jueves, 27 de enero de 2022

En memoria de mi hermano

Fernando Álvarez Paz era un socialista auténtico, reforzado por principios y valores cristianos que lo alejaban de los extremismos fuera de tiempo.

Fernando Álvarez Paz era un socialista auténtico, reforzado por principios y valores cristianos que lo alejaban de los extremismos fuera de tiempo.

Hace algo más de una semana falleció en Maracaibo mi hermano Fernando Álvarez Paz. No tuve tiempo de escribir el artículo correspondiente. Ahora lo intento pero confieso que me cuesta mucho concentrarme. Fernando fue, además de hermano, mi mejor amigo. Sólo nos diferenciaba un año y medio de edad. Crecimos juntos, desarrollamos nuestras aficiones y tendencias de manera simultánea aunque no coincidentes, pero siempre dentro de una formación común tanto familiar como educativa. El respeto nos distinguía.

El golpe ha sido muy duro. Algo compensado con la extraordinaria solidaridad de amigos, conocidos y muchos ciudadanos comunes que aquí en Maracaibo, desde donde escribo, fueron testigos de la ejemplar vida de Fernando. Desde Caracas, otras ciudades de Venezuela y de buena parte del mundo, siguen llegando manifestaciones de solidaridad y de pesar. No encuentro palabras para expresar todo el sentimiento que nos arropa. El vacío es enorme, pero esta es la vida y tenemos que asimilar los golpes, respirar hondo y seguir pa’lante como él quisiera que actuemos.

Fernando se inició políticamente en Acción Democrática como dirigente juvenil. Luego acompañando a nuestro tío, Jesús Ángel Paz Galarraga, cerró filas en el Movimiento Electoral del Pueblo, MEP, hasta que decidió formar tienda aparte hasta crear el movimiento nacional Gente Emergente. Se graduó de economista en la Universidad del Zulia con la cual estuvo vinculado hasta el final ya como Profesor Emeritus. En cuanto a ideología, podemos decir que era un socialista auténtico, reforzado por principios y valores cristianos que lo alejaban de los extremismos fuera de tiempo.

Ambos fuimos dirigentes estudiantiles y, en ocasiones, tuvimos que enfrentarnos públicamente. Hacia el final de nuestros estudios, por decisión del estudiantado, nos correspondió ocupar a mí la Presidencia de la Federación de Centros Universitarios y a Fernando la Secretaría General. Hubo debates públicos y campaña abierta. Dormíamos en el mismo cuarto. Allí en el silencio de las noches tardías intercambiábamos información y arreglábamos cualquier cosa que estuviera pendiente.

Fernando fue también fanático del béisbol. Lo seguía de cerca. Durante su juventud se destacó mucho en todas las jerarquías del béisbol aficionado. Hasta llegó a tener ofertas concretas. Una del famoso Gavilanes y hasta de los Indios de Cleveland para reportarse a los entrenamientos primaverales del equipo con un jugoso bono, en dólares de la época. Nuestros padres, especialmente Mamá, se opusieron y allí murió el sueño del Grande Liga que él hubiera sido. Se graduó y se fue a hacer su Post Grado en Teoría Económica en la Universidad de Michigan, sin olvidar su fanatismo por los Yankees de New York y seguir de cerca las actuaciones de los venezolanos en la gran carpa. Especialmente de Luis Aparicio, uno de sus grandes amigos.

No hay espacio para mucho más. Pero Fernando fue hijo, hermano, esposo y padre ejemplar. Me hará mucha falta su presencia física, pero gracias a sus enseñanzas y a su ejemplo todo será superado.

[email protected] | https://alvarezpaz.blogspot.com

Más del autor

23 de enero, liberación nacional

La conmemoración del 23 de enero es una nueva invitación de la historia para que asumamos con responsabilidad las obligaciones que impone la lucha por la liberación nacional. Es tiempo de dejar de lado las ambiciones personales y de grupo, legítimas o no.

Copei, Curiel y Venezuela

Como ministro de Obras Públicas en el gobierno de Caldera 1 dejó una obra insuperada y yo diría que difícilmente superable. Excelente gobernador del estado Falcón por dos períodos extraordinarios.

El renacer de la esperanza

Las reflexiones de fin de año también son indispensables en el mundo opositor. Para que la esperanza renazca con fuerza indetenible es necesaria la unidad de sectores distintos y personalidades diversas dejando de lado cuanto pueda perjudicar ese anhelo de unidad.

Extrañas navidades

2022 será un año definitivo para lograr el cambio. El país lo necesita y la comunidad internacional ha abierto una expectativa favorable en espera de lo que debemos hacer nosotros. De la usurpación hay que salir por las buenas o por las malas.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El difícil arte de hacer artículos de opinión

Esta columna sobre literatura alcanza su entrega número 100 y lo único que tengo claro, después de tantas palabras, es que escribir artículos de opinión es un arte que roba tiempo, que exige constancia, sacrificio, oídos atentos a los lectores y ojos abiertos a la novedad, sin perder de vista a la tradición.

Cara o sello

Ya la Asamblea Nacional y el pueblo han descalificado al personaje, por tanto es necesario buscar una fórmula coherente y seria que nos ayude a escaparnos de estos cancerberos.

Historias del agua y de un corral de gallinas

¿Es posible generar la confianza que no existe con esos señores dirigentes que esconden sus ganancias grupales sin ningún tipo de desprendimiento con la gente destrozada por la dinámica de sangre del Arco Minero, en el estado Bolívar?

Cuidar a los educadores para tener educación    

Nos estamos quedando sin maestros. Las autoridades y la sociedad en general tienen que cuidarlos. Es su remuneración, el reconocimiento, el agradecimiento.

La olvidable Latinoamérica

Definitivamente será un factor decisivo y por ello, será muy importante quien asuma la presidencia el año próximo. Si Bolsonaro o si Lula. Todos dicen que Lula; ¿todos quiénes? Pero no es lo importante, Lula será de izquierda y Bolsonaro de derecha, pero antes que eso ambos son brasileños.

De vendepatria a “libertador” de Ucrania

Venezuela, subcolonia de Cuba, y ésta, a su vez colonia de Rusia y, él, de redomado vendepatria a supuesto “libertador” de Ucrania y alrededores. Mucha tela que cortar para Freud o Adler, incluida la fantasía tropical de la multiplicación de los miembros viriles.