lunes, 18 de octubre de 2021

El ‘desconfinamiento’ venezolano…

El que no haya gasolina en un país que llegó a ser uno de los países petroleros más importantes del mundo, no tiene nada que ver con el COVID-19, sino con la hegemonía que lo ha devastado en el siglo XXI, y que continuará llevándose por delante lo que pueda, mientras pueda.

La palabra “desconfinamiento”, en relación con el levantamiento progresivo de las medidas de cuarentena, suspensión o restricción de actividades económicas y sociales, y en general del confinamiento colectivo, por causa del coronavirus, se ha puesto muy de moda… Acaso prematuramente como lo indican algunos reportes de rebrotes del virus en zonas en que las autoridades comenzaron a atenuar el confinamiento.

Pero no es propiamente de eso a lo que me refiero en estas breves líneas. Bien sabemos que la propagación del COVID-19 en Venezuela, es un tema del cual no hay información oficial que sea veraz y oportuna -como de absolutamente nada- sino pura propaganda, pura manipulación, pura mentira maliciosa.

El desconfinamiento relativo a estas consideraciones es el de la hegemonía despótica, depredadora, corrupta y envilecida que destruye a Venezuela. En realidad, la palabra “confinamiento” es muy leve para significar el alcance de lo que la hegemonía ha hecho y hace en el país.

Sojuzgamiento es un término más idóneo, o el propósito de convertir a la nación venezolana en una nación de esclavos, como lo entendió y denunció un viejo comunista honesto e irreductible: Domingo Alberto Rangel. La hegemonía ha esclavizado a Venezuela, por tanto desconfinar a Venezuela de la hegemonía, no puede significar otra cosa que liberar a la patria de su presente esclavitud.

Para que ello sea posible, lo más importante no son los medios, sino la conciencia clara de que tiene que ser así. Si la catastrófica realidad venezolana no logra afincar esa conciencia (el porqué), sería muy pero muy cuesta arriba aprovechar los medios más convenientes para superar la hegemonía (el cómo).

Aquéllo es lo primario y esto lo derivado. En especial porque la Constitución formalmente vigente es muy amplia en materia de medios legítimos para defender los principios democráticos. Esa conciencia de cambio indispensable, me parece, se encuentra más establecida en la base social, que en muchos sectores políticos llamados a representar la necesidad del cambio.

Por lo demás, el “confinamiento” venezolano no comenzó con el coronavirus. Tiene añales en paulatino despliegue. Un país carente de servicios públicos esenciales, o de calidad muy precaria -para decir lo menos: electricidad, agua, telecomunicaciones. Un país con una economía derruida, dolarizada a las patadas, en la que el salario mínimo no alcanza ni para adquirir un kilo de queso, amén de la escasez creciente. Un país azotado por el hampa, y por una tan estrechamente vinculada al poder, que son la cara y el sello de la misma moneda.

Un país prácticamente aislado de las principales corrientes de comercio regional, con muy pocas conexiones aéreas, con la imposibilidad de comunicación telefónica ordinaria con el exterior, con severos racionamientos de combustible, etcétera, etcétera, etcétera… Un país así, ¿no es un país en confinamiento? La respuesta es obvia.

Y en el presente, no se suministra gasolina porque no hay gasolina, no por una medida para reforzar la llamada cuarentena. Y el que no haya gasolina en un país que llegó a ser uno de los países petroleros más importantes del mundo, no tiene nada que ver con el COVID-19, sino con la hegemonía que lo ha devastado en el siglo XXI, y que continuará llevándose por delante lo que pueda, mientras pueda. Sí, en Venezuela procede un “desconfinamiento” general, pero no del coronavirus, sino de la hegemonía roja.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.