viernes, 21 de enero de 2022

Es de Ripley

Y entre otras cosas increíbles que se ven por estos días y por esta región, llama la atención el avance del neoprogresismo de izquierda, autoritario y populista en varios países del continente. Todos pro Cuba, con Venezuela, con Nicaragua y con el kirchnerismo argentino. Ya no están tan solos.  

Y entre otras cosas increíbles que se ven por estos días y por esta región, llama la atención el avance del neoprogresismo de izquierda, autoritario y populista en varios países del continente. Todos pro Cuba, con Venezuela, con Nicaragua y con el kirchnerismo argentino. Ya no están tan solos.  

La Unión Europea, como todos sabemos, envió una misión de observadores electorales a Venezuela. Hicieron un informe negativo. Maduro los echó, dijo que eran espías, los insultó y Diosdado Cabello se sumó: no quiere ser menos gritón y ordinario que Maduro.

“Observaron” los europeos el uso de recursos públicos en favor de los candidatos oficialistas y falta de independencia del poder judicial; ¿Y cuál es la novedad? Observaron muchas otras cosas feas más. ¿Qué esperaban?

De antemano se sabía que no iban a ser elecciones libres, ni limpias, ni legítimas ni democráticas. En Venezuela no hay libertad de prensa, y sin ello no pueden haber elecciones democráticas. ¿Qué elegir? ¿a quién elegir? En Venezuela el cuarto secreto de votación sí que se transforma en un cuarto oscuro, como creo que le llaman los argentinos. Elegir a ciegas. Es ridículo o por lo menos bien curioso ir a observar y evaluar la validez de unas elecciones en esa situación.

Por si alguien no está enterado o se hace el distraído en el año que va en Venezuela se han perpetrado 251 agresiones contra periodistas y medios según el Consejo Nacional de Periodistas. Estamos hablando de detenciones arbitrarias, hostigamiento, intimidación, cierre de programas de radios, cierre de emisoras -en este caso fueron 9 (nueve radios clausuradas)-, bloqueos a plataforma digitales, decomiso de equipos, de celulares y agresiones físicas de grupos de choque del gobierno. Y hay que agregar el embargo a El Nacional, con el cual parece quedarse Diosdado Cabello, quien lo demandó por difamación y ganó (nadie esperaba otra cosa, los jueces allí son obedientes). El Nacional se limitó a recoger información de medios del exterior que informaban que Cabello era investigado en EE UU por estar involucrado en el narcotráfico internacional.

Lindo clima para ir a observar. Aunque Usted no lo crea, como decía el Sr. Ripley.

Y entre otras cosas increíbles que se ven por estos días y por esta región, llama la atención el avance del neoprogresismo de izquierda, autoritario y populista en varios países del continente. Todos pro Cuba, con Venezuela, con Nicaragua y con el kirchnerismo argentino. Ya no están tan solos. En cualquier momento hacen mayoría en la OEA. Parece chiste, pero.

Es el socialismo del siglo XXI de Chávez. Los resultados están a la vista. Además de la falta total de libertad y el atropello a los derechos humanos, -todos los informes coinciden, de todos los organismos- la situación económica es desesperante. Ahora están contentos porque la inflación será de tan solo el 700 por ciento. Aumento de la pobreza, de la pobreza extrema, falta de medicinas, subalimentación de más de un tercio de la población. Esto es, de la población que queda, porque ya 6 millones de venezolanos han abandonado el país y según se informa se espera que el año próximo siga el mismo camino un millón más.

Un fenómeno bien curioso este resurgir del populismo autoritario, con carátula de progresismo socialista. Pero es así; aunque Usted no lo crea.

Más del autor

La olvidable Latinoamérica

Definitivamente será un factor decisivo y por ello, será muy importante quien asuma la presidencia el año próximo. Si Bolsonaro o si Lula. Todos dicen que Lula; ¿todos quiénes? Pero no es lo importante, Lula será de izquierda y Bolsonaro de derecha, pero antes que eso ambos son brasileños.

Aniversarios

Putin, fiel a sí mismo, como ruso ultranacionalista, y hombre de la KGB, quien nunca disimuló su disgusto por la disolución de la URSS, retomó la política más ortodoxa, la de que nadie sepa nada, ni pueda discutir nada ni pueda preguntar nada.  

Ahora a gobernar

Hoy todo es incierto más allá de lo que diga Boric, que está un poco obligado a calmar las aguas -de unos y de otros- y ver cómo “equilibra”. Cuando nombre el gabinete recién se podrá comenzar a olfatear.

Es de Ripley

Y entre otras cosas increíbles que se ven por estos días y por esta región, llama la atención el avance del neoprogresismo de izquierda, autoritario y populista en varios países del continente. Todos pro Cuba, con Venezuela, con Nicaragua y con el kirchnerismo argentino. Ya no están tan solos. 

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El buscón más buscado

Tiempo mal invertido, desde el poder, incitar al odio público por el solo hecho de disentir.

Nuestra partida de nacimiento

Ocurrido el descubrimiento, superado el tránsito de la conquista, llegado el tiempo colonial, el boceto de la nación que fuimos, por lo visto, era abiertamente doctrinero.

Copei, Curiel y Venezuela

Como ministro de Obras Públicas en el gobierno de Caldera 1 dejó una obra insuperada y yo diría que difícilmente superable. Excelente gobernador del estado Falcón por dos períodos extraordinarios.

¡Pobre mundo!

QAnon es una teoría de amplio alcance y completamente infundada que dice que el expresidente Trump está librando una guerra secreta contra una supuesta elite de pedófilos que adoran a Satanás, tanto en el gobierno como en las empresas y los medios.

La transición constitucional, un sindicato de quiebra

La vigencia del Estatuto original logra sostenerse con su primera reforma de 2020. Cosa distinta es, como se constata, la aprobación de la segunda reforma de 2022. Desde su versión inicial luego modificada, da lugar a un nuevo y distinto Estatuto para la Transición.

La recuperación de Venezuela puede ser más corta

Si se adoptan nuevos paradigmas de administración de justicia con el propósito de generar tranquilidad y seguridad en los inversionistas para que el Estado logre sus fines, el camino a la estabilidad tardará menos.