miércoles, 1 de diciembre de 2021

El “nuevo año” y Maduro

Sólo una cosa sí podría hacer Maduro para que el 2019 tuviera siquiera una mínima oportunidad de ser un año grande para Venezuela. Y esa cosa es irse del poder. No me refiero a irse por obra de su espontánea voluntad, pero por lo menos aceptar irse del poder.

Por definición y por experiencia, con el señor Maduro no pueden haber años nuevos, sino solamente años viejos. Años marchitos por la ruina económica, la catástrofe social, el despotismo político, la rampante corrupción, y la destrucción generalizada de la nación venezolana. Quién no se haya dado cuenta de esto, no se ha dado cuenta de nada.

No obstante, el señor Maduro desea, en declaraciones oficiales, que el 2019 sea un año grande para Venezuela. Y en un convencional mensaje de fin de año, volvió a utilizar ditirambos y rimbombancias para tratar de caracterizar a todas las maravillas que, según él, vendrán para Venezuela en el 2019. La entrevista con Ramonet debe ir por allí. En el mejor de los casos eso es pura paja. En realidad, es pura tragedia.

Sólo una cosa sí podría hacer Maduro para que el 2019 tuviera siquiera una mínima oportunidad de ser un año grande para Venezuela. Y esa cosa es irse del poder. No me refiero a irse por obra de su espontánea voluntad, pero por lo menos aceptar irse del poder. Ello permitiría la posibilidad de que comenzara una nueva etapa en el país; que pudiera iniciar el muy complejo camino de la reconstrucción integral de nuestra patria.

No creo que Maduro tuviera eso en mente cuando proclamó la grandeza del año 2019… Pero sería lo único que podría hacer grande o bueno al año que pronto comienza. Que haya un cambio político de fondo que, desde luego, sería imposible sin la salida de Maduro. ¿Hay condiciones para eso? Claro que las hay: ruina económica, catástrofe social, despotismo político, rampante corrupción y destrucción generalizada de la nación venezolana, son condiciones más que suficientes.

Ahora bien, ¿hay voluntad política para alcanzar ese cambio? En factores reconocidos del espectro oficialista, que se han separado de Maduro, sí parece haber voluntad en ese sentido. Entre los factores principales de la oposición política, esa voluntad luce minoritaria. Por ello cobra mucha importancia el reciente pronunciamiento de los juristas con conocimiento en derecho constitucional, al reiterar el carácter ilegítimo, del régimen de Maduro.

Ojalá y sean debidamente atendidos por los que están, prioritariamente, llamados a hacerlo. En la base social del país, esa voluntad existe pero espera una conducción decidida para poderse manifestar.

Para que Venezuela tenga, en rigor, un “nuevo año”, es indispensable que el ripioso régimen que Maduro encabeza, sea superado, sea dejado atrás. De lo contrario es imposible que haya nada nuevo, nada innovador, nada esperanzador. Y lo que se necesita no es sólo un nuevo año, sino una nueva época, un nuevo período de nuestra historia. Uno que nos abra los caminos del desarrollo y la democracia.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

Qué sigue en los juicios contra Carvajal y Saab

Malos augurios, para la cúpula de los desgobernantes de Venezuela por los comprometedores secretos guardados, hasta ahora, por Carvajal y de Saab.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Grietas y volcanes

Los resultados de las elecciones legislativas en Argentina y de las presidenciales en Chile, obvian abundar en información y explicaciones. Además se le suma Brasil donde el expresidente Lula encabeza las encuestas para las presidenciales del próximo año.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.