domingo, 13 de junio de 2021 | 11:46 PM

En diciembre, no se habla de política

Natalicio del Niño Dios. Día de Año Viejo. Por lo que resta de este mes, no hablaremos de política. Es mejor, reivindicar el amor, el calor, la cercanía física y a falta de ésta, la omnipresencia afectiva, de quienes amamos.

@omarestacio

Natalicio del Niño Dios. Día de Año Viejo. Por lo que resta de este mes, no hablaremos de política. Prometido. Es mejor, reivindicar el amor, el calor, la cercanía física y a falta de ésta, la omnipresencia afectiva, de quienes amamos. En lo adelante, conversar de hallacas, pan de jamón, bollos, dulces de lechosa, ponche crema. Y para aquellas personas, anheladas, por los largos caminos que se interponen, nuestro cariño inabarcable. Pronto, no existirán distancias.

Varios tragos, pocos, muchos, un solo palito, aunque sea, porque el alma se expande con el elixir de la buena copa.

Diciembre, además, es sinónimo de música navideña. Aguinaldos, parrandas, gaitas, villancicos, en general. El cronista carece de prejuicios regionalistas en la materia. “Te vestiste de amarillo, pa’que no te conocieran¨; “con mi burrito sabanero voy camino de Belén” nos alebrestan el ánimo de convivencia, lo mismo que una afinada “Noche de Paz”. Irrelevante el idioma en que se entonen, árabe, chino, alemán, inglés, román paladino, porque fechas como las de hoy, son expresión de la universalidad, simiente de la convivencia pacífica entre todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Incluidos nuestros hermanos (¿?) roboLucionarios. Humanos, al fin, por más que parezcan lo contrario. Además, los “menos piores”, a estas alturas, ya se habrán convencido de la chapuza de todo lo que representa la narcocleptocracia chavomadurista. Pero esa es otra historia. Mientras tanto, rendimos tributo a la confraternidad. A la coexistencia en paz, cariñosa, solidaria. “La tolerancia, es la cortesía de la inteligencia”, nos enseñaba nuestro Pedro Emilio Coll.

Expresión de tal estado de ánimo, es darle espacio, en la presente crónica, a ciertas coplillas navideñas, de típica inspiración roboLucionaria. De esta manera levantamos acta, que no les guardamos rencor. Al final, son gente persistente en conservar sus tradiciones, malas, pésimas, pero sus tradiciones después de todo.

A continuación reproducimos las referidas coplillas, tal como vinieron al mundo, auxiliadas con la melodía de la conocida y archirreconocida, parranda navideña, compuesta por el maestro venezolano, Oswaldo Oropeza, “Fuego al Cañón”. Los que lo deseen, quedan en libertad de tararearlas y hasta de echar un pie, con las reservas del caso. Porque el narcochavomadurismo o coronavirus moral, condena a infarto fulminante al miocardio de la decencia y además, lo malo es lo que se pega. Pongan atención:

“Yo no como hallacas/ ni pan de jamón/ lo único que engullo / es mi billetón”.

“Esta quinta es grande/ tiene cuatro esquinas/ salió del negocio/ de la cocaína”.

“Tengo muchos reales/ no me mortifico/ me los he ganado/ vendiendo perico”.

“Diosdado, pa’rriba/ Diosdado, pa’bajo / pegao a Diosdado/ estoy en el ajo”.

“Ir a trabajar/ no lo necesito/ soy el testaferro/ del Nicolasito (Y del más ladrón/ el Nicolasón)”.

Y, para finalizar, la siguiente, de inspiración propia:

“Suenan triqui-traquis/ huele a zafarranchos/ el año que viene/ les ponen los ganchos. (Amén, que así sea, en cárcel para criminales de altísima peligrosidad. Previo el debido proceso. Por 30 años. Sécula seculorum, de la normativa venezolana. Lástima que no sean más).

Cumplido, pues, lo ofrecido. No hemos hablado de la cochina política. Pura Navidad.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

“Bonny” Cepeda y Maduro en 1.000 caracteres

Las incriminaciones contra Maduro y la hecatombe socioeconómica que ha desencadenado su desgobierno, son clamor universal, con decibeles más agudos en EE UU y en el ámbito hispanoparlante. | Foto cortesía

“El Pollo” está en España y es huésped “de honor” de Sánchez Castejón

En España, la declaratoria de determinado juicio -como herramienta de persecución política- es atribución del Poder Ejecutivo. Pero la Sala 3ª en su afán de favorecer al imputado había usurpado esa atribución al descalificar, por tal motivo, el proceso contra Carvajal seguido en EE UU. | Foto cortesía

¿Otro diálogo?

Respetamos que el gobierno de EE UU y la Unión Europea le hayan “sugerido” a Guaidó, y éste aceptado la “sugerencia”, de nuevas sesiones de diálogos, al parecer con la facilitación de Noruega.

Voto de censura ¡Ya! contra Padrino

Tendría que vivir miles de años para reponer su maltratada honrilla, pero nunca viene mal que comience cuanto antes. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Hay que parar a Herodes

En los últimos días han aparecido noticias sobre asesinatos de niños. Hay informes del 2020 y de lo que va del año que hablan de maltratos, abusos sexuales, violencia doméstica contra niños y adolescentes.

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.