viernes, 3 de diciembre de 2021

El envilecimiento tras el hedonismo

En El retrato de Dorian Gray, el clásico de Wilde, hay un balance perfecto entre el cinismo y la hipocresía del siglo XIX.

@francescadiazm

Entrever la realidad con la fantasía para dar lugar a una crítica social brillante puede parecer demasiado ambicioso. Con su mordacidad e ingenio, el irlandés Óscar Wilde lo logra en su única novela. El retrato de Dorian Gray.

Intentar describir una sociedad es una tarea que muchas veces fracasa. Es fácil aburrir y no lograr caracterizar el tinte de una época si se atiborra de palabras y detalles innecesarios. En el clásico de Wilde, hay un balance perfecto entre el cinismo y la hipocresía del siglo XIX. La nobleza y sus juicios elaborados que escondían grandes pecados; la vanidad y el deseo de encontrar la fuente de la eterna juventud y la corrupción del espíritu en medio de una revolución científica y un movimiento ilustrado que da lugar a la exquisita interpretación del arte que nos presenta el texto.

En las calles de un Londres victoriano, nos dirigen tres personajes: Dorian, la inocencia; lord Henry Wotton, la corrupción; y Basil, la moral. Tres elementos que serán fundamentales en el desarrollo de la historia, en la que también seremos testigos de una apasionada defensa a las artes y una crítica férrea al hedonismo que imperaba en la época. Estas condiciones elevarán a Dorian Gray, debido a su fulgente belleza, hasta ser una de las personalidades más conocidas de aquella sociedad. Belleza, juventud y pureza serán los atributos que a lo largo del texto se nos mostrarán como aliados de la perversión, el narcicismo y ese egoísmo atroz que va a corromper a un muchacho cuyo único pecado será ser muy hermoso y obsesionarse con ello, aseverando que tiene más valor la belleza que la bondad: aforismo que se tuerce al final de este relato plagado de personajes con matices, intencionalidad y que le dan la narración esa sensación de realismo gracias a los diálogos que nos conducen en otra época, de la cual muchos vicios aún se conservan y hacen presencia en tertulias actuales.

El clásico de Wilde es una historia atemporal. Nunca dejará de leerse porque ninguna época, y mucho menos el siglo XXI, es impermeable al narcicismo y a la corrupción.Encuentro en la historia una crítica idónea para los cánones estéticos que siguen siendo parte de nuestro día a día. Nos hemos convencido de que un rostro hermoso siempre tiene buenas intenciones y esa es la creencia que será destrozada por el autor. Dejando como moraleja principal que la verdadera felicidad se oculta en la belleza del espíritu y la tranquilidad de la conciencia.

El ritmo narrativo permite pasar las páginas con rapidez y atrapa al lector con lo satírico de la historia. Como personaje, la mejor obra de Wilde es Henry Wotton, personificación del cinismo y la necesidad, tan reiterada en la prosa, de satisfacer los sentidos. Este personaje alegoriza la decadencia de las sociedades, ceder ante el placer por más egoísta que sea.

La vanidad y el narcicismo caracterizan también el contexto actual, tal vez no en un corte real pero sí en todas las costumbres y tradiciones contemporáneas que siguen poniendo la belleza y el placer por encima de la ética. Belleza y placer a veces dejan al ser humano tan muerto y vacío como un lienzo trabajado sin pasión. El retrato de Dorian Gray expone, de manera lacónica, el contraste entre una belleza arrebatadora y un alma putrefacta. Esa putrefacción que solo puede venir del orgullo desmedido y la perversión. Para Wilde, en este ir y venir, se puede perder el alma.

Más del autor

“El sistema educativo es castrador: se basa en repetir y obedecer”

En medio de un desecho tinglado empresarial y de una ciudad que apenas sobrevive se erigen, tercas, iniciativas culturales que devienen en respiros. Una de ellas es Buscadores de libros, iniciativa fundada por Mariela Mendoza, acaso rara avis, acaso ejemplo impertérrito de aquel oficio llamado librero.

“Venezuela era una parada obligatoria para los artistas de todo el mundo”

La artista venezolana Rosa Unda Souki consagra su obra pictórica a recuperar lo que guarda la intimidad de una casa. Esta fue su inspiración para crear Lo que Frida me ha dado, novela inspirada en sus cuadros de la Casa Azul de la pintora mexicana. | Foto Laure Schaufelberger

“Protestar es como escribir: vas borrando, tachando y mejorando”

Convencido de que el deber de un prosista es suscitar el debate y combatir el detrimento social, Carlos Yusti, pintor y escritor inclinado al ensayo, sostiene que no hay divorcio posible entre lo plasmado en una idea y la realidad de un creador. Con esa concepción entre ceja y ceja ha desarrollado una carrera que muchos aplauden por inspiradora.

“El militarismo y el mesianismo son las grandes enfermedades de Venezuela”

Su feminismo y la disertación histórica fueron las herramientas utilizadas por la escritora Michelle Roche para crear Malasangre, una historia a la que dedicó 15 años de su vida y por la que fue finalista del premio Celsius. | Foto Emilio Kabchi

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.

Profundizar la lucha

El centralismo retoma a la macha competencias en áreas fundamentales como el Puente, el aeropuerto de La Chinita y del Centro de Artes de Maracaibo Lía Bermúdez. Todo esto sería muy grave de ser cierto.

La materia del poema

Hay que estar claros, poesía y poema son dos lados de una misma esfera. El poema es poesía erguida, y la poesía está en el mundo para ser reconocida.