domingo, 16 de mayo de 2021 | 11:11 AM

El futuro ya llegó

Venezuela tiene cómo salir adelante, pero hay que tomar las decisiones que se necesitan. El objetivo primario sigue siendo la liquidación de la usurpación, es decir, del régimen y la salida inmediata de Maduro y su camarilla destructora.

oalvarezpaz@gmail.com

Los demócratas debemos entender que el futuro se construye día a día. No se trata de un compromiso de futuro sino de una obligación impuesta por nuestras convicciones y por la dura realidad nacional.

Venezuela está en fase de disolución acelerada, de desmembramiento institucional y territorial, bajo el dominio activo del régimen cubano y la presencia operativa de los peores factores que azotan a la humanidad entera. El narcotráfico, considerado en esta época un instrumento formidable para controlar la vida de muchas naciones mediante las acciones de sus estructuras macro y micro delincuenciales. El terrorismo, no sólo islámico, de la más variada naturaleza. La incapacidad, por ignorancia o falta de experiencia. La corrupción generalizada que toca a casi todos los sectores públicos y a los privados con la excusa de la supervivencia. Todo ello bajo el manto de un socialismo comunistoide fracasado en el mundo entero, pero que pretenden revivir aquí, en Latinoamérica, mediante acciones subversivas a la vista en países hermanos que resisten la sistemática agresión de quienes cumplen las ordenanzas de la pasada reunión del Foro de San Pablo realizada en Caracas.

Objetivo primario son Colombia y Venezuela. Es indispensable una férrea unión de ambas naciones. No para volver al pasado. No. Lo que se impone es la construcción de una nueva y diferente etapa, distinta a todo cuanto hemos vivido.

En el caso venezolano es mucho lo que tenemos que hacer. Entre otras cosas deslastrarnos del pasado. No se trata de reconstruir, de rehacer ni de encontrar en lo que dejó de existir la fuente de lo que necesitan las nuevas generaciones. Debemos eliminar ese “re” limitante de ilusiones e iniciativas indispensables.

La situación ofrece ventajas y peligros. Las primeras derivadas de los disparates insólitos de un régimen que no da para más, porque se le agotó lo que tenía. Lo segundo, por la tendencia de apelar a la represión, a la violencia física e institucional contra la ciudadanía utilizando instrumentos formales y bandas criminales bien armadas, dirigidas desde las cabezas del régimen para imponer el miedo, el temor generalizado en la gente.

Venezuela tiene cómo salir adelante, pero hay que tomar las decisiones que se necesitan. El objetivo primario sigue siendo la liquidación de la usurpación, es decir, del régimen y la salida inmediata de Maduro y su camarilla destructora. Esta es la voluntad mayoritaria del pueblo. Puede constatarse a corto plazo con la Consulta Popular que se ha propuesto y el compromiso de todos, incluida la comunidad internacional, de hacer respetar el resultado. “La voz del pueblo es la voz de Dios”.

Más del autor

El valor de la Madre

Luchemos todos por fortalecer el valor de la madre y con ella la necesidad de convertir a todo el país en una gran familia, digna y justa. Sin necesidad de renunciar a principios o preferencias políticas e ideológicas la visión familiar de la nación es posible.

Semana para reflexionar y actuar

El proceso de José Gregorio Hernández llega a su etapa más gloriosa en plena pandemia de coronavirus. Contrasta la vida y obra de este orgullo nacional con la dramática situación del país y la profunda crisis que atraviesa el sector salud tanto en lo material como en lo humano. Todo está a la vista.

Cinismo e incompetencia superlativos

Las frecuentes intervenciones públicas de Nicolás Maduro y los demás jerarcas del régimen son tan cínicas que en sí mismas son el reconocimiento de culpas. Uno de los últimos casos que reafirma lo antes dicho, es el referido a las vacunas y el proceso de vacunación para enfrentar y superar la pandemia. | Foto William Urdaneta

La tarea más importante de hoy

Ni en todo el siglo pasado, el ciudadano común de Venezuela ha sufrido tanto como en esta época. Azotado, entre otras cosas, por el hambre, la insalubridad, la falta de seguridad de las personas y de los bienes y la incertidumbre con relación al futuro inmediato. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Un agitador cultural llamado Willy McKey

Se definía como un agitador cultural, y lo justificaba así: “El artista debe ser agenciador y generar proyectos sostenibles en el tiempo”.

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Nuevo CNE: ¿Inicio del fin?

Si realmente el nuevo CNE es producto de negociaciones serias, los venezolanos recuperaríamos la confianza en el voto; de otra manera sería una burla más.

Madres que son comadres

El domingo es Día de las Madres. Las madres son algo grande, y si se les da herramientas, son capaces de muchas cosas.

De nuestras escuelas surgen futuros investigadores

Si es cierto que todos tenemos la capacidad de investigar, la escuela y la formación académica deben seguir incentivándola, cultivándola y llevándola a los parámetros lógicos de los métodos científicos.