lunes, 10 de mayo de 2021 | 10:10 PM

Gaznápiros   

Los pueblos continúan manteniendo en el poder a quienes los manipulan y los marean con promesas que nunca se cumplen; o porque son inviables o son sencillamente fantasiosas. No se permiten experimentar otras opciones.

Con toda seguridad hay muchas investigaciones, estudios, teorías, opiniones, trabajos de campo y otras actividades intelectuales y profesionales que tratan de explicar el comportamiento de la gente que conforma una sociedad y una cultura determinada por sus acciones y reacciones, tradiciones y costumbres, historia y desarrollo, objetivos, estímulos y deseos, enfoques políticos y aspiraciones personales y grupales ambicionadas a lo largo de las vidas; pero las realidades y sus consecuencias difícilmente pueden ser superadas a las que alcanzan los observadores de campo sobre el funcionamiento mental de las colectividades y de los individuos que las integran.

A pesar de los esfuerzos y los análisis más concienzudos y científicos, a los investigadores conductuales les pasa como a los supuestos videntes: que hacen predicciones sin explicar los motivos por los que al final no suceden. Sin duda que los asuntos relativos a las pasiones y emociones humanas no son matemáticos y muchas veces resultan completamente impredecibles.

Es incomprensible que nuestras sociedades insistan en hacer siempre lo mismo, sin darse cuenta que de esa manera siempre van a obtener los mismos resultados. Se empeñan en mantener en el poder a políticos, partidos y doctrinas que los han engañado adulándolos, dándoles las sobras de los enormes recursos materiales que manejan en beneficio propio y de sus allegados, sin priorizar las necesidades verdaderamente importantes para el avance y progreso del pueblo conformado por los diferentes estratos necesarios para desarrollar una sociedad libre, justa, independiente, armoniosa, trabajadora y apasionadamente ávida por lograr triunfos y la mejor vida personal, familiar y colectiva basada en sus habilidades, academia y tenacidad dentro de las ofertas de un estado de derecho conducido por dirigentes probos en intenciones, ejemplos y procederes.

Nuestros pueblos sufren de pereza mental y de flojera emocional para experimentar los verdaderos cambios que podrían suceder si no se dejaran engatusar constantemente por la clase de políticos que usan repetidamente los argumentos sempiternos y trillados sobre la erradicación de la pobreza, la corrupción y las desigualdades que, lamentablemente, son inextirpables tal como algunas enfermedades. Siempre existirán.

Los pueblos continúan manteniendo en el poder a quienes los manipulan y los marean con promesas que nunca se cumplen; o porque son inviables o son sencillamente fantasiosas. No se permiten experimentar otras opciones ofrecidas por aquellos mal calificados por razones de carácter personalísimo y no por sus ejecuciones y logros.

Es completamente desconcertante que integrantes de nuestra presunta oposición digan que no tenemos un problema ideológico en el país, cuando la cubanera marca la pauta del régimen en todas las instituciones y actividades; tal como la ley antibloqueo urdida e impuesta por ellos. Igualmente sorprende que otros supuestos líderes se cuadren con unas elecciones amañadas, para favorecer a la dictadura comprometida con una doctrina política extranjera, por motivos inconfesados.

La triste certeza es la falta casi absoluta de liderazgo que sufrimos, tanto en cuanto a carisma individual como a la visión de estadista, que deberían ser virtudes de cualquiera que pretenda dirigir una nación de manera adecuada. Mucho más en esta época tan convulsionada cuando los enemigos pululan y han unido fuerzas y debilidades para atacar violenta y ladinamente a todas las resistencias, usando métodos inescrupulosos y masivos.

Más del autor

Festín de Baltazar

No ha tenido tiempo suficiente para acomodarse en la silla presidencial el nuevo inquilino de la Oficina Oval y se dio inicio a las actividades de todos los extremistas resentidos deambuladores que en todos los sectores de la vida se ocupan solo de desordenar y crear caos. | Foto cortesía

Feria de errores

Si la gente todavía ve un país con circunstancias favorables para un entendimiento razonable entre sinceros opositores y los de la acera de enfrente, debe revisarse la vista con prontitud, antes de que las cataratas avancen aún más. | Foto cortesía

Sadismo

Al saliente lo conminaron a negociar y aceptar a regañadientes la situación para evitar una mayor catástrofe derivada de la bribonada orquestada entre los grandes medios de comunicación masiva, empresas comprometidas y una pléyade de individuos interesados en políticas non sanctas.

Lucha abierta

El lenguaje y la actitud esperada es la de tender a una acción política más proactiva y menos untuosa que muestre una definición y firmeza no quebrantable por ninguna oferta ni promesa futura.  

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.