jueves, 22 de abril de 2021 | 8:01 AM

Festín de Baltazar

No ha tenido tiempo suficiente para acomodarse en la silla presidencial el nuevo inquilino de la Oficina Oval y se dio inicio a las actividades de todos los extremistas resentidos deambuladores que en todos los sectores de la vida se ocupan solo de desordenar y crear caos. | Foto cortesía

No ha tenido tiempo suficiente para acomodarse en la silla presidencial el nuevo inquilino de la Oficina Oval y se dio inicio a las actividades de todos los extremistas resentidos deambuladores que en todos los sectores de la vida se ocupan solo de desordenar y crear caos. | Foto cortesía

Cuando el gato se ausenta, bailan los ratones.

Ya se comienzan a asomar los atrevimientos de los alborotadores mundiales y enemigos de los norteamericanos. No ha tenido tiempo suficiente para acomodarse en la silla presidencial el nuevo inquilino de la Oficina Oval y se dio inicio a las actividades de todos los extremistas resentidos deambuladores que en todos los sectores de la vida se ocupan solo de desordenar y crear caos.

Quizás algunos consideren normal que los chinos y norcoreanos hayan declarado en forma desafiante contra Estados Unidos.

Quizás a otros les parezca común el atropello a la expresidente de los bolivianos.

Quizás un número indeterminado piense que la libertad reciente del expresidente brasileño sea consecuencia de una justicia limpia y bien aplicada.

Quizás muchos pensarán que el Tribunal de la Comunidad de Estados de África Occidental que niega la extradición del colombiano preso por delitos que el mundo presiente como ocurridos, es porque se protegen sus derechos de ser una suerte de delincuente de cuello blanco.

Cada quien tiene el privilegio de reflexionar y sacar sus propias conclusiones mediante el proceso mental de su preferencia, pero si no estuviera sentado en la Casa Blanca un personaje con temblequera mental las acciones temerarias narradas serían menos soslayadas.

Los hechos mencionados sucedidos en diferentes lugares y analizados aisladamente no parecen tener significado más allá del sitio geográfico particular, no obstante mediante interpretación elástica y pensamiento libre de coacción, suficientemente independiente y sin compromisos con nadie, se puede llegar a un resultado aparentemente tan descabellado.

Apartando las especulaciones de cualquier género, los actos de gobierno positivos realizados por el novato presidencial son extensión de los iniciados por su antecesor; y los negativos novedosos lejos de ser sensatos son criticados ampliamente por políticos y funcionarios oficiales a lo largo y ancho de esa federación; igualmente por setenta y cuatro millones de votantes que no lo querían para nada, por motivos presumidos que actualmente se están manifestando a diario. Al señor se le nota que sería inútil inclusive como presidente de un condominio no muy numeroso.

Eso de llamar asesino públicamente a otro que funge como su par demuestra la talla y capacidad para gobernar. Para este momento ya son demasiadas actuaciones criticables y desajustadas; qué quedará para los próximos cuatro años.

Sin duda fue impuesto a través de manipulaciones de estado, judiciales y convenientes a la imagen y público prestigio internacional de un país serio, respetuoso de las instituciones, siendo la democracia más rancia del planeta.

Aquellos ilusos pobladores de distintas regiones, tanto nacionales como internacionales, que sintieron un fresquito por el espurio éxito electoral del representante de una corriente política supuestamente más adecuada y eficaz para una reorganización mundial, podrán experimentar los ímpetus de las fuerzas negativas de toda clase que no cejarán en subvertir todo tipo de sistema político, jurídico, tecnológico, económico, financiero, social, religioso, y termine usted lector la lista, que se oponga a las desviaciones que son la bandera de lucha de una aparente agresión a derechos que pareciera solo tienen los hipotéticos afectados que ellos mismos señalan como tales.

Ciertamente, el panorama vislumbrado desde este año pandémico se puede equiparar al tiempo en el jefe del actual presidente metía las pezuñas, pero con la sonrisita de yo no fui.

Más del autor

Festín de Baltazar

No ha tenido tiempo suficiente para acomodarse en la silla presidencial el nuevo inquilino de la Oficina Oval y se dio inicio a las actividades de todos los extremistas resentidos deambuladores que en todos los sectores de la vida se ocupan solo de desordenar y crear caos. | Foto cortesía

Feria de errores

Si la gente todavía ve un país con circunstancias favorables para un entendimiento razonable entre sinceros opositores y los de la acera de enfrente, debe revisarse la vista con prontitud, antes de que las cataratas avancen aún más. | Foto cortesía

Sadismo

Al saliente lo conminaron a negociar y aceptar a regañadientes la situación para evitar una mayor catástrofe derivada de la bribonada orquestada entre los grandes medios de comunicación masiva, empresas comprometidas y una pléyade de individuos interesados en políticas non sanctas.

Lucha abierta

El lenguaje y la actitud esperada es la de tender a una acción política más proactiva y menos untuosa que muestre una definición y firmeza no quebrantable por ninguna oferta ni promesa futura.  

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Jefe con cochocho: proclama en la Guayana de 2021

El mandador ya no disimuló más su catadura primitiva con el pretexto de hacer cumplir las ordenanzas sanitarias. Es el típico castigo de cuartel. | Foto William Urdaneta

Tibisay y su dolor ecuatoriano

La que amaneció “con cierto dolor en el Ecuador” porque no ganó el candidato-títere de Rafael Correa no se le mueve una fibra de su cacareada sensibilidad socialista por el daño que ella misma le ha infligido al pueblo venezolano. | Foto cortesía

Otras diez preguntas sobre literatura del estado Bolívar

Te traemos otras diez preguntas que pondrán a prueba tus conocimientos acerca de la literatura del estado Bolívar. Quizás no importe tanto la cantidad de aciertos que tengas, sino que finalmente logres hacer conciencia de la rica y variada literatura de nuestra región. Recuerda: solo se ama y se defiende lo que se conoce. | Foto cortesía

Sobre las vacunas: una carta a Nicolás Maduro Moros

Se está muriendo gente valiosa, señor Maduro, tanto de los que lo apoyan a usted como los que no lo apoyan. Analice las cifras del sector salud y olvide por un instante las rivalidades políticas. | Foto William Urdaneta

Cinismo e incompetencia superlativos

Las frecuentes intervenciones públicas de Nicolás Maduro y los demás jerarcas del régimen son tan cínicas que en sí mismas son el reconocimiento de culpas. Uno de los últimos casos que reafirma lo antes dicho, es el referido a las vacunas y el proceso de vacunación para enfrentar y superar la pandemia. | Foto William Urdaneta

La falacia del pensamiento único

El Foro de San Paulo, corregido por el Grupo de Puebla que le afina el desafío deconstructivista que comparten: “rechazar el paradigma de una “cultura única global” y abogar por la multiculturalidad”.