viernes, 18 de junio de 2021 | 7:46 PM

Entendernos porque somos hermanos

Los venezolanos necesitamos entendernos, llegar a acuerdos, convivir pacíficamente. Este año, en su XII edición, la Red de Acción Social de la Iglesia, ha celebrado su Encuentro de Constructores de Paz con ese lema: Entendernos porque somos hermanos.

Los venezolanos necesitamos entendernos, llegar a acuerdos, convivir pacíficamente. Este año, en su XII edición, la Red de Acción Social de la Iglesia, ha celebrado su Encuentro de Constructores de Paz con ese lema: Entendernos porque somos hermanos.

@luisaconpaz

Hace 12 años, la RASI, Red de Acción Social de la Iglesia Católica, muy preocupada por las tasas de violencia en el país, convocó a un primer Encuentro de Constructores de Paz. Recuerdo que en aquel momento lo que más nos preocupaba era la violencia delincuencial. Las tasas de muertes violentas no han variado mucho desde entonces, pero la situación se ha ido complicando. El sufrimiento de muchos venezolanos, por no decir la mayoría, ha ido creciendo. La emergencia humanitaria compleja, la acumulación de desencuentros, las heridas en el tejido social, las dificultades para llegar a acuerdos entre los actores que toman las decisiones, se han incrementado.

La RASI, red que hoy agrupa a 19 organizaciones que hacen vida dentro de la Iglesia Católica, entre ellas la UCAB, Cáritas, el Centro Gumilla, Huellas, AVEC, la Conver (Conferencia Venezolana de Religiosos), la Red de Casas Don Bosco, Avessoc, el Consejo Nacional de Laicos, Fe y Alegría, por mencionar algunas, han seguido trabajando, constituyendo capítulos regionales, y organizando el Encuentro anual de Constructores de Paz, para reflexionar entre muchos, sobre cómo avanzar en la unidad no sólo de los creyentes, sino de todos los venezolanos, a favor del bien común.

Este año, inspirados en la Fratelli Tutti, esa hermosa y sabia encíclica del Papa Francisco, Todos Hermanos, se ha trabajado el tema del entendimiento, “porque somos hermanos”. Esta encíclica nos dice que todos los seres humanos formamos parte de una familia, y hace un llamado para que construyamos la fraternidad, que nos respetemos, que nos reconozcamos unos a otros, no importa dónde hayamos nacido. Los medios: la amistad social, el diálogo y, repetimos, el reconocimiento del otro. Contempla el rechazo a la cultura de la indiferencia y el descarte -que supone que hay seres humanos descartables- el aislamiento, propio de un “mundo cerrado”. Recuerda al Buen Samaritano, que no fue indiferente al caído en el camino, caído que sufría y que era “extraño”, y curó sus heridas sin importar la procedencia.

La Fratelli Tutti también recuerda que la política es una de las mejores formas de hacer caridad, pues la buena busca el bien común. ¡Qué bonito!: La política vista como una forma de hacer caridad y no como un medio para aprovecharse para beneficio propio.

La encíclica parece haber sido escrita para los venezolanos, pues también menciona, entre otras cosas, el drama de las migraciones forzadas. Habla de los millones de personas que huyen de sus países en busca de horizontes para sus familias. Recordemos que son casi 6 millones los hermanos venezolanos que han salido de manera forzada, ante la falta de presente y futuro en Venezuela.

En el capítulo VII, la Fratelli Tutti habla de los “caminos de reencuentro” y aparece la paz como un anhelo y esperanza.

En el XII Encuentro de la RASI se reflexionó sobre esa necesidad de entendimiento entre los venezolanos. Y se compartieron anticipos de esa posibilidad de construcción del bien común. Se compartieron experiencias como la que presentó el Centro Gumilla, unos acuerdos entre vecinos en la población de Machiques (Zulia) en torno al agua; la del SJR, Servicio Jesuita de Refugiados, que explicaron cómo en la frontera con Colombia se construye futuro “sembrando esperanza”; también la de Avessoc, a favor de la salud, como un factor alrededor del cual se puede organizar a la gente; también la de Cesap, una experiencia ubicada en el estado Cojedes: vecinos organizados, convertidos en veedores de acuerdos contraídos entre ciudadanos y autoridades municipales… En fin, expresiones de esa Venezuela que no se ha quedado en la queja, sino que adelanta algo de esa sociedad que deseamos y merecemos.

Uno se anima y se contagia de las cosas buenas. “Si ellos han podido, nosotros también”. Con ese sentimiento se regresan los participantes a su parroquia, su escuela o comunidad, pensando en que los sueños son posibles. Con más de 600 participantes nos sentíamos muchos más, pues cada uno representaba a unos cuantos: alumnos, compañeros de comunidad, de las parroquias, de organizaciones.

En la RASI no somos ingenuos. Tenemos lo que yo llamo esperanza con cable a tierra. Sabemos que en el país hay amenazas, peligros para la participación. Sobre eso también reflexionamos.

El ambiente del encuentro, siempre de fraternidad, esperanzador a pesar de las dificultades que no se disfrazan ni se ocultan, pues es un encuentro para dar luces.

Se hizo un comunicado en el cual las organizaciones de la red hacen un llamado a todos los actores de la sociedad: creyentes, pastores de la iglesia, líderes políticos de los diferentes bandos, empresarios, para que contribuyan al entendimiento entre los venezolanos y se pueda llegar a acuerdos que mitiguen el sufrimiento de la mayoría.

Este es el mes de la Cruz de Mayo, y aunque su fiesta se celebra los primeros días del mes, la Cruz es generosa y recibe cantos todo el mes, así que unas estrofas cerraron en Encuentro, con la promesa de vernos el próximo año: Mira Cruz de Mayo / danos una mano/ Vamos a entendernos/ pues somos hermanos // Monseñor Azuaje/ dio la bienvenida/ también bendiciones/ que siempre dan vida// Alegres cantamos/ en este velorio/ a la Cruz de Mayo/ y a José Gregorio// A este gran evento/ bien por la mañana/ vinieron del Zulia/ también de Guayana// Luis Carlos y Naky/ siempre consecuentes/ también este año/ estuvieron presentes// Oye Cruz de Mayo/ ve mi sentimiento/ la Fratelli Tutti/ pide entendimiento// Bueno pues señores/ ya nos despedimos/ el próximo año/ por aquí venimos//

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Hay que parar a Herodes

En los últimos días han aparecido noticias sobre asesinatos de niños. Hay informes del 2020 y de lo que va del año que hablan de maltratos, abusos sexuales, violencia doméstica contra niños y adolescentes.

Entendernos porque somos hermanos

Los venezolanos necesitamos entendernos, llegar a acuerdos, convivir pacíficamente. Este año, en su XII edición, la Red de Acción Social de la Iglesia, ha celebrado su Encuentro de Constructores de Paz con ese lema: Entendernos porque somos hermanos.

Al árbol debemos solícito amor

Viene el Día del Árbol, que se celebra para recordar lo importante que son para la vida del planeta. Buena oportunidad para que nos preocupemos y ocupemos de la necesidad de parar la deforestación del país.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.