lunes, 17 de mayo de 2021 | 2:15 PM

El Grupo de Lima o el síndrome de la Cenicienta

O la memoria del Grupo es corta o su fragilidad de principios es tanta que se revela incapaz de fijarle un norte a nuestras sociedades, un punto mínimo de discernimiento que las ayude a separar la paja del heno -no hablemos de distinguir las democracias de las dictaduras- o cuando menos a distinguir entre la decencia y la indecencia.

correoaustral@gmail.com

Dos recientes declaraciones de gobiernos miembros del Grupo de Lima llaman a severa reflexión.

Uno de ellos, el de Colombia, por voz de su embajador en Washington, afirma que no habrá salida posible en Venezuela sin la unidad de la oposición, mientras que el reciente vicepresidente electo de Brasil sostiene que el régimen de Nicolás Maduro Moros caerá por sí solo.

Lo insólito es la suerte de prórroga de legitimidad que el mismo gobierno colombiano, al que se le anticipa el presidente de Panamá, Juan Carlos Valera, le da al dictador Maduro. En la práctica le consideran un demócrata hasta el venidero 10 de enero. Por lo visto y en un tris la magia democrática le dejará desnudo y en la calle, como a la Cenicienta, cuando las manecillas del reloj se junten a las 12:00 de la noche del día precedente, que será un miércoles.

El espectáculo no puede resultar más bochornoso.

Si cabe -que sí cabe- la imagen de un secuestro para describir la tragedia de los venezolanos, lo protuberante es que las agencias policiales que acuden al sitio del delito y lo constatan, ante la imposibilidad de avenirse para resolverlo, culpan a las víctimas. Tachan a los secuestrados por hacerles más gravosa la tarea, por no saber cómo burlar a quien los mantiene como tales y con uso de la violencia suma.

Así, han vuelto a sus andanzas, en terreno abonado, la comandita de rufianes que integran lo que queda en pie del Foro de Sao Paulo, en primer término, los impresentables expresidentes Ernesto Samper, de Colombia, Cristina Kirchner, de Argentina, y Dilma Roussef, de Brasil. Y entretanto Pedro Sánchez, de España, se apresura a visitar la Meca de la Paz en el Caribe, la sanguinaria Cuba de los Castro.

Su canciller, Josep Borrell, no por azar insiste en que “la salida es política”, es decir y según sus palabras, “lo que salga tiene que salir de un proceso de diálogo entre los venezolanos”.

¡En fin, que vean cómo se las arreglan!

Que cada uno cargue con sus problemas y no fastidie, parece ser la máxima de la diplomacia iberoamericana actual, sólo preocupada por los efectos de la diáspora que le incomoda en sus hogares. Nada más.

Es eso lo que marca a este tiempo en el que hemos dado a Dios por muerto: Todo vale, todo cabe, hasta cambiar de sexo cada vez que se nos ocurra. Y en ese mar de incoherencias, el propio Borrell se permite criticar a Donald Trump, por querer arreglar los asuntos de su casa sin mirar a los terceros. No dice lo mismo, sin embargo, tratándose de AMLO, quien postula otro tanto para México.

Lo del Grupo de Lima es de antología. Dará que hablar a quienes escriban su historia.

Al inaugurar sus sesiones el 8 de agosto de 2017 sostiene de manera firme la existencia de una “ruptura del orden democrático en Venezuela”. Asume el compromiso de accionar para su “restablecimiento”. Y el 23 de septiembre considera que “su gobierno -el de Maduro- quebranta las normas constitucionales, la voluntad del pueblo y los valores interamericanos”. Más claro imposible.

Desde ese tiempo, en consecuencia, el dictador venezolano pierde toda su legitimidad democrática ante los demás gobiernos de la región. Les incomoda, con razón y derecho, que éste haya tirado por la borda el voto universal, directo y secreto, puerta de entrada a la experiencia de la democracia, una vez como forja a dedo su Asamblea Nacional Constituyente.

Luego vino el frenazo, el galimatías. ¿Quién hizo de gestor o de lleva y trae? Vaya usted a saberlo.

El Grupo, llegado el 26 de octubre, pide ahora un acuerdo negociado entre las partes -entre el secuestrador y sus secuestrados- y “exhorta a las diferentes fuerzas de oposición a mantener su unidad”. Al punto que el 23 de enero de este año, se desdice, ahora sí, palmariamente. Al igual que Maduro, quien se burla de la Constitución, a los gobiernos reunidos en Lima les resultan exquisitas las categorías de la Carta Democrática Interamericana. Declaran, de suyo, tácitamente, que no hay más “ruptura” en Venezuela y tampoco que Maduro “quebranta las normas constitucionales”.

Lo planteado, para lo sucesivo, es “el retorno a la normalidad democrática” luego del período de anormalidad existente. Todo queda en manos de Danilo Medina, presidente dominicano y del gran celestino de la narco-dictadura venezolana, José Luis Rodríguez Zapatero.

O la memoria del Grupo es corta o su fragilidad de principios es tanta que se revela incapaz de fijarle un norte a nuestras sociedades, un punto mínimo de discernimiento que las ayude a separar la paja del heno -no hablemos de distinguir las democracias de las dictaduras- o cuando menos a distinguir entre la decencia y la indecencia.

¿No le basta, acaso, el deslave de impudicias para el que se juntan la Odebrecht, Lula da Silva y sus camaradas, y los cárteles colombo-venezolanos del narcoterrorismo?

Han contaminado con sus crímenes y corruptelas a una parte importante de las élites en el hemisferio. Mas algunos observadores respetables – leo días atrás – prefieren pastorear nubes. Atribuyen a la crisis de bienestar el desencanto democrático y la amenaza de los Bolsonaro. No se dan por enterados del resto, del hartazgo, que es lo esencial. Nada les escandaliza que se negocie “políticamente” con los jefes del narcotráfico.

Más del autor

La falacia del pensamiento único

El Foro de San Paulo, corregido por el Grupo de Puebla que le afina el desafío deconstructivista que comparten: “rechazar el paradigma de una “cultura única global” y abogar por la multiculturalidad”.

La perturbación “progresista” del lenguaje

Desde nuestros orígenes como civilización, esa Mnemósine o relación con las musas tomaba su nombre de un río del Hades, “agua del que fluye fresca”, opuesto a otro llamado Lete o el río del olvido, cuyas corrientes bañan al inframundo donde las almas de los muertos beben para perder “todos los recuerdos del mundo de los vivos”.

Mientras occidente calla

La Agenda 2030 deja como objeto de museo a la democracia y al Estado de Derecho -síntesis que son de la cultura judeocristiana y grecolatina- y así como el Foro y el Grupo se curan en salud haciéndose víctimas, denunciando que los persiguen a través de una modalidad de “guerra híbrida”.

El cinismo paulista se instala en Paraguay

La razón no es distinta de la que han impulsado contra los gobiernos democráticos de la región -los verdaderos, sin adjetivos que los dividan- al objeto de instalar sobre sus cenizas otra dictadura del siglo XXI.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Destrucción y chatarra

Vista la devastación no hay que ser muy avispado para concluir que el poderoso es en esencia un chatarrero, graduado con honores en la universidad de la horrura y la escoria. | Foto cortesía

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Siempre hubo algo que leer…

Estoy triste. Triste porque termina una fuente de trabajo más. Triste por la tristeza de mis amigos. Triste porque un país que no lee está condenado a no levantar cabeza. | Foto cortesía

El valor de la Madre

Luchemos todos por fortalecer el valor de la madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible.