lunes, 20 de septiembre de 2021 | 1:31 PM

El valor de la Madre

Luchemos todos por fortalecer el valor de la madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible.

Luchemos todos por fortalecer el valor de la madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible.

@osalpaz

Hemos sido formados en una escuela en la cual la familia es el centro existencial  de todo. Allí se siembran y cultivan los valores fundamentales que servirán de guía e inspiración a lo largo de la vida. Progresivamente la responsabilidad se hace más individual, es decir personalizada y todo dependerá de la voluntad de cada cual. No exageran quienes dicen que la Madre es el centro de todo. Para bien o para mal. De ella depende en altísimo porcentaje el presente y futuro de toda la familia.

Escribo en domingo, Día de las Madres. Oportunidad anual excepcional para reflexionar sobre este tema tan importante y enviar un emocionado mensaje sobre ese personaje insustituible. Mucho más en una situación como la que están viviendo nuestros pueblos, amenazados por variados factores de alta peligrosidad.

Por una parte la pandemia derivada del coronavirus y sus consecuencias. La parálisis de las actividades productivas, sociales, deportivas en el sentido tradicional y lo más grave, la incertidumbre con relación al futuro inmediato y al mismo presente. Por otra parte, la encerrona la que estamos sometidos en alto o bajo porcentaje, es también otra prueba para la unidad familiar. Estoy seguro que en la mayoría de los casos ha sido algo positivo para todos. Pero sin la Madre como ejemplo y guía es más difícil superar estos momentos, aunque  no imposible.

Por todo ello y mucho más, debemos profundizar el amor y el respeto a la Virgen  María, madre de Jesús y receptora de nuestras angustias existenciales y humanas. En ella encontraremos muchas lecciones de vida, útiles para todos los efectos. En definitiva queremos significar el valor de la Madre para el desarrollo integral de la familia.

Algunos tienen su madre viva, lejos o cerca. A otros se nos fue hace mucho o poco tiempo. Pero el ejemplo de sus lecciones de vida en todas las circunstancias ha sido muy importante. Invito a quienes lean estas palabras a reflexionar, en nombre de sus madres, sobre la trascendencia de la familia, su valores y la necesidad de fortalecer al máxima esta institución sagrada y de valor insustituible para el desarrollo de todos.

Venezuela vive una de las etapas más obscuras y dramáticas de su historia. Esto hace más necesario lo comentado anteriormente. Luchemos todos por fortalecer el valor de la Madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible. Ese pluralismo indispensable para la vida en Libertad podría ser la clave para el mejoramiento y limpieza de este presente tan comprometido.

[email protected] | https://alvarezpaz.blogspot,com

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Una semana en Maracaibo

Tengo la impresión de que lo peor ya pasó, pero aún no podemos darle rienda suelta al deseo creciente del reencuentro con toda Venezuela. Pronto lo haremos, afirma Álvarez Paz

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía