domingo, 5 de diciembre de 2021

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

El cono sur americano muestra profundas grietas y también volcanes al acecho que amenazan hacer erupción en cualquier momento. El asunto no es para geólogos o vulcanólogos: se trata de grietas de carácter político e ideológicos y divisiones a nivel social que pueden volver a estallar, como ya ha ocurrido en el pasado reciente.

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año, Jair Bolsonaro se siente seguro y tranquilo en tanto surge con fuerza la candidatura del exjuez Aldo Moro, el del Lava Jato, que metió preso a Lula.

Una linda mescolanza en Brasil desde donde las informaciones son bastante militantes y tendenciosas y hacen difícil saber cuál es la realidad. Hay como una línea engañosa en una especie de nuevo orden informativo mundial en que la derecha siempre es “ultra” o anda por ahí y la izquierda es progresista y jamás radical pese a contar en sus filas con exterroristas, gente que ha matado a muchos inocentes, que ha secuestrado y ha robado y que ahora van por la “vía electoral”, lo que explica en parte el existente deterioro y desencanto con la democracia.

En Brasil lo concreto es que el presidente Bolsonaro cuenta con el respaldo de los militares, que son “el poder real” en ese país. Los mismos militares que respaldaron a Lula por dos periodos y que no “bancaron” a Dilma Rousseff cuando creyó que podía escarbar sobre lo que pasó durante la dictadura. Entonces se encontró el mecanismo institucional para sacarla, sin “salirse” de lo democrático. Es difícil prever lo de Brasil; está lejos todavía.

Tampoco es sencillo lo de Chile; si el derechista José Antonio Kast o el izquierdista Gabriel Boric. Va a ser un balotaje muy peleado, en un país donde paralelamente funcionará una constituyente encargada de elaborar una nueva Constitución para sustituir la vigente, de inspiración pinochetista. Es un hecho que los perdedores fueron los partidos de centro, centro derecha y centro izquierda. Con esa realidad y con el antecedente de los estallidos sociales de hace dos años Chile muestra un futuro complicado.

Lo de Argentina es más enmarañado aún. Sin duda se dio el peor de los resultados para los argentinos. Oficialismo y oposición festejaron como si hubieran triunfado. El contento de los kirchneristas es porque remontaron los porcentajes que le daban las encuestas y los de las internas (para elegir los candidatos) realizadas en setiembre. El hecho es que perdieron en todo el país (8 puntos) y en la provincia de Buenos Aires (un punto y algo) cosa que no ocurría desde 1983. Además el oficialismo perdió la mayoría absoluta del Senado, que preside Cristina Fernández de Kirchner.

Los kirchneristas radicales, que de hecho fueron los más golpeados, igual se sienten bien: lo importante es manejar la caja y no perder la capacidad de hacer daño, decía Néstor Kirchner. Y para eso todavía les da. El sueño de algunos de que CFK fuera a la cárcel, puede verse demorado.

El quórum en el Senado -se necesitan dos votos más- se va a tener que negociar con senadores independientes (unos 4), sobre lo que una fuente de la oposición comento: “se abrirá una nueva boca para la corrupción”.

Mientras tanto es difícil evitar que las tensiones, con la profunda grieta existente, más la pobreza y la inflación no se reflejen en la calle.

Argentina además deberá renegociar con el FMI una deuda de más de 45 mil millones de dólares.

Es en este punto donde se da lo único cierto: impagable para Argentina e incobrable para el FMI.

Lo demás es especulación.

Más del autor

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

Nicaragua por dos

Si nos atenemos a la cifra oficial sobre fallecidos, vemos que son bastante menos que los muertos por la represión desde abril del 2018, a los que hay que sumarle los presos políticos, los torturados, los que tuvieron que huir. Los nicaragüenses con razón temen más a Ortega-Murillo que al COVID-19.

Argentina: Elecciones ¿y después?

El futuro no es color de rosa, más bien negro en un país con más del 50% de inflación, que puede llegar al 60 a fin de año, si es que no se desboca, con un dólar supersónico y con un índice de pobreza de casi el 41%.

Engendros-Resumido

Los castristas hacen cosas malas, y las hacen muy bien. No fallan. Por ejemplo el pasado 11 de julio los cubanos se lanzaron a las calles a protestar y fueron duramente reprimidos.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Profundizar la lucha

El centralismo retoma a la macha competencias en áreas fundamentales como el Puente, el aeropuerto de La Chinita y del Centro de Artes de Maracaibo Lía Bermúdez. Todo esto sería muy grave de ser cierto.

17 alcabalas hasta la esperanza

El recorrido es a través de la inmensidad del estado Bolívar, vía la Troncal 10. Antes de llegar Chávez al poder, a los guayaneses nos tomaba siete horas y media. Sin embargo, las pésimas condiciones actuales del camino, pero sobre todo, las 17 alcabalas de la Guardia Nacional Bolivariana, privan para que los viajeros demoren de uno y hasta tres días.

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

La mediocridad democrática

El debate sobre la democracia se ha estancado. No lo revierte el teatro o el espectáculo que cada año conmemora su día internacional, en un cenáculo que, como la ONU, lo integran una mayoría determinante de satrapías.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.