martes, 28 de septiembre de 2021

El ejemplo de Sadio Mané

Los pobres del mundo necesitan a personas como Sadio Mané, que los ayuda a salir de la pobreza. No a quienes los usan para hacerse groseramente ricos y peor aún, obscenamente indiferentes. | Foto cortesía

Los pobres del mundo necesitan a personas como Sadio Mané, que los ayuda a salir de la pobreza. No a quienes los usan para hacerse groseramente ricos y peor aún, obscenamente indiferentes. | Foto cortesía

@cjaimesb

Sadio Mané es uno de los jugadores de fútbol más famosos del mundo. Humilde, trabajador incansable, nunca ha olvidado sus raíces. Sus padres todavía viven en el pequeño pueblo de Banbali en el sur de Senegal, donde nació y creció.

Cuando era adolescente manifestó sus deseos de jugar al fútbol profesionalmente. Sus padres trataron de disuadirlo, pues para un senegalés pobre, aquello era irrealizable. Le insistían en que debía concentrarse en su trabajo escolar. Pero Sadio, decidido a demostrarles cuán equivocados estaban, se dedicó con alma, vida y corazón al fútbol. Y esa dedicación fue finalmente recompensada. El primer paso en firme se cristalizó cuando fue adquirido por la Generation Foot Academy en Dakar. En 2011 se dirigió a Francia cuando la ciudad de Metz lo contrató para jugar en su equipo. Hoy es la estrella del Liverpool FC de Inglaterra, con un sueldo de aproximadamente $200 mil por semana.

Sin embargo, Mané no es de los pretenciosos. Tampoco gasta en excesos. Recientemente en las redes reportaron -fotos incluidas- que fue visto en muchos lugares con teléfonos móviles rotos. “¿Por qué alguien que gana casi un millón de dólares al mes anda con celulares rotos?” era la pregunta que muchos se hacían. Me puse a buscar la respuesta y la encontré en Quora:

“Cuando se le preguntó al respecto, dijo que lo arreglaría”. 

“¿Por qué no comprar uno nuevo?”. 

“Puedo comprar mil. También diez ferraris, dos jets, relojes Diamond o muchas otras cosas, pero me dije: ‘¿para qué necesito todo esto?’. Padecí la pobreza, y entonces no pude aprender. Pero ahora construí escuelas para que los niños pudieran aprender. Yo jugaba sin zapatos, no tenía buena ropa, no tenía comida. Tengo tanto hoy que quiero compartirlo con mi gente en lugar de presumir. ¿Qué harán estos objetos por mí y por el mundo? No necesito exhibir autos de lujo, casas de lujo, viajes y hasta aviones. Prefiero que mi gente reciba un poco de lo que la vida me ha dado”.

Y así ha sido: Mané es frugal consigo mismo y generoso con los demás. Recientemente pagó por la mejora de la mezquita local, como observante musulmán que es. Donó $57.000 para ayudar a combatir el coronavirus en Senegal, “un soplo de aire fresco”, según las autoridades sanitarias del país. En sus redes sociales apoyó decididamente la campaña de tomarse las cosas en serio e instruyó a sus seguidores a usar mascarillas, lavarse las manos adecuadamente y desinfectarse con regularidad.

En 2018 donó $280.000 para construir una escuela en Banbali. En julio de 2019, Mane visitó su ciudad natal para supervisar personalmente el sitio de construcción y asegurarse de que todo fluyera sin problemas. “La educación es muy importante. Esto es lo que les permitirá tener una buena carrera”, les dijo a los niños.

Quizá lo más increíble que Mané haya hecho fue ir a ayudar a un compañero a limpiar los baños de la mezquita Al-Rahma en Liverpool, donde profesa su fe, horas después de una victoria contra el Leicester City. Limpiaba el inodoro sin darse cuenta de que estaba siendo filmado. Y le pidió encarecidamente al dueño del video que no lo subiera a las redes, porque no lo hacía para promocionarse, sino para ayudar a su amigo.

Cuando su autobús llega a algún destino, quienes descargan los equipajes tienen en Mané una mano amiga que los ayuda. Y en las zonas más desoladas de Senegal, Mané aporta mensualmente $100 como ayuda para cada familia.

Cuando leí su historia, pensé en todos estos revolucionarios de pacotilla que tenemos en Venezuela. Su amor por los pobres duró hasta que descubrieron lo fácil que era robar el Tesoro Nacional. Después de hacerse ricos, no ayudan a nadie, porque nunca quisieron ayudar a nadie. En mi memoria retumban las palabras de Giordani: “la revolución necesita a los pobres”.

Los pobres del mundo necesitan a personas como Sadio Mané, que los ayuda a salir de la pobreza. No a quienes los usan para hacerse groseramente ricos y peor aún, obscenamente indiferentes.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Empezar o no empezar la escuela?

El regreso a clases no es un decreto, sino una planificación, que no debe ser obligatoria, sino de acuerdo a las posibilidades de cada plantel.

USBistas… ¡a defender su universidad!

Mi llamado es a la comunidad USBista en general: tienen que hacer escuchar su voz y plantarse ante esta nueva ignominia con la que el régimen pretende rematar con una estocada mortal a la Universidad Simón Bolívar. | Foto cortesía

Venezuela en blanco y negro

La industria y el comercio viven su peor momento de nuestra historia republicana. Peor que en el siglo XIX, básicamente porque en el siglo XIX los corruptos estaban solo en la cúpula gubernamental. No es esta historia de hoy donde hay corruptos en todas partes. Y no solamente dentro del régimen. Los testaferros, aguantadores y cómplices están a lo largo y ancho de toda nuestra geografía.

¿Cómo debe ser un ministro de Educación?

Un ministro de Educación debe saber organizar, administrar y sistematizar. Debe conocer a fondo qué es lo que está organizando, administrando y sistematizando. | Foto Prensa Presidencial

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

Gobernanza global, criminalidad, y democracia

El Seminario “Gobernanza Global y Crecimiento en Libertad”, auspiciado IDEA, ha dejado lecciones y desafíos para el pensamiento y la acción, muy urgentes de atenderlos.

¡Llegaron los robots!

Mecanismos más sofisticados con el paso del tiempo, más eficientes, con mayor musculatura, pero sobre todo, más constantes que sus predecesores de carne y hueso, en materia de valores éticos. | Foto cortesía

Cuidar a los cuidadores y cuidarse uno también  

Se sabe que la violencia intrafamiliar se ha incrementado en buena parte por las dificultades en el manejo de las emociones por parte de los padres. ¿Quién los acompaña a ellos?

Un tiro al piso

La motivación por recuperar la institucionalidad perdida de manera particular en las provincias y rescatar y reimpulsar la noción de gestión pública desaparecida tiene ecos en los propósitos de la ciudadanía regional. | Foto William Urdaneta

Sobrevivir a mi tiempo

Hay escritores que escriben para colmar las insaciables apetencias de su voraz ego; son los escritores ególatras y narcisistas que escriben para contemplarse indefinidamente en el pozo insondable de sus vanidades. Contra eso no se puede hacer nada.