miércoles, 16 de junio de 2021 | 1:40 PM

Escarrastrados

Ser un escarrastrao no es pecado, en lo absoluto, es una manera liberal de vivir sin ataduras, permisada por la nomenclatura, en algunos casos requisito de la oligarquía reinante.

Término nuevo: Escarrastrado. Que es pobre, mísero, lleno de privaciones o fatigas. Una vida escarrastrada. Sinónimo, adjetivo femenino, masculino. Pícaro, que actúa con maldad y falta de honradez. Pillo, adulante, jalamecate, sinvergüenza, recontra… lo que todos ustedes se están imaginando.

Por estos días, Federico Prieto, colono cultural, enviado de las faldas del Waraira Repano, antes Ávila, quien tres décadas atrás arrimó bártulos y familia a estas tierras guayanesas con la noble intención de enseñarnos modales, relaciones públicas y humanas, sin por supuesto lograra dicho cometido o tarea ni siquiera en un tercio de lo presupuestado (la estrategia corporativa no entró en el túnel de la sinergia y quedamos los indiecitos incultos y a la deriva pero con ganas de echar lavativa o vaina a la carta la faena) me hizo llegar esta palabra nueva, escarrastrado, acepción que tiene el noble descargo de catalogar la miseria y la falta de escrúpulos que hoy está en los altísimos lugares de la popularidad y la moda. El hit parade se quedó pendejo.

Ser un escarrastrao no es pecado, en lo absoluto, es una manera liberal de vivir sin ataduras, permisada por la nomenclatura, en algunos casos requisito de la oligarquía reinante. Todo se vale por estos días de catástrofe evidente y reseñada con saña por los medios internacionales amantes confidenciales del imperio con sus intenciones oscuras.

Escarrastrados hay por todos los rincones de nuestra tierra en desgracia. Los hay oficiales de pesadas medallas, diplomáticos, jefes parroquiales, asambleístas (nacimiento o génesis de la criatura), legisladores de verdad electoral pero que dejan embadurnado el cuerpo deliberante al remendar los zapatos del celestino. En fin debajo de las piedras os conseguiréis un adlátere, un oficiante de la ignominia, un escarrastrao.

Escarrastrao es ese tipito que habla con mucha emoción de la tierra en sus rodillas y de sus hazañas combatiendo en la guerra económica brutal, con sus agencias de bachaqueros exprés, con mucha paz para sus bolsillos y miseria para los que están fuera del foco de la robolucion.
Pero escarrastrao  también es el que vivía (pasado, hoy es una raya del metraje de nuestro Salto Ángel) pendiente de las cámaras y la acción de los fabricadores de historias televisas, que tenían el patriota destino de crear más confusión para seguir saqueando. La tarea, la tarea, Vladimir a la quinta, de montarlos en una supuesta transición tapando el agujero negro y pestilente del gran robo a la nación, pregúntale a tú jefe.
Ya empezarán a crearse las nuevas narrativas de los escarrastrados, seres que no faltarán en ninguna familia, pues la deconstrucción moral es aplastante, es total.
Gracias al amigo Fede, a su ilustración que siempre será bienvenida en estos parajes y ríos de historias interminables.
Escarrastrado, pobre, mísero, lleno de privaciones y fatiga. Sinónimo de pícaro y jalabola.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Respirar en $

Nuestra moneda y sus cíclicas reconversiones han sido aparte de un estrepitoso fracaso, una burla de dimensiones cínicas.

Mujer

Cuando un país tiene los campos de las artes saludables, tiene su memoria resguardada. Nuestro país posee una lectura creativa femenina vigorosa. Eso no lo van a destruir los bárbaros: eso está allí, en espera.

El dinero del poder

En cuestiones de Estado y de administración del poder es difícil hablar de moralidad y ética. Hay que tener en cuenta que para que los trámites de la vida pública funcionen no hay que hablar de honestidad de la boca para afuera.

Literatura y espiritualidad

Allí sigue vigente el pensamiento y la obra del gran Juan Liscano, quien me decía que a pesar de que los políticos nos subestimaban, por encima de todo la literatura es una relación tormentosa con la vida pero tiene que ser parte de la conciencia crítica.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.