viernes, 18 de junio de 2021 | 11:06 AM

El robo nuestro de cada día

La Cantv ha subido las tarifas y presta el peor servicio del mundo…, la “nacionalizaron”. ¿Para qué? ¡Para destrozarla, como han destrozado todo el país y luego convertirla en un antro de abusos y robos! | Foto William Urdaneta

La Cantv ha subido las tarifas y presta el peor servicio del mundo…, la “nacionalizaron”. ¿Para qué? ¡Para destrozarla, como han destrozado todo el país y luego convertirla en un antro de abusos y robos! | Foto William Urdaneta

@cjaimesb

Todos los días recuerdo a mi amigo el rabino Pynchas Brener. No sólo por sus enseñanzas y su grata conversación, sino porque hace como quince años él me dijo: “La crisis venezolana es política. ¡Claro que es política! La crisis venezolana es económica. ¡Claro que es económica! La crisis venezolana es social. ¡Claro que es social! Pero la mayor crisis que tenemos en Venezuela es la crisis de valores.

Hugo Chávez corrompió a su círculo más cercano para tenerlos con la rienda corta y poder dominarlos. Pero esa corrupción permeó hacia abajo. “Si mi jefe roba, ¿por qué no voy a robar yo…?” es el razonamiento o la excusa.

Ahora Nicolás Maduro ha permitido el robo no sólo como mecanismo de chantaje, sino para pagar los sueldos que no tiene cómo pagar, o sencillamente, no quiere pagar. Así, los soldados que están en las alcabalas los días de cuarentena radical se hacen de un sueldazo mensual, que ya quisieran ganar los profesionales venezolanos. De igual manera, los empleados públicos, que para cualquier diligencia piden desde una “ayudaíta” (puede ser para obtener un documento legal, un permiso, un servicio, un cupo y ahora para las vacunas) hasta “para el ‘doctor’ o la ‘doctora” y “eso sí, me lo trae en dólares en efectivo”.

Escribo este artículo después de enterarme de que una cuadrilla de Cantv fue a “reinstalar” una línea de teléfono en casa de los vecinos de un primo mío. Él los vio llegar, porque el poste de teléfono está justo en la entrada de su casa. Se acercó y a guisa de chanza, les dijo “cuidado me cortan mi línea”. ¡Bingo! No habían pasado unos minutos cuando se le fue el internet que tiene asignado a su línea telefónica: se la habían cortado. Salió a decirles que le habían cortado la línea. Los técnicos ni se inmutaron. Mi primo les tomó fotos para documentar el abuso. Pero ellos siguieron como si nada.

El que estaba en la escalera terminó de bajar, la dobló y la metió en la camioneta. El otro, que parecía ser el jefe, le dijo “nosotros no tenemos que ver nada con eso”. “¿Cómo no van a tener que ver con eso si estaba funcionando hasta que ustedes empezaron a jurungar los pares?”, les reclamó. Dos técnicos que estaban más arriba se acercaron. “Bueno, si quiere tener línea, eso le va a costar unos realitos”. Mi primo entró en cólera. La educación con que los trató inicialmente dio paso a reclamos muy severos y hasta groseros, producto de su ira. Pero los tipos se fueron tranquilazos. Total, ya habían cobrado. Si mi primo quería su línea de vuelta, tendría que bajarse de la mula de igual manera.

Los vecinos pagaron $250 por recuperar su línea. ¡Doscientos cincuenta dólares equivalen a cien sueldos mínimos o más! ¿Es que hay que pagarles a todos los que prestan servicios, aparte de lo que cuesta el servicio? La Cantv ha subido las tarifas y presta el peor servicio del mundo. Ya casi nadie tiene teléfono de una compañía que cuando estaba privatizada, funcionaba a las mil maravillas. Pero no, la “nacionalizaron”. ¿Para qué? ¡Para destrozarla, como han destrozado todo el país y luego convertirla en un antro de abusos y robos!

Yo no sé cómo vamos a reconstruir el país cuando esto se acabe. Pero sé que va a costar mucho. La corrupción se convirtió en una manera de vida y… ¿cómo se detiene eso?

Si estuviera vivo mi queridísimo y admiradísimo Luis Alberto Machado, me diría “con educación, educación y más educación… La educación no es una prioridad… ¡La educación es LA prioridad!”.

Pero no hay que perder las esperanzas. Todavía queda algo de reserva moral en el país. Y esa reserva tendrá que hacer acopio de todos sus recursos para enfrentar al monstruo que está comiéndose al país desde sus entrañas.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Me retracto y pido disculpas

Nunca le he hecho daño a nadie adrede, y no quiero hacerlo en los últimos años de mi vida. Por eso me retracto y les pido disculpas públicas. | Foto William Urdaneta

Las maras venezolanas

Los llamados “colectivos”, supuestos a ser promotores de actividades culturales, defensores de la democracia y de la revolución bolivariana, se convirtieron una fuerza paramilitar, que desde hace rato se le fue de las manos al régimen, primero de Chávez y luego de Maduro. | Foto BBC Mundo

El robo nuestro de cada día

La Cantv ha subido las tarifas y presta el peor servicio del mundo…, la “nacionalizaron”. ¿Para qué? ¡Para destrozarla, como han destrozado todo el país y luego convertirla en un antro de abusos y robos! | Foto William Urdaneta

Hipócritas y arrogantes

Si estudiaron El Capital, dejan atrás las teorías de Marx sobre dinero, valor y trabajo. Los reales sirven para comprar todo lo que quisieron tener y no tuvieron y para ello no tienen que trabajar, solamente echar mano del tesoro público... para eso llegaron al poder. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.