazán, inepto, criminal, ladrón, represor, pero complaciente, cuando le viene en gana. Su única ley, es que no hay ley. Tolera y hasta incita que los venezolanos de a pie nos robemos, entre sí; que drenemos iras, a palo limpio, por unas pocas latas de cerveza, pero amenaza y constriñe, DD HH, a todo aquel que ose denunciar o protestar, por la indefensión sanitaria a que estamos expuestos. No hay que perturbar al Narcotirano, mientras cuenta con sus dedotes, porque no sabe ni puede, de otra forma, lo que le va a tocar, con el negociado de las vacunas cubanas contra la COVID-19, que ni son vacunas ni generan anticuerpo alguno, a no ser en los bolsillos de los depredadores del Patrimonio Público.

La RoboLución, roba para vivir y vive para robar. Y la pandemia no le iba a pasar lisa.

Más del autor

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

Venezuela, país más miserable del mundo

Que haya encabezado esa medición la Venezuela narcochavista, no es noticia. Lo que sí no deja de serlo, es la ventaja que les sacó a quienes la secundaron en puntaje de miseria: Venezuela, 3.827; Zimbabue, 547; Sudán, 193. | Foto William Urdaneta

La vida de un niñito vale 838 veces menos que la vidorria de Diosdado Cabello

No hay país en el mundo donde no se hayan publicado, en avalancha, antes y después de difundidas en Venezuela, las informaciones que el TSJ consideró lesivas a la reputación de Cabello.

Hay fuego en “Tazón”

El martes pasado fue saqueado un transporte de cerveza que transitaba por la llamada “Bajada de Tazón”, puerta de entrada y salida occidental de nuestra amada, Caracas. La gandola, perdió los frenos, en su carrera loca terminó por volcarse y su preciada carga, esparcida por la vía pública. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Alcantarillas: la herida abierta de aquel emporio

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.