lunes, 10 de mayo de 2021 | 9:36 PM

Entre el guayabo y la burbuja

El despecho puede parecer anacrónico en estos días, y lo digo porque últimamente no he escuchado a nadie quejándose de mal-de-amores. Pareciera que el pragmatismo ha devenido en pastilla para prevenir el sufrimiento, y el amor idílico y eterno ha pasado a ser una exageración.

El sufrimiento perdió mucha reputación con la Iglesia Católica. De ser el cristianismo una religión de los pobres, abrazado al símbolo de la cruz, pasó a ser la religión de los ricos y poderosos, una vez ésta fuera adoptada por el imperio romano. Desde entonces, el discurso del sufrimiento cristiano fue dirigido a los pobres, mientras los poderosos siguieron crucificando a los desposeídos, no dejándolos tampoco ser ni trabajar en paz. Comprensiblemente, es por eso que la idea del dolor como redención pasó a ser sospechosa.

Un sacerdote margariteño amigo de mi familia, sin embargo, decía que el sufrimiento es una prueba. Y no hay que buscar el dolor, la realidad lo da con una absurdez aplastante. Para él, la religión cristiana debe estar junto a uno para asumir la vida o soportarla sin temores, para renovarse y resucitar.

Por eso el despecho puede parecer anacrónico en estos días, y lo digo porque últimamente no he escuchado a nadie quejándose de mal-de-amores. Pareciera que el pragmatismo ha devenido en pastilla para prevenir el sufrimiento, y el amor idílico y eterno ha pasado a ser una exageración. Tanto, que la cosa se está poniendo insípida.

Hay una playa en Grecia a donde van los jóvenes a llorar sus guayabos. Allí montan fogatas y el doliente se hace acompañar con los amigos para cantar y danzar torpemente. Es un ritual para ser vivido y entregarse a él por completo, porque el guayabo es el vacío que sigue a la plenitud del amor sereno, apasionado.

Hay un pub en la ciudad de Londres, allí quedó una vez un guayabo. Regresaría a él para recoger su espíritu entre las paredes, las imágenes de marcas de cerveza por el trasluz de las ventanas.

La fortaleza para llorar, soltar y dejar ser, soltarse y ser, acaso sea el más preciado anhelo después del despecho.

Vivir un romance a medias por temor a sumergirse en él es muy la bebida de estos días. Licores sin alcohol, café sin cafeína. Se esfuma uno también con ellos.

Se puede estar en una obra de teatro y no estarlo. Hay quienes van sólo para tomar fotos, para fijarse en el actor preferido y olvidarse del otro, estar pendiente de enviar la cosa por las redes. ¿No se siente un vacío? ¿Y qué de esa inquietud que queda después del arte?

Para cuando venga La Pelona a rompernos la burbuja, no sabremos de pecados ni de virtudes. Tampoco de placeres, esa es la paradoja de estos tiempos. Quedará el papel doblado y doblado sobre sí mismo.

Más del autor

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Gustavo Dudamel

Sólo le pediré a Dudamel algo que sí puede dar, que no esté ninguneando a ningún arpista, ni a ningún pianista de los muy hermosos que hay en esta tierra, y que restaure para mí la fuerza extraordinaria del Concierto en la Llanura. | Foto cortesía Fundamusical Bolívar

Qué esperar de las mujeres en el poder

Lo que es imperdonable es que en momentos en que el país necesita como nunca la independencia de poderes, el CNE haya sido un poder genuflexo liderado por una mujer. | Foto cortesía

Benjamin Netanyahu

Lo fascinante de este caso es que, aun cuando Netanyahu ha puesto a la legalidad en aprietos, el Knéset y las elecciones lo han contenido, como quizás no hubiese ocurrido de haber tenido Israel un sistema presidencial. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.