jueves, 21 de octubre de 2021

Gobernanza global, criminalidad, y democracia

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado IDEA, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado IDEA, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado por la Iniciativa Democrática de España y las Américas, IDEA, en asociación seminal con el Miami Dade College, el Instituto Atlántico de Gobierno de Madrid, y la escuela de gobierno Benjamin Franklin, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

En una tarea de reflexión y análisis informado sobre las realidades inevitables que plantea la globalización y los peligros muchos que significan sus desviaciones, para la libertad, sobre todo para el Occidente judeocristiano y milenario, recuerda que una concepción equivocada de aquella, cuando se vuelve “globalismo progresista”, abona la deconstrucción acelerada de nuestras sociedades. “Pareciera que estamos presenciando el canto del cisne de la modernidad, con su subjetivismo y su relativismo” y en “el globalismo, que pretende emerger como nueva cultura dominante, lo propiamente humano aparece postergado”, precisa José Rodríguez Iturbe.

Es lo que hace posible, ahora, sobre la dispersión social y la negación del hombre occidental -varón y mujer – como de sus raíces culturales propias, que los espacios artificiales del Leviatán se encuentren secuestrados por la criminalidad transnacional, mudada en “organización política”. Es lo que, con dejo de galimatías, postula el Grupo de Puebla al predicar el “derecho social” al “Estado”, como suerte de constructo incluso distante del mismo Leviatán de Hobbes, pues dice que resolverá, sin resolver la anomia social que a la vez le sirve y es útil, haciendo valer la necesidad de los autoritarismos y los mesianismos.

Tras tres décadas de recorrido en la liquidación de nuestros sólidos culturales: el mismo Francisco, al término del 2019, señala que “no estamos ya en un régimen de cristianismo”, el Foro de São Paulo y su causahabiente, el Grupo de Puebla, en alianza con las civilizaciones integristas en pugna contra la nuestra: la musulmana y la china, le ponen término a sus simulaciones, al fraude democrático -el uso del voto para luego acabar con las libertades-  que en buena hora denuncia el expresidente Luis Alberto Lacalle.

A partir del COVID-19 y de los regímenes de excepción impuestos en las Américas y Europa, arguyéndose la obvia primacía de la salud, quienes ayer abandonaron la violencia y se dijeron dispuestos al camino electorales para acceder al poder -usándolo y luego vaciándole de contenido finalista- de manera desembozada ponen sus cartas sobre la mesa en esta hora nona. Y es que, como lo describiese con crudeza Markus Schultze-Kraf: Desde el fin de la Guerra Fría los límites entre las organizaciones criminales y los grupos de insurgentes, terroristas, paramilitares, se han vuelto cada vez más borrosos; y han pasado tres décadas desde entonces.

El caso es que, en las agendas globales, incluidas la de la ONU-2030 y la del Foro de Davos, no hablemos de la Puebla, media una manifiesta desvalorización de las cuestiones relacionadas con la democracia y el Estado de Derecho. Es como si la libertad y los derechos fundamentales afirmados sobre la primacía de la ley y vistos como el desiderátum de la democracia, pudiesen subsistir al margen de ésta y de aquél; casi al punto de dársele carta de legitimidad a la “legalidad criminal” o a la “crimi-legalidad” emergente.

¿Se trata de algo viejo y nada nuevo, como la banalización de la maldad absoluta que desgrana en sus escritos Hanna Arendt? ¿Tenemos vino nuevo, o vino viejo? se pregunta y nos pregunta el expresidente Jamil Mahuad.

El expresidente José María Aznar dice bien, gravemente preocupado, que “desde el año pasado, desde el comienzo de la pandemia, nos hemos dado cuenta de que vivíamos, probablemente, la crisis más grave en el orden internacional después de la Segunda Guerra Mundial. La pandemia lo que ha hecho es acelerar la tendencia, por poner en cuestión lo que ya estaba puesto en cuestión. Y lo que estaba en cuestión era el orden liberal nacido de aquella guerra. La retirada del mundo occidental, la retirada de los EE. UU. en Afganistán, ha confirmado de nuevo, y de una manera muy dramática, los cambios que se están produciendo en la gobernanza global”.

El dato actual, descarnado e incisivo, es el apoyo global que Rusia, mientras desafía a USA en su patio vigilando las negociaciones entre el régimen narco-criminal imperante en Venezuela y una representación del mundo político democrático, le ha otorgado a Alex Saab, pieza de oro de la criminalidad política transnacional. El experto Hugo Acha conoce sus entresijos y los explica a cabalidad durante el Seminario.

Entre tanto, los emisarios del régimen de Caracas le suscriben cartas patentes como emisario diplomático a Saab, encarcelado en Cabo Verde y le suman, en acto de provocación deliberada -sobre los estertores del ominoso precedente de Afganistán- como integrante de su delegación en la mesa de diálogo establecida en ciudad de México. Al cabo, tienen como anfitrión a Andrés Manuel López Obrador quien, a la sazón, recibe ayer como paradigma de ese nuevo orden de relativismo absoluto esperado, al represor cubano Miguel Díaz-Canel.

La cuestión de fondo en juego y crucial, lejos del desenmascaramiento y los diagnósticos, la sintetiza con lucidez el profesor Francisco Plaza, de Atlantic University. Es la pérdida del fundamento antropológico que diera soporte al orden mundial del siglo pasado, y que fenece luego de la terminante declaración del secretario de la ONU, Antonio Guterrez: “El talibán ganó, le pedimos moderación, mantendremos un diálogo”.

He aquí, pues, la enseñanza: “Cuando una comprensión equivocada de la tolerancia impide ver que la democracia es principalmente una forma de vida, que encarna un conjunto de verdades concretas sobre el ser humano, la democracia ya no es capaz de contener el impulso de las fuerzas contrarias a su espíritu”, concluye Plaza.

[email protected]

Más del autor

La capitulación mexicana de occidente (Parte II)

Occidente, en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno.

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

Los principios de la democracia: un libro de IDEA

“Los principios de la democracia representativa que fundan el sistema interamericano incluyen la obligación de evitar que una persona se perpetúe en el poder”. Ese es el desiderátum de la decisión consultiva adoptada, que comenta el libro de IDEA.

México y la CELAC, un fracaso nada ingenuo

Concluye la CELAC con su renovada adhesión a Naciones Unidas, no a la OEA, pero lo hace en el marco de la Agenda 2030 que en buena hora para ella obvia los debates acerca de la democracia y el Estado de Derecho.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.

La capitulación mexicana de occidente (Parte II)

Occidente, en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno.

Guayaneses por la democracia

La democracia debe dejar de ser la clásica narración de excelentes protagonistas o de los rufianes que nos llevaron a las tragedias actuales que marcan las buenas intenciones del débil discurso de luchas que se les ofrece a las comunidades. | Foto William Urdaneta

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.