martes, 21 de septiembre de 2021 | 1:38 PM

En homenaje a mis tres padres

Papá me sembró la pasión por la historia de Venezuela. Me hizo paecista hasta el día de hoy. Nos enseñó a montar a caballo, a enlazar con soga y con mecates y, en mi caso particular, he compartido mi condición de zuliano con la de llanero espiritual.

@osalpaz

Escribo en domingo, Día del Padre. Los tres fallecieron hace ya algún tiempo, pero dejaron huellas imborrables en mi personalidad, de esas que nos guían en los contradictorios senderos que debemos transitar.

El primero y principal fue mi padre biológico. Ángel María Álvarez Domínguez. Natural de Camaguán, estado Guárico, pero compartió buena parte de su familia en San Fernando de Apure. Llanero de pura cepa. Dedicó buena parte de su vida al telégrafo donde estuvo treinta y cinco años. Se inició como repartidor de telegramas en San Fernando, a los ocho años de edad. Terminó como director general de Telégrafos y Teléfonos de Venezuela, para el occidente del país, con sede en Maracaibo. En el camino recorrió buena parte del país. Dejó huellas en Ciudad Bolívar, en Barcelona, en Trujillo y paremos de contar.

Las principales líneas telegráficas del Zulia se construyeron bajo su dirección. Fue separado de sus labores a raíz del 18 de octubre de 1945. Es bueno recordar que en ese entonces los telegrafistas eran de mucha confianza de los gobiernos. Se había casado con Hilda Altagracia Paz Galarraga, natural de Los Puertos de Altagracia. Tenían dos hijos pequeños y se dedicó entonces a varias actividades comerciales, al igual que mi madre.

En 1948 rechazó una oferta hecha por el para entonces coronel Llovera Páez para un cargo similar al que tenía cuando fue sustituido, pero a nivel nacional la rechazó. Papá me sembró la pasión por la historia de Venezuela. Me hizo paecista hasta el día de hoy. Nos enseñó a montar a caballo, a enlazar con soga y con mecates y, en mi caso particular, he compartido mi condición de zuliano con la de llanero espiritual. Lo acompañé varias veces a Camaguán y a San Fernando en pedagógicas visitas. Historia del Telégrafo en Venezuela es un libro editado por el Ministerio correspondiente. Allí se sintetiza, en varias páginas, el paso de papá.

Murió de un infarto a los 64 años de edad. Yo estudiaba el último año de Derecho y era presidente de la Federación de Centros Universitarios del Zulia. No me vio graduado, pero sus enseñanzas y su ejemplo me han guiado en la vida.

El segundo padre fue mi tío Jesús Ángel Paz Galarraga. Con poco tiempo de graduado tuve que mudarme a Caracas. Él era Secretario General Nacional de AD y yo Secretario Juvenil Nacional de Copei. Salí de su casa cuando dos años después me casé y monté la mía. Ejemplo de vida y de constancia. Consejero severo en cosas de la vida. Su familia y la mía, la misma cosa, vivieron bajo el mismo techo en sus largos años de prisión. Sus hijos son unos primos más hermanos que primos. No hay espacio para más, por ahora. Ya habrá tiempo.

El tercero fue mi suegro, el padre de Cuchy. Tulio Espinosa Unda. Para mí también lo fue. Por falta de espacio, sólo diré que en un día como hoy su recuerdo y enseñanzas no se borran de mi mente. Esto continuará. 

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

¿Epidemia sin vacuna?

El último informe sobre la violencia contra niños, hecho público por Cecodap, el OVV y la Redhnna, da cuenta de 3.738 menores que fueron víctimas mortales y de incremento de la violencia intrafamiliar. | Foto William Urdaneta

El machismo en las tiranías

El expresidente de los Estados Unidos se ha convertido en un modelo para quienes le aplauden su desdén por víctimas, perdedores y débiles, una marca neo-reaccionaria de moda.

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.