martes, 22 de junio de 2021 | 11:58 AM

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Es conocido que en la lucha política, la esperanza necesita un sustento para existir, para no quedarse reducida a “vapores de la fantasía”, como se dijo alguna vez, ya lejana. El sustento puede ser de variada índole: una ideología, una causa política, un partido político, un líder con fuerza o un conjunto de líderes, en fin, se trata de una enumeración abierta. Pero la esencia del sustento es la creencia, el asentimiento, la conformidad con alguna cosa, sea ésta un ideal, un movimiento o una persona. Sin credulidad, no hay sustento, y sin sustento no hay esperanza en la lucha política.

Cualquier similitud de lo anterior con la realidad venezolana no tiene nada de coincidencia. Es el meollo de la tragedia, del atasco que impide que se abran de verdad los caminos del cambio efectivo, a pesar de las miserables condiciones en que sobrevive la mayoría abrumadora de la población, por el dolo y la negligencia de la hegemonía roja y sus satélites. Lo que se llama “catástrofe humanitaria” no es una expresión sin contenido. No. Es el padecimiento cotidiano de millones de venezolanos. Y sin embargo, la hegemonía continúa en el poder.

¿Por qué? En gran medida porque la hegemonía es eso: una hegemonía, un proyecto de dominación que utiliza algunas formas o trapos de democracia para proyectar un disfraz, dentro y fuera del país. Y además con botijas tan repletas como persuasivas, no para el pueblo, que termina recibiendo migajas, sino para los grupos político-militares-financieros, sus mutaciones multicolores, y sus no pocos aliados externos, comenzando por los patronos cubanos. Si no se entiende esto, pues me parece que no se entiende nada,

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error. La cuestión no es técnica, es política, es de comprensión de la naturaleza de la tragedia y de los medios legítimos para enfrentarla. Amplios como lo consagra y exige la Constitución formalmente vigente.

En el presente, la esperanza de cambio tiene un sustento muy precario, para decir lo menos. El poder establecido está ostentosamente desacreditado, y los que aspiran a sucederle no han podido, sabido o querido -esto último, es importante- promover las oportunidades para darle sustento creíble y sólido a la aspiración de superar la hegemonía. Una situación que debe ser transformada de raíz. No nos cansemos de luchar para que así sea.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Corte Penal Internacional: Carpetazo avisado

La Corte Penal Internacional, CPI, es un órgano cuyo objetivo es asegurar que los más graves crímenes no queden impunes. No fue creada para deponer gobiernos. De hecho, tampoco ha depuesto ninguno.

De la familia alacrán y la sociedad socialista en Guayana

La era de Rangel Gómez en Guayana, primero en la CVG y luego al frente de la Gobernación del estado, es prueba del comportamiento sin brújula de las organizaciones opositoras ante el modelo chavista y de la acción contra el texto constitucional. | Foto William Urdaneta

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Menos mal que Agustín Lara era feo

La vida amorosa de Agustín Lara está enraizada en lo orgánico, en los celos y la desconfianza, en la violencia del mundo lupanar, en su propio dolor, pero sobre todo y por qué no decirlo, para él la mujer fue ansia de exploración y búsqueda.

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta