jueves, 27 de enero de 2022

Extrañas navidades

2022 será un año definitivo para lograr el cambio. El país lo necesita y la comunidad internacional ha abierto una expectativa favorable en espera de lo que debemos hacer nosotros. De la usurpación hay que salir por las buenas o por las malas.

2022 será un año definitivo para lograr el cambio. El país lo necesita y la comunidad internacional ha abierto una expectativa favorable en espera de lo que debemos hacer nosotros. De la usurpación hay que salir por las buenas o por las malas.

@osalpaz

El próximo viernes celebramos un nuevo aniversario de la venida al mundo de Jesús. En la práctica también es el cierre de un año que ojalá no se repita. Más allá de las limitaciones impuestas por el coronavirus, lo cierto es que nuestra querida Venezuela ha dado un paso largo hacia su propia destrucción. Cada año ha sido peor que el anterior desde 1999 cuando se inició el proceso del “socialismo del siglo XXI”. Sin embargo, lo más importante es que el pueblo, integrado por el ciudadano común que no vive de la política ni de los políticos, en más del 80% de sus integrantes rechaza al régimen, a Nicolás Maduro y a quienes integran su círculo íntimo. Está reducido a su más mínima expresión, pero siguen teniendo el control de casi todas las instituciones rectoras. El uso arbitrario de los poderes públicos sirve para sembrar miedo y terror, para dividir y subdividir a los opositores, en fin para mantenerse en el poder. Ese es el objetivo central. Para ellos todo lo demás es secundario.

2022 será un año definitivo para lograr el cambio. El país lo necesita y la comunidad internacional ha abierto una expectativa favorable en espera de lo que debemos hacer nosotros. De la usurpación hay que salir por las buenas o por las malas. Esto último no significa violencia de nuestra parte. Pero sí un disposición irreversible de usar todos los recursos para alcanzar el objetivo. Ojalá que para esta etapa la electoralitis aguda que tanto daño ha hecho a la nación, se ponga de lado. Ya habrá tiempo para eso. También lo habrá con relación a las legítimas, o no tan legítimas, aspiraciones candidaturales de unos cuantos. Lo importante es lograr la unidad en torno a lo planteado, sin desviaciones. Queremos el cambio, no la convivencia. La cohabitación con este régimen sería una traición y un balde de agua fría al continente y al mundo.

El régimen no está bien. Graves contradicciones y disidencias aparecen día a día. Maduro ya no confía en nadie. Le teme hasta a su sombra. Hay que aprovechar la coyuntura y no olvidar aquello de que “el enemigo de mi enemigo puede ser mi aliado” aunque sea circunstancialmente.

Espero que todos nosotros, independientemente de las simpatías políticas, partidistas o ideológicas, nos demos un tiempo para reflexionar sobre lo que hemos hecho, lo que estamos haciendo y lo que debemos hacer en lo inmediato. Este receso es un buen momento para ello. El tiempo por venir es de nuestra exclusiva y excluyente responsabilidad. Hay caminos planteados. Debemos analizarlos a fondo y evitar dividirnos. Pero el tema es urgente. En lo personal y atendiendo al planteamiento del Episcopado desde hace algunos meses, creo que la refundación del país es indispensable. Puede lograrse por la vía constituyente decidida por el pueblo soberano. El proceso está super estudiado.

[email protected]

Más del autor

23 de enero, liberación nacional

La conmemoración del 23 de enero es una nueva invitación de la historia para que asumamos con responsabilidad las obligaciones que impone la lucha por la liberación nacional. Es tiempo de dejar de lado las ambiciones personales y de grupo, legítimas o no.

Copei, Curiel y Venezuela

Como ministro de Obras Públicas en el gobierno de Caldera 1 dejó una obra insuperada y yo diría que difícilmente superable. Excelente gobernador del estado Falcón por dos períodos extraordinarios.

El renacer de la esperanza

Las reflexiones de fin de año también son indispensables en el mundo opositor. Para que la esperanza renazca con fuerza indetenible es necesaria la unidad de sectores distintos y personalidades diversas dejando de lado cuanto pueda perjudicar ese anhelo de unidad.

Extrañas navidades

2022 será un año definitivo para lograr el cambio. El país lo necesita y la comunidad internacional ha abierto una expectativa favorable en espera de lo que debemos hacer nosotros. De la usurpación hay que salir por las buenas o por las malas.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El difícil arte de hacer artículos de opinión

Esta columna sobre literatura alcanza su entrega número 100 y lo único que tengo claro, después de tantas palabras, es que escribir artículos de opinión es un arte que roba tiempo, que exige constancia, sacrificio, oídos atentos a los lectores y ojos abiertos a la novedad, sin perder de vista a la tradición.

Cara o sello

Ya la Asamblea Nacional y el pueblo han descalificado al personaje, por tanto es necesario buscar una fórmula coherente y seria que nos ayude a escaparnos de estos cancerberos.

Historias del agua y de un corral de gallinas

¿Es posible generar la confianza que no existe con esos señores dirigentes que esconden sus ganancias grupales sin ningún tipo de desprendimiento con la gente destrozada por la dinámica de sangre del Arco Minero, en el estado Bolívar?

Cuidar a los educadores para tener educación    

Nos estamos quedando sin maestros. Las autoridades y la sociedad en general tienen que cuidarlos. Es su remuneración, el reconocimiento, el agradecimiento.

La olvidable Latinoamérica

Definitivamente será un factor decisivo y por ello, será muy importante quien asuma la presidencia el año próximo. Si Bolsonaro o si Lula. Todos dicen que Lula; ¿todos quiénes? Pero no es lo importante, Lula será de izquierda y Bolsonaro de derecha, pero antes que eso ambos son brasileños.

De vendepatria a “libertador” de Ucrania

Venezuela, subcolonia de Cuba, y ésta, a su vez colonia de Rusia y, él, de redomado vendepatria a supuesto “libertador” de Ucrania y alrededores. Mucha tela que cortar para Freud o Adler, incluida la fantasía tropical de la multiplicación de los miembros viriles.