domingo, 24 de octubre de 2021

Erradicar la impunidad

Escribir y comunicar son tareas complejas que requieren, no solo de talento creativo, sino también de valentía para desafiar y tornar visible lo que no está expuesto a la luz de la verdad.

[email protected]

La Organización de las Naciones Unidas declaró el 2 de noviembre como Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas y para concientizar a la sociedad sobre la gravedad de esta violencia. La seguridad de los comunicadores sociales es vital para que las sociedades tengan acceso a una información diversa e independiente. También lo es para promover el diálogo intercultural, la paz y el buen gobierno. Sin embargo, en los últimos 12 años, más de mil periodistas han sido asesinados por cumplir con su cotidiana labor. Esta cifra no incluye otros crímenes como la tortura, las desapariciones, las detenciones arbitrarias, la intimidación, el acoso o las agresiones sexuales contra los comunicadores del sexo femenino.

Por primera vez, en 2017, la mayoría de los asesinatos de periodistas fueron ejecutados en países que no estaban inmersos en conflictos armados abiertos. La impunidad alrededor de esos crímenes sigue siendo alarmante, ya que solo uno de cada diez casos fue sometido a la justicia. México es el país, sin guerra, más peligroso, carteles y políticos han implantado un sistema de terror que ha obligado a muchos periodistas, bien a resignar su profesión, o en último caso, hasta abandonar su país.

La impunidad envalentona a los criminales y conduce a una mayor violencia, daña a la sociedad en su conjunto porque encubre la corrupción, los abusos contra los derechos humanos y muchos otros crímenes que deben ser erradicados. A fin de eliminar la impunidad, en los casos de comunicadores sociales, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución en la que insta a los Estados miembros a implementar todos los mecanismos posibles para prevenir la violencia contra estos profesionales y también para asegurar que los promotores y ejecutores de esa violencia rindan cuentas ante la justicia.

El 18 de diciembre de 2013 la Asamblea General aprobó su primera resolución relativa a la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad en la que se condenaba todo tipo de ataques contra los trabajadores de los medios de comunicación. La fecha del 2 de noviembre, se eligió en conmemoración del asesinato de dos periodistas franceses en Malí en 2013. La resolución se centra en el reconocimiento de las consecuencias que tiene la impunidad, especialmente, la de los crímenes contra los periodistas.

Esta histórica resolución insta a los Estados miembros a que tomen medidas concretas para prevenir las agresiones, asegurar que los responsables sean llevados ante la justicia y garantizar el derecho de las víctimas a las reparaciones. Asimismo, exhorta a los Estados miembros a promover un entorno propicio y seguro en el que los periodistas puedan realizar su labor de manera independiente y sin interferencias.

Escribir y comunicar son tareas complejas que requieren, no solo de talento creativo, sino también de valentía para desafiar y tornar visible lo que no está expuesto a la luz de la verdad. Los campos, periodístico y comunicación social, tienen una riqueza inagotable e innovadora y la expresión, no solo estética, sino de la conciencia crítica sobre la vida cotidiana, y los escenarios políticos y sociales de los sistemas vigentes. Sin embargo, lo más complejo y desafiante, es ser coherentes con la verdad histórica e insobornable que defiende la vida.

Junto a todos los que me apoyan en esta labor de comunicador social, escribo para saludar y abrazar la causa del periodismo comprometido con la verdad y los derechos humanos. Queremos emular a esos profesionales que sacrifican su vida por amor a la verdad, a la libertad y a la justicia. Son héroes, heroínas y mártires; forjadores de la fuerza moral de la palabra viva en un mundo del silencio donde se arrastra la violencia mortal. “El periodismo es un constructor de la memoria histórica de nuestros pueblos. No se puede vivir sin la verdad, la memoria, la libertad y la historia”, sentenció José Saramago.

Coordinador nacional del Movimiento político Gente

Más del autor

Dictadores megalómanos

La megalomanía de los dictadores es de tal profundidad, que en cuanto se sientan y empiezan a gobernar, las ambiciones y sueños de grandeza los oprimen.

Duro camino a la libertad

El camino escogido por los dictadores es el de requerir el apoyo de unas pocas personas para permanecer en el poder, entendiendo que la forma más eficiente de controlarlo suele ser a través de la corrupción, el soborno y el chantaje.

Desvelando las partes nobles

No es descartable que pronto veamos, en las calles de Caracas, personas vestidas como luchadores de sumo, en traje de Adán y Eva o retornando a la moda que despertó los instintos naturales de Pedro “El Grande” de Rusia.

Erradicar la impunidad

Escribir y comunicar son tareas complejas que requieren, no solo de talento creativo, sino también de valentía para desafiar y tornar visible lo que no está expuesto a la luz de la verdad.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

Los derechos son para ejercerlos

No hay democracia sin ciudadanía activa. Los derechos son para ejercerlos y la participación en Venezuela es un derecho. | Foto William Urdaneta

Guayaneses por la democracia

La democracia debe dejar de ser la clásica narración de excelentes protagonistas o de los rufianes que nos llevaron a las tragedias actuales que marcan las buenas intenciones del débil discurso de luchas que se les ofrece a las comunidades. | Foto William Urdaneta

Ser parte de la solución y no del problema

Sería interesante que Maduro y las cabezas del régimen den una explicación detallada y verdadera sobre el odio, el acoso, los allanamientos, la persecución, la prisión y los enjuiciamientos en contra de Baduel y su familia.