lunes, 17 de mayo de 2021 | 3:35 PM

En homenaje a mis tres padres

Papá me sembró la pasión por la historia de Venezuela. Me hizo paecista hasta el día de hoy. Nos enseñó a montar a caballo, a enlazar con soga y con mecates y, en mi caso particular, he compartido mi condición de zuliano con la de llanero espiritual.

@osalpaz

Escribo en domingo, Día del Padre. Los tres fallecieron hace ya algún tiempo, pero dejaron huellas imborrables en mi personalidad, de esas que nos guían en los contradictorios senderos que debemos transitar.

El primero y principal fue mi padre biológico. Ángel María Álvarez Domínguez. Natural de Camaguán, estado Guárico, pero compartió buena parte de su familia en San Fernando de Apure. Llanero de pura cepa. Dedicó buena parte de su vida al telégrafo donde estuvo treinta y cinco años. Se inició como repartidor de telegramas en San Fernando, a los ocho años de edad. Terminó como director general de Telégrafos y Teléfonos de Venezuela, para el occidente del país, con sede en Maracaibo. En el camino recorrió buena parte del país. Dejó huellas en Ciudad Bolívar, en Barcelona, en Trujillo y paremos de contar.

Las principales líneas telegráficas del Zulia se construyeron bajo su dirección. Fue separado de sus labores a raíz del 18 de octubre de 1945. Es bueno recordar que en ese entonces los telegrafistas eran de mucha confianza de los gobiernos. Se había casado con Hilda Altagracia Paz Galarraga, natural de Los Puertos de Altagracia. Tenían dos hijos pequeños y se dedicó entonces a varias actividades comerciales, al igual que mi madre.

En 1948 rechazó una oferta hecha por el para entonces coronel Llovera Páez para un cargo similar al que tenía cuando fue sustituido, pero a nivel nacional la rechazó. Papá me sembró la pasión por la historia de Venezuela. Me hizo paecista hasta el día de hoy. Nos enseñó a montar a caballo, a enlazar con soga y con mecates y, en mi caso particular, he compartido mi condición de zuliano con la de llanero espiritual. Lo acompañé varias veces a Camaguán y a San Fernando en pedagógicas visitas. Historia del Telégrafo en Venezuela es un libro editado por el Ministerio correspondiente. Allí se sintetiza, en varias páginas, el paso de papá.

Murió de un infarto a los 64 años de edad. Yo estudiaba el último año de Derecho y era presidente de la Federación de Centros Universitarios del Zulia. No me vio graduado, pero sus enseñanzas y su ejemplo me han guiado en la vida.

El segundo padre fue mi tío Jesús Ángel Paz Galarraga. Con poco tiempo de graduado tuve que mudarme a Caracas. Él era Secretario General Nacional de AD y yo Secretario Juvenil Nacional de Copei. Salí de su casa cuando dos años después me casé y monté la mía. Ejemplo de vida y de constancia. Consejero severo en cosas de la vida. Su familia y la mía, la misma cosa, vivieron bajo el mismo techo en sus largos años de prisión. Sus hijos son unos primos más hermanos que primos. No hay espacio para más, por ahora. Ya habrá tiempo.

El tercero fue mi suegro, el padre de Cuchy. Tulio Espinosa Unda. Para mí también lo fue. Por falta de espacio, sólo diré que en un día como hoy su recuerdo y enseñanzas no se borran de mi mente. Esto continuará. 

oalvarezpaz@gmail.com

Más del autor

Oposición desdibujada

Un aspecto manejado a medias, es el referido a la pandemia del coronavirus. No sabemos si hay o no hay vacunas suficientes. La oposición debería apersonarse de este tema. Hay propuestas, planes y programas formulados por el sector privado y por los sanitaristas. Pero no hay respuesta y todo sigue a la deriva. | Foto William Urdaneta

El valor de la Madre

Luchemos todos por fortalecer el valor de la madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible.

Semana para reflexionar y actuar

El proceso de José Gregorio Hernández llega a su etapa más gloriosa en plena pandemia de coronavirus. Contrasta la vida y obra de este orgullo nacional con la dramática situación del país y la profunda crisis que atraviesa el sector salud tanto en lo material como en lo humano. Todo está a la vista.

Cinismo e incompetencia superlativos

Las frecuentes intervenciones públicas de Nicolás Maduro y los demás jerarcas del régimen son tan cínicas que en sí mismas son el reconocimiento de culpas. Uno de los últimos casos que reafirma lo antes dicho, es el referido a las vacunas y el proceso de vacunación para enfrentar y superar la pandemia. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Destrucción y chatarra

Vista la devastación no hay que ser muy avispado para concluir que el poderoso es en esencia un chatarrero, graduado con honores en la universidad de la horrura y la escoria. | Foto cortesía

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Siempre hubo algo que leer…

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

Gustavo Dudamel

Sólo le pediré a Dudamel algo que sí puede dar, que no esté ninguneando a ningún arpista, ni a ningún pianista de los muy hermosos que hay en esta tierra, y que restaure para mí la fuerza extraordinaria del Concierto en la Llanura. | Foto cortesía Fundamusical Bolívar