domingo, 9 de mayo de 2021 | 1:19 AM

El delito de preguntar

Bien por Jorge Ramos. Lo suyo fue un notable aporte para el público, agregó mucha información. Sumó elementos contundentes sobre Maduro y el régimen dictatorial bolivariano que somete a Venezuela.

Jorge Ramos, periodista de Univisión, no elige enemigo chico. Vicente Fox, Fidel, Donald Trump, Nicolás Maduro. Ni chicos físicamente, todos grandes, mucho más lomudos que el colega mexicano, ni por sus funciones: todos presidentes y en casos mandamases con atribuciones extras y pretensiones mayores en la materia. Es que a Jorge Ramos le da por preguntar y es sabido que a los hombres de gobierno les gusta poco que les hagan preguntas sobre aquellos temas que quieren evitar. Les cae mal.

Por supuesto que hay periodistas que hacen preguntas tipo centros a la olla -hay de todo en el reino del Señor-; algunos porque no les da para más -ni la cabeza ni el valor- y otros porque les resulta un buen negocio. Son casos que dan vergüenza y uno se pregunta ¿hasta cuándo?, sin perder la fe en que en algún momento se hará justicia y se sabrá cuánto les pagaron.

Pero ese, por cierto, no es el caso de Ramos. Éste hace preguntas que no le gustan a los señores gobernantes, los que no son capaces de admitir que simplemente se trata de los temas que interesan a la gente, de aquellos asuntos sobre los que la gente quiere saber y sobre los que el pueblo reclama información.

El hombre de Univisión lo ejemplifica claramente: viven en una burbuja y para el caso específico de Maduro “en la burbuja del Palacio de Miraflores” en donde “es todopoderoso” y “cree que solo él tiene la verdad y el poder”. Y va Ramos y a ese señor -un legítimo (en este caso sí) energúmeno- y le muestra un video, ni le pregunta, solo un testimonio de lo que pasa en Venezuela. Y Maduro reaccionó. Como tal.

Bien por Jorge Ramos. Lo suyo fue un notable aporte para el público, agregó mucha información. Aventó dudas, muchas sembradas ex profeso. Sumó elementos contundentes sobre Maduro y el régimen dictatorial bolivariano que somete a Venezuela. Pero no solo en ese plano, sino que al tiempo de desnudar a la propia tiranía y el tirano, le ha quitado algunas ropitas más a todos aquellos que han sido socios y cómplices del régimen, que con el cuento de ser partidarios del diálogo, la vía pacífica y la reconciliación, han respaldado a Maduro y le han dado tiempo. Todo ese tiempo, el de por lo menos los últimos dos años, en que los chavistas y sus colectivos facistas han arrasado .

Pero esto de las preguntas indiscretas que molestan no solo pasa en Venezuela -lo que es previsible en una dictadura- sino que pasa en otros lados e infelizmente en los EE UU donde Trump -quien no le va a la zaga a Maduro en determinadas legitimidades- se ha transformado en uno de los mayores enemigos de la libertad de prensa y el derecho de los estadounidenses a saber qué pasa, y lo que está pasando nada menos que en la Casa Blanca.

Noticias venidas desde Vietnam consignan que a tres corresponsales, de las agencias Associated Press, Reuters y Bloomberg, no les fue permitido el ingreso al inicio de la cena entre Trump y el jefe norcoreano Kim Jong-un. No pudieron cubrir esa información por orden de la Casa Blanca según las noticias que indican a la vez que los tres profesionales integraban la lista de trece corresponsales autorizados para “seguir a Trump”.

¿Y cuál fue la razón?

Y ahí está la madre del borrego: estos periodistas, poco antes le habían preguntado a Trump sobre las declaraciones de su exabogado Michael Cohen y si había dado marcha atrás -esto es, reculado- respecto a la desnuclearización de Corea del Norte.

Les dio por preguntar y el efecto fue similar a lo ocurrido en Miraflores cuando Ramos le mostró el video a Maduro. En el caso de Venezuela no habría que sorprenderse mucho pero lamentablemente en el de Trump tampoco dado todo los antecedentes, lo que es tan o más preocupante.

Lo que importa, en definitiva, es que el público se entere de cómo son las cosas, razón por la cual no hay que dejar de preguntar. Les guste o no a los grandes señores.

Más del autor

Todo empezó con…

El gol que hizo “con la mano” a Inglaterra en el Mundial de México de 1986. Para los argentinos fue la “revancha” por la derrota en la guerra de Las Malvinas. Un triste consuelo. Fue el gol más recordado del astro argentino.

¿Se volvió la tortilla?

Biden, en tanto, bastante tendrá con sus propios problemas internos, con los estadounidenses partidos en dos y con un Trump que, si se muda de la Casa Blanca, va a fastidiar mucho desde el llano.  

Masticar piedras

Bolivianos radicados en Argentina votaron por Luis Arce, el triunfante candidato de Evo. Pero si alguien piensa que tras ello se inició el éxodo desde Buenos Aires hacia el altiplano, se equivoca. Una cosa es votar alegremente -e irresponsablemente- y otra cosa masticar piedras.

La señora Jeanine Áñez

Nada fácil su gestión y hoy también es blanco de las críticas izquierdistas. Sin embargo la señora Áñez se comprometió a llamar a elecciones libres y antes de un año cumplió. Hubo elecciones y ganó el candidato de Evo, Luis Arce.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Alcantarillas: la herida abierta de aquel emporio

Hay que tener sangre en las venas para asumir que la transformación de Guayana no provendrá de exclusivas reflexiones e iluminadas estrategias carentes de sensibilidad frente al horror de la vida de la gente. | Foto William Urdaneta

Enchufados, cortesanos, depredadores et al

Sólo en revolución el saqueo, el despojo, la exacción, el pillaje y la devastación recibe licencia para la destrucción total de una nación. | Foto William Urdaneta

Julio Verne: el primer gran divulgador de la ciencia

Antes de Javier Santaolalla (Date un vlog), Rocío Vidal (La gata de Schrödinger), Aldo Bartra (Robotitus), y otros youtubers divulgadores de la ciencia; incluso antes de Arístides Bastidas, Carl Sagan, Isaac Asimov o Neil de Grasse Tyson, antes de todos ellos existió Julio Verne.

No por negro, ¡por favor!

Aristóbulo deja como trágico legado el desmantelamiento del sistema educativo. ¿Por qué no le reclaman eso, en lugar de decirle “negro”? | Foto Reuters

Comulgar en Revolución

Qué mosca picó a cuatro o cinco sujetos (y “sujetas”) muy representativos del desgobierno felón, que les dio por comulgar y posar cual fervorosos feligreses, en vivo, directo, ante los millones de televidentes que presenciaron la mencionada beatificación.

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.