sábado, 27 de noviembre de 2021

Engendros-Resumido

Los castristas hacen cosas malas, y las hacen muy bien. No fallan. Por ejemplo el pasado 11 de julio los cubanos se lanzaron a las calles a protestar y fueron duramente reprimidos.

Los castristas hacen cosas malas, y las hacen muy bien. No fallan. Por ejemplo el pasado 11 de julio los cubanos se lanzaron a las calles a protestar y fueron duramente reprimidos.

“Anastasio Somoza engendró a Ortega”, afirmó el laureado escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado ante la asamblea de la SIP y tiene razón.

Lo que le faltó decir es que lo amamantó Fidel Castro. Amamantado, criado y adoctrinados como viene ocurriendo con un sinnúmero de dictadores y aspirantes a, que pululan y azotan al continente. Socialistas y progresistas, una flamante especie de neocomunistas. Todos al frente de regímenes en que se niegan las libertades, se reprime y encarcela a los ciudadanos.

Los castristas hacen cosas malas, y las hacen muy bien. No fallan. Por ejemplo el pasado 11 de julio los cubanos se lanzaron a las calles a protestar y fueron duramente reprimidos.

También en los regímenes democráticos se reprimen manifestaciones, se dirá. Sí, pero con muchas diferencias que sería largo de enumerar y con una gran diferencia que es harto elocuente. En las democracias la prensa es libre y a los días siguientes informa con lujo de detalles. Periodistas, corresponsales, enviados especiales no tienen trabas para informar. En casos lo hacen exageradamente; se rasgan las vestiduras.

En Cuba, en cambio, al día siguiente y hasta hoy las fuerzas de represión se han dedicado a identificar, hostigar, castigar y apresar a los protestantes; hasta destruirlos y aplastarlos. La consigna es la de siempre: “al que asome la cabeza, duro con él”. Así sucede como sucedió con Cienfuegos y con el general Ochoa.

Lo mismo hace Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua y el Gobierno de Bolivia, al ritmo que le marca Evo Morales. Un grupo en el que encaja y podría colarse perfectamente el ya graduado de dictador de El Salvador, Nayib Bukele, y en el que no sería extraño que se integrara el Perú, aunque todavía no está claro lo que puede engendrarse bajo ese gran sombrero.

Y si los castristas están desde hace 62 años, porque les va a ir mal a ellos, calcularán. Además, con tantos mediadores, socios disimulados y gente que mira para el costado sienten que lo pueden hacer.

Hasta el Papa de alguna forma los bendice. ¿Creerá que va ir al cielo?, me pregunto.

Son implacables y no descansan. El blanco ahora es la OEA, que no es la misma que intervino en Honduras para defender al castro-chavista Zelaya que quería violar la constitución para eternizarse en el poder.

Quieren acabar con ella y con su secretario general. También cuentan con la ayuda de los miedos, la cobardía y la negligencia de muchos de sus miembros.

El miércoles 20 la OEA aprobó una nueva declaración contra Nicaragua. La votaron 26 de sus 34 miembros; hubo siete abstenciones. Entre ellas las de Argentina y México.

En Argentina es el kirchnerismo -al presidente Alberto Fernández ya nadie lo tiene en cuenta- y México es el de siempre o peor que siempre. López Obrador (AMLO) posa en la OEA para quedar bien con el castrismo, pero mientras reprime a los migrantes con el beneplácito del imperio. Hace unos días ante esa salvaje represión un asesor de Biden -según lo consignó José Miguel Vivanco de HRW- dijo que era un hecho desafortunado pero que no podía criticar “lo que está haciendo México porque está defendiendo sus fronteras…”

¡Qué triste lo de AMLO!

En eso se está. Aunque no nos guste. Los castristas neocomunistas lo hacen bien y el resto los dejan hacer.

Más del autor

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

Nicaragua por dos

Si nos atenemos a la cifra oficial sobre fallecidos, vemos que son bastante menos que los muertos por la represión desde abril del 2018, a los que hay que sumarle los presos políticos, los torturados, los que tuvieron que huir. Los nicaragüenses con razón temen más a Ortega-Murillo que al COVID-19.

Argentina: Elecciones ¿y después?

El futuro no es color de rosa, más bien negro en un país con más del 50% de inflación, que puede llegar al 60 a fin de año, si es que no se desboca, con un dólar supersónico y con un índice de pobreza de casi el 41%.

Engendros-Resumido

Los castristas hacen cosas malas, y las hacen muy bien. No fallan. Por ejemplo el pasado 11 de julio los cubanos se lanzaron a las calles a protestar y fueron duramente reprimidos.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La libertad en la era digital

El acceso ilimitado a datos instantáneos (5G) por las gentes, significan lo que otras generaciones recibían como información durante centurias. Todo comienza a estar conectado con todo.

El 22: necesidad de encontrarnos

Necesitamos lugares de encuentro, extender las manos, escucharnos, cooperar unos con otros, unirnos para resolver y para exigir a quienes tengamos que exigir.

Y después, el extenso Bolívar de pasaporte al futuro

No podemos pretender que con los espejismos de la centralización política o de intentos de líderes con pie de barro podamos lograr la construcción del programa del futuro del estado Bolívar. | Foto William Urdaneta

Ilusos, fracasados o zánganos

Quienes hoy aún creen que el socialismo es la solución, o son unos ilusos que esperan por lo que no va a suceder, o son unos fracasados que quieren que los demás fracasen, o son unos zánganos que se aprovechan del sistema... en ningún caso, algo bueno o deseable.

Venezuela en la etapa final

Por una temporada debemos poner de lado todo lo electoral. Eso será de primera importancia cuando existan condiciones mínimas para que el pueblo pueda pronunciarse en libertad. No sucederá en dictadura como la actual.

Roja casta filotiránica

Quién podría imaginar que los más crueles dictadores contarían con la complicidad e incondicionalidad de pensadores, escritores, creadores, académicos, políticos, artistas y demás fauna socialcomunista.