miércoles, 16 de junio de 2021 | 1:00 PM

Esa Venezuela bipolar

Lo más increíble de esa Venezuela bipolar es la casi ausencia de argumentos. Claro, es más fácil insultar que discutir: para lo primero no hay que pensar, para lo segundo hace falta inteligencia.

@cjaimesb

Sí. La Venezuela de la descalificación, la del bullying, la del insulto gratuito y las acusaciones infundadas. La que convierte a un héroe en un villano y a un villano en un héroe en cuestión de segundos. La Venezuela intolerante, grosera, altanera. La Venezuela de las redes sociales.

Con muchas cuentas anónimas con pocos seguidores (tanto que parecen bots) la Venezuela bipolar vomita hiel, sobre todo en Twitter. Nadie averigua, nadie corrobora, nadie verifica. En ese país electrónico no hace falta. Invente, injurie, ultraje, que siempre conseguirá quien lo siga y quien lo aplauda.

Los bipolares deben creerse perfectos: critican sin concesiones de que los demás son seres humanos y se equivocan. Ellos no: hablan a rajatabla, como si siempre tuvieran la razón. Y no perdonan. Lo más increíble de esa Venezuela bipolar es la casi ausencia de argumentos. Claro, es más fácil insultar que discutir: para lo primero no hay que pensar, para lo segundo hace falta inteligencia.

Esa Venezuela bipolar es la que sigue a quien la deslumbra y le hace desplantes a quienes la iluminan. Y va de deslumbramiento en deslumbramiento. Dice que no, pero es así. La guía la rabia, la frustración y la impaciencia. De esa Venezuela no saldrá nada bueno para la reconstrucción si no pasa antes por un buen tratamiento. Ojalá que se consiga.

La Venezuela bipolar se ofende cuando se le critica, pero se siente empoderada para destrozar. Es poderosa porque la mueve el odio. No concede ni perdona. La Venezuela bipolar es violenta y agresiva. Desea “soluciones”, pero no tiene la paciencia que se requiere para que éstas se den. Los procesos históricos tienen su tiempo y su maduración.

Un ejemplo claro de esto es Henrique Capriles, quizás el mejor líder que hemos tenido, a quien los bipolares no le perdonan que sin tener cómo demostrar físicamente el fraude en las elecciones contra Maduro, tuvo la valentía de no sacar la gente a la calle a que muriera sin razón. Le han dicho cobarde. Le han reclamado su “falta de gónadas”, cuando a veces requiere más valor rechazar una pelea, que darla. Y ahora le toca el turno a Guaidó, quizás lo más cercano que hemos tenido para salir de esto. Eso sí, no pareciera que haya ningún bipolar dispuesto a poner sus testículos o sus senos sobre el yunque…

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Las maras venezolanas

Los llamados “colectivos”, supuestos a ser promotores de actividades culturales, defensores de la democracia y de la revolución bolivariana, se convirtieron una fuerza paramilitar, que desde hace rato se le fue de las manos al régimen, primero de Chávez y luego de Maduro. | Foto BBC Mundo

El robo nuestro de cada día

La Cantv ha subido las tarifas y presta el peor servicio del mundo…, la “nacionalizaron”. ¿Para qué? ¡Para destrozarla, como han destrozado todo el país y luego convertirla en un antro de abusos y robos! | Foto William Urdaneta

Hipócritas y arrogantes

Si estudiaron El Capital, dejan atrás las teorías de Marx sobre dinero, valor y trabajo. Los reales sirven para comprar todo lo que quisieron tener y no tuvieron y para ello no tienen que trabajar, solamente echar mano del tesoro público... para eso llegaron al poder. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.