viernes, 17 de septiembre de 2021 | 6:52 AM

“Entregas ordenadas”

Ya está visto que sin el concurso del sector privado el país jamás va a arrancar. Pero Nicolás Maduro sigue en su obstinada carrera hacia el precipicio. El coronavirus y la falta de gasolina, sobre todo, lo salvaron por unos meses de esa caída estrepitosa.

@cjaimesb
El título de este artículo es la nueva forma que tiene el régimen de llamar a los saqueos. Éste en particular sucedió en Perijá, pero ya ha habido saqueos en varias otras partes del país. En Margarita saquearon un hotel, de donde se llevaron hasta los colchones. Eso no es hambre. Eso es vandalismo.

Pero la mayoría de los venezolanos tiene hambre y comer es básico para la supervivencia. Todos (o casi todos) entendemos que el saqueo es un delito; más cuando pensamos que el saqueado puede ser uno mismo, porque en esos casos sí se nos hace fácil ponernos en el lugar del otro. Pero si la vida está en riesgo, nadie piensa en ello. Cuando los instintos básicos están amenazados, nos sale el animal de adentro.

Lo insólito ¿o ya nada es insólito en Venezuela?, es que el régimen aplauda y apruebe un saqueo. Copio la noticia de la página web de Radio Fe y Alegría:

“…los pobladores de Macoa fueron señalados de haber participado en el saqueo de unos mil 300 bultos de comida de un camión que quedó varado en la vía el pasado sábado. Sin embargo, sobre este hecho, el secretario de gobierno del Zulia, Lisandro Cabello, aseguró que no fue un saqueo. De acuerdo con la versión del funcionario, se habría tratado de una ‘entrega ordenada’ de la mercancía, ante la avería del transporte de carga”.

Dijo, “era imposible sacar la mercancía y con las autoridades del pueblo, se les otorgó, se les donó esa alimentación a ellos ordenadamente. El pueblo no saqueó a nadie”. Es decir, que a un camión que transporta comida, si llega a dañarse, su carga es decomisada por las autoridades locales porque sí. El cargamento “ordenadamente repartido” tenía un valor estimado en unos 25 mil dólares, refirieron los responsables del traslado.

Si hubiera sido una gandola del régimen, los responsables del saqueo hoy estarían presos. Y castigados. Pero como era un traslado privado, optaron por robarse la carga y aliviar el hambre de quienes acostumbraron a que, para comer, sólo tenían que esperar en sus casas que el gobierno les resolviera, y encima, llevar a la quiebra a otra empresa privada.

Ya está visto que sin el concurso del sector privado el país jamás va a arrancar. Pero Nicolás Maduro sigue en su obstinada carrera hacia el precipicio. El coronavirus y la falta de gasolina, sobre todo, lo salvaron por unos meses de esa caída estrepitosa. Pero aun entregando las reservas en oro le va a ser difícil permanecer en el poder, porque un país que no produce está destinado a convertirse en un expaís como Somalia o Eritrea. Y dudo que los venezolanos nos calemos eso. Con razón hay tantos organismos internacionales preocupados de lo que nos viene en estos meses. Amárrense los cinturones. El avión viene en caída libre.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Cómo debe ser un ministro de Educación?

Un ministro de Educación debe saber organizar, administrar y sistematizar. Debe conocer a fondo qué es lo que está organizando, administrando y sistematizando. | Foto Prensa Presidencial

“Matrimonio”: ¿por amor o arreglado?

Hay que seguir presionando con las herramientas que tenemos. Y aunque suene trillado, tener paciencia. Comportémonos como en un matrimonio arreglado: sin expectativas, para que sepamos reconocer las ganancias. | Foto cortesía

Todos los huevos en una cesta

En fin... A mi modo de ver, éste es el momento de poner todos nuestros huevos en la cesta de la negociación y cuidar de ella. Y dependiendo del resultado, decidir si participamos o no en las elecciones. | Foto Twitter

El valor de decir ‘no’

¡Chapeau, Simone Biles! El mundo necesita más campeonas como tú, que sepan retirarse a tiempo y no más mujeres (u hombres) con lesiones de por vida, ataques de ansiedad o pánico y trastornos alimentarios. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta