lunes, 21 de junio de 2021 | 3:16 PM

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.

Una de las constataciones inmediatas que deja la experiencia destructora del socialismo del siglo XXI en América Latina -vuelve a mutar, sin reinventarse, pasadas dos generaciones, presentándose en lo sucesivo como progresismo- es que sus artesanos, huérfanos del comunismo real, logran desmontar los órdenes constitucionales democráticos y sostener sus teatros constituyentes cooptando y sujetando a la Justicia y a sus jueces.

Venezuela, luego Ecuador y Bolivia, tanto como Nicaragua y ahora El Salvador, son paradigmas de esa enseñanza tortuosa y de clara estirpe fascista. Lo recuerda Piero Calamandrei. En su ensayo histórico célebre sobre El régimen de la mentira, que he mencionado repetidamente en mis columnas, muestra cómo, bajo el tiempo de Mussolini en Italia, se le hace decir a la ley lo que no dice: “Hay un ordenamiento oficial que se expresa en las leyes, y otro oficioso, que se concreta en la práctica política sistemáticamente contraria a las leyes… La mentira política, en suma, como la corrupción o su degeneración, en el caso… se asume como el instrumento normal y fisiológico del gobierno”.

Se explica así que, con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, a propósito de las persecuciones y judicializaciones de quienes se le oponen desde la acera de la democracia y que procura -como lo hace la pareja Ortega-Murillo de Nicaragua en estos momentos- afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”. Son “sus” jueces, justamente, los que trazan la línea sobre el campo.

Lo sensible y lamentable es que, en el largo tiempo transcurrido, son tres décadas desde la caída del Muro de Berlín en 1989 hasta el inicio de la pandemia en 2019, con la consiguiente instalación de gobernanzas bajo emergencia constitucional, el efecto modelador antidemocrático -piénsese en Chile y como cabe reiterarlo, en El Salvador- se ha venido tragando a los mismos liderazgos democráticos y debilitado sus fortalezas. Que acudan a elecciones a la medida, confirma dicho juicio. El zarpazo por el poder y el aseguramiento de los espacios clientelares y partidarios, a saber, la política como oficio y no como servicio, han llevado a la prostitución de los ideales. Se les tacha de inservibles, incorrectos políticamente.

No por azar, el hacerle decir a las constituciones y cartas democráticas lo que no dicen explica el desiderátum: el relajamiento del significado preciso de las palabras y la disposición como medios de las escribanías judiciales. Se trata de acabar con los sólidos culturales de Occidente, para globalizar las relatividades al detal y destruir en los hombres -varones y mujeres- el sentido de la esperanza.

La piedra basal de la cultura milenaria que busca enterrar el globalismo progresista, manipulando y controlando a sus perros de presa -los jueces y sus sentencias- bien explica lo que acontece.

La épica en el mundo de Homero, germinal y seminal fuente literaria de la ética que sustenta al patrimonio intelectual que se destruye a mansalva, no solo en las calles sino en las constituyentes progresistas de actualidad, también tuvo sus jueces, en los poetas que la describen. Pero entienden estos, de otro modo, que “el concepto de modelo muestra… la apertura hacia un espacio ideal, habitable por el hombre”, surgido de la admiración hacia el héroe, pero sin que se reduzca el todo a su individual protagonismo. Es en las ideas de “la solidaridad, la comunidad en las ideas, en la fuerza que emanan las figuras míticas que las expresan”, donde “se configura un espacio” en el que se construye una forma de realidad”. Vivir, por consiguiente, lo explica mejor Emilio Lledó, “no se agota en los hechos cotidianos”, debe ser y “es una forma de esperanza”.

La épica procaz y antiética que impone el marxismo redivivo, y al que se asocian las corrientes del globalismo progresista, del denominado “capitalismo de vigilancia”, no ve ni va más allá del narcisismo, del ecosistema digital de las Fake News, es celebrante del post fascismo, en el que la coherencia entre ideales y comportamientos se vuelve baratija. Los jueces sin probidad, que siempre los hay y a pedido, han sido factores esenciales de esta ruptura epistemológica.

La enseñanza no se hace esperar.

Recién discurrí ante los juristas y académicos de Brasil en el marco del Congreso Internacional sobre Derecho Constitucional Procesal, reunido en Curitiva. Les hablé sobre el desafío que interpela a los jueces constitucionales de nuestros Estados, allí y en los espacios de independencia en los que sobreviven y se mantienen probos. A través de sus tareas exegéticas pueden reconstituir y salvar los activos occidentales, en medio de una transición mejor ganada para las incertidumbres.

La certeza de las palabras en sus sentencias, sus enseñanzas judiciales dirigidas a los gobiernos y nuestras naciones, apalancadas sobre los predicados universales de la democracia contenidos en la Carta Democrática Interamericana -que es vinculante como interpretación auténtica de la Convención Americana de Derechos Humanos- acaso, como lo creo, pueden frenar el deslave de desesperación que acusan nuestros pueblos. Han de salirle al paso a los que atizan con maldad e insensibilidad imperdonables el populismo político, de izquierdas, de centros, y de derechas que se intercambian al azar, animando miedos y un sentido de dependencia que irrespeta a la dignidad de la persona humana.

correoaustral@gmail.com

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El daño antropológico global y progresista

La Naturaleza creada también cuenta con su propio artesano como Natura Naturata, con un principio activo o Natura naturans, el de Dios, que la ha creado y le fija su movimiento, al término tal distinción está perdiendo su rango ontológico por obra del globalismo progresista.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.

La maldad del Estado

Colombia, su élite en el poder decidió entenderse y fijar un modus vivendi con el Estado Profundo, con el narcotráfico. Hoy se sienta éste en el Congreso colombiano… Al término, ni logró una tregua, menos avanzó hacia el camino de la paz. Es un hervidero de violencia social inducida. | Foto cortesía

El mito adánico se disuelve en la Gran Colombia

La proscripción de las leyes de punto final que ayer condenaban al militarismo latinoamericano es inútil antigualla. Colombia es el ejemplo ominoso y muestra hoy las letales consecuencias de esa desviación ética. Venezuela se encamina hacia el mismo sendero.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

De la familia alacrán y la sociedad socialista en Guayana

La era de Rangel Gómez en Guayana, primero en la CVG y luego al frente de la Gobernación del estado, es prueba del comportamiento sin brújula de las organizaciones opositoras ante el modelo chavista y de la acción contra el texto constitucional. | Foto William Urdaneta

Corte Penal Internacional: Carpetazo avisado

La Corte Penal Internacional, CPI, es un órgano cuyo objetivo es asegurar que los más graves crímenes no queden impunes. No fue creada para deponer gobiernos. De hecho, tampoco ha depuesto ninguno.