lunes, 17 de mayo de 2021 | 3:57 PM

El “rebranding” de la MUD

El tipo de tesis que la MUD y su sociedad civil, ahora disfrazadas de frente amplio, no pueden asumir porque ellos forman parte de ese sistema clientelar de partidos que, junto al régimen chavista, hay que liquidar.

La tarjeta electoral de la MUD ya no existe, pero esta alianza de franquicias partidistas sigue operando. Ahora escondida tras el velo del llamado Frente Amplio. Esta extraña asociación de partidos colaboracionistas y representantes del chavismo originario está organizando un congreso para, según dicen, presentar propuestas al país. Dichas propuestas estarían basadas en la ideología de los consensos y la negociación, seguramente adornadas con una retórica abundante de promesas vacías y desconectadas de la dramática realidad que vive Venezuela.

La verdad se trata de otro sofisticado esfuerzo de mercadeo para intentar deslizar las ideas de una nueva ronda de negociaciones con el régimen, y eventualmente participar en otras elecciones el próximo 2019.

La falsa oposición electoral ha sacado sus cuentas. Sabe que veinte años de fracaso de sus tesis conciliadoras y colaboracionistas le ha llevado a perder el respaldo popular. Sin este respaldo, los partidos de la MUD valen cero. No sólo electoralmente, sino en cualquier mesa de negociación, pues queda claro que solo se representaban a sí mismos y que ya perdieron hasta la capacidad de convocar a una protesta pública.

La misión fundamental del llamado Frente Amplio es que las masas que han abandonado a los partidos colaboracionistas regresen nuevamente a su carril. Para esto era necesario no solo cambiar el ya desprestigiado nombre de la MUD y adoptar otro más engañoso, sino además crear la apariencia de unos eventos donde una supuesta sociedad civil debate y elabora propuestas.

Lo que no dicen es que esa sociedad civil que convocan está conformada por representantes gremiales y sindicales que han salido precisamente del seno de estos partidos colaboracionistas. Así, los dirigentes más desprestigiados se hacen momentáneamente a un lado para que otros menos desprestigiados asuman la vocería y sean los encargados de vender las nuevas tesis plenas de engaño e ilusión.

La falsa oposición ha cabalgado estos veinte años sobre promesas que solo han conducido a legitimar y entronizar el régimen chavista. Ha sido una forma de hacer política que ha fracasado, y si lo permitimos, dejará el chavismo en el poder dos décadas más.

El padre José Virtuoso, miembro del llamado Frente Amplio, declaraba hace unos días que una de las cosas que intentan lograr con ese congreso es “reavivar la esperanza”. Aquí desnuda el padre Virtuoso el activo más preciado de los operadores políticos de la falsa oposición, porque si algo necesitan para seguir subsistiendo es precisamente la esperanza de la gente materializada como un cheque en blanco. En otras palabras, que la gente les siga creyendo sin tomar en cuenta fracasos y traiciones.

Más que el reciclaje de falsas promesas sazonadas con una retórica ambivalente, lo que Venezuela necesita son tesis políticas firmes, claras y transparentes para derrocar al Estado chavista y luego recuperar la república. El tipo de tesis que la MUD y su sociedad civil, ahora disfrazadas de frente amplio, no pueden asumir porque ellos forman parte de ese sistema clientelar de partidos que, junto al régimen chavista, hay que liquidar.

Más del autor

El “rebranding” de la MUD

El tipo de tesis que la MUD y su sociedad civil, ahora disfrazadas de frente amplio, no pueden asumir porque ellos forman parte de ese sistema clientelar de partidos que, junto al régimen chavista, hay que liquidar.

Las dudas en la FANB

Es una vergüenza que el ministro Vladimir Padrino López tenga que pedir a sus oficiales que no duden y actúen frente a los ataques de la guerrilla. De esta forma, admite con claridad que la FANB está paralizada frente al crimen, que son incapaces de defender la integridad del territorio y, lo más grave, que dudan a la hora de actuar frente a esos grupos armados.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Destrucción y chatarra

Vista la devastación no hay que ser muy avispado para concluir que el poderoso es en esencia un chatarrero, graduado con honores en la universidad de la horrura y la escoria. | Foto cortesía

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Siempre hubo algo que leer…

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

El valor de la Madre

Luchemos todos por fortalecer el valor de la madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible.