martes, 28 de septiembre de 2021

El necesario impulso para el Acuerdo de Salvación Nacional

Las movilizaciones en toda Venezuela, el pasado 5 de julio han venido a otorgar un impulso popular sustancial, en coyuntura de pocas buenas noticias para la causa democrática. | Foto @jguaido

Las movilizaciones en toda Venezuela, el pasado 5 de julio han venido a otorgar un impulso popular sustancial, en coyuntura de pocas buenas noticias para la causa democrática. | Foto @jguaido

@ottojansen

En un trance largo, harto prolongado, de enorme crisis en todos los planos de la vida de Venezuela, no estamos para la espectacularidad y los efectos electrizantes; la población pide acciones concretas, fuera de retóricas, y hasta prefiere que la dejen lidiar “por sí misma” con sus penurias. Nos encontramos, además, con la sombra de la muerte, que toca puertas puntualmente ahora por la pandemia, agravada por la carestía y la desorganización de los operativos de vacunación.

De allí parte la propuesta de encontrar soluciones inmediatas, pero con la consistencia de que el foso institucional, político, económico y social no pueda ser una consigna. Ni siquiera puede ser el voluntarioso llamado al voto teniendo, en el mejor de los casos, algunas condiciones que apertrechen la decisión soberana, aspecto que no cuenta en este momento para cualquier sufragio. Se trata de lograr plenamente mecanismos sólidos y de garantías en el tiempo, para que puedan ensancharse las vías del estado de derecho y del desarrollo.

Por eso la propuesta del Plan de Acuerdo de Salvación Nacional, impulsado por la legítima Asamblea Nacional y Juan Guaidó, tiene sentido, con la justa conciencia de los esquinces y sinuosidades que el proceso revolucionario con su carga totalitaria implica. Esto también significa que el camino no se detendrá con unas elecciones o un posible y deseado acuerdo, si no que a los factores actuantes – de expresión de la alternativa libertaria- les tocara la lucha consecuente por ahondar los mecanismos de estabilidad democrática en el país. Son demasiadas las trincheras creadas (que sabrán mimetizarse seguramente como ocurre en este tipo de procesos) por el chavismo, como para pensar que instituciones sin la ayuda internacional o sin la calificación de quienes la integren serán per se agentes de transformaciones y de cambios.

Pero para los venezolanos y guayaneses que hemos llorado las víctimas del ataque político revolucionario, que seguimos presenciando persecuciones a quienes disienten o muestran verdades al régimen, que sabemos del horror en la que pierden la vida los presos políticos, y a la gente que ha visto morir de hambre a familiares, ha visto la ruina de sus inversiones, que viene contemplando la deshumanización de los gobernantes rojos enfrascados en sus riquezas y cálculos; a ese ciudadano, al presentársele un pergamino de acciones, muchas de ellas parcialmente ensayadas (las negociaciones), o descubrir los lances de dirigentes políticos ávidos de sus propias posiciones y negadores del esfuerzo unitario (casos Capriles, López y Machado), se les ha hecho cuesta arriba entusiasmarse con una propuesta de Acuerdo de Salvación Nacional, que explica con detalles y firmeza el restablecimiento de la vigencia del orden constitucional (desde la atribución de la Asamblea Nacional elegida en 2015 y la figura del presidente interino) en cuanto al punto electoral (cronograma con elecciones presidenciales, parlamentarias y regionales), que no ha tenido validación interna, ni externa desde 2018.

El acuerdo motiva razones para la facilitación de la ayuda humanitaria, para un país en emergencia social y económica, y propone de forma inmediata la implementación del Plan Nacional de vacunación que garantice la vida de los venezolanos ante riesgo por el COVID -19.

En Bolívar se salva quien pueda

Las movilizaciones del 5 de julio en toda Venezuela, con sus altas y bajas, han impulsado un poder popular sustancial, un evidente refrescamiento en coyuntura de pocas buenas noticias para la causa democrática: ¡Prende el Acuerdo de Salvación Nacional! Es convincente; hay apoyo. Esto merece la celebración que supone ir dejando atrás las trampas impuestas por el gobierno de otorgarse legitimidad al costo que sea, y dejar en claro ante la opinión pública el papel colaboracionista -con negocios incluidos- que ha jugado con rudeza los denominados “alacranes”, la “mesita” y afines locales a esa “oposición” financiada por el socialismo del siglo XXI.

Mientras tanto, en la extensa Guayana, el panorama es de ir por sobre decisión de los factores opositores nacionales (de participar o no hacerlo) a las elecciones regionales convocadas por Maduro. La amplia mayoría de los partidos en el estado Bolívar (los tradicionales institucionalistas y los otrora contestatarios) no pretenden aguantar la exigencia del compromiso de luchas con la gente hasta obtener una solución que involucre a la Republica y prefieren entenderse con los revolucionarios, lo que seguramente les permite tranquilidad, beneficios personales y grupales, en esta difícil coyuntura. Podrán, de ese modo, continuar enarbolando banderas de una democracia vacía de derechos colectivos. Apuestan, y esto es un secreto a voces, a tener los candidatos que sean, aun sin condiciones, que por supuesto permitirán las archiconocidos fraudes del régimen.

El acuerdo que trabaja Guaidó con la comunidad internacional, en esta región, ha sido interpretado por los políticos como una versión libérrima de sálvese quien pueda. Toca entonces a los guayaneses que han aguantado los embates del totalitarismo; a esa mayoritaria población que nunca gana con estos parapetos electorales, descubrir lo mejor que tal vez quede en esos partidos, extraer fuerzas de sus principios y de su coraje democrático e imponer las luchas, ejemplaridad y dirección que los “vivos del política regional han vendido (los viejos aliados de Rangel Gómez y los nuevos alacranes), hacia la restitución de la democracia, el progreso y la libertad.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Un tiro al piso

La motivación por recuperar la institucionalidad perdida de manera particular en las provincias y rescatar y reimpulsar la noción de gestión pública desaparecida tiene ecos en los propósitos de la ciudadanía regional. | Foto William Urdaneta

Las batallas por el agua

Los bolivarenses no tienen acceso a los montos asignados para la construcción de acueductos modernos ni a los documentos oficiales para determinar los millones de bolívares o dólares que debían mostrar las obras culminadas, mil veces diagnosticadas en décadas pasadas. | Foto cortesía

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta

Sobre festines con pobreza

Lo mejor que sucederá en la región es que la indiferencia ciudadana sea tan evidente para esas fórmulas electorales circenses que los borre del mapa político en el propósito de enfrentar el modelo chavista. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Gobernanza global, criminalidad, y democracia

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado IDEA, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

¡Llegaron los robots!

Mecanismos más sofisticados con el paso del tiempo, más eficientes, con mayor musculatura, pero sobre todo, más constantes que sus predecesores de carne y hueso, en materia de valores éticos. | Foto cortesía

Cuidar a los cuidadores y cuidarse uno también  

Se sabe que la violencia intrafamiliar se ha incrementado en buena parte por las dificultades en el manejo de las emociones por parte de los padres. ¿Quién los acompaña a ellos?

Un tiro al piso

La motivación por recuperar la institucionalidad perdida de manera particular en las provincias y rescatar y reimpulsar la noción de gestión pública desaparecida tiene ecos en los propósitos de la ciudadanía regional. | Foto William Urdaneta

Sobrevivir a mi tiempo

Hay escritores que escriben para colmar las insaciables apetencias de su voraz ego; son los escritores ególatras y narcisistas que escriben para contemplarse indefinidamente en el pozo insondable de sus vanidades. Contra eso no se puede hacer nada.