jueves, 21 de octubre de 2021

El buen revolucionario

El paso del tiempo podrá poner algún “pero” sobre algún momento especifico o valoración de algunos personajes que son parte de ese libro, pero en su esencia, en sus fuerzas para abrir los ojos adormecidos, para efectivamente comprender qué es lo que nos está y nos sigue pasando.

Nicaragua, Colombia, Venezuela, Ecuador, Chile, Argentina, Bolivia. “La situación de (hispano) América es tan singular y tan horrible, que no es posible que ningún hombre se lisonjee conservar el orden largo tiempo ni en siquiera una ciudad… (nunca) se vio… un cuadro tan espantoso como el que ofrece (hispano) América (y) más para el futuro que para el presente, porque ¿dónde se ha imaginado nadie que un mundo entero cayera en frenesí y devorase su propia raza como antropófagos?… Esto es único en los anales de los crímenes y lo que es peor, irremediable”…“Casi toda la población de Caracas huyó”…“espantada por las atrocidades que venia cometiendo el bando…” dominante. “Ud. se encontrará en Caracas como un duende que viene de la otra vida, y observará que nada es de lo que fue. Ud. dejó una dilatada y hermosa familia: ella ha sido segada por una hoz sanguinaria…” “…y Ud. lo encuentra todo en escombros…” “…¿Dónde está Caracas? Se preguntará Ud., Caracas no existe…”

Podría decirse que se trata de un refrito de historias de enviados especiales de recorrida en estos días por distintos países de Hispanoamérica. Pero no. Todo lo transcripto al principio fue escrito hace dos siglos, y más. Y por Simón Bolívar.

Esas páginas del Libertador son recogidas por Carlos Rangel en su libro Del buen salvaje al buen revolucionario, el que escribió en 1976. Ha pasado casi medio siglo pero su obra no ha perdido vigencia, como parece que tampoco lo de Bolívar, a la luz de lo que acontece en el continente desde hace unos meses. O del discurso del flamante presidente peronista argentino, Alberto Fernández, quien a lo largo de “su” relato rescató, con su propuesta de un nuevo “contrato social ciudadano”, al suizo Juan Jacobo Rousseau, que fue uno de los mentores del mito del buen salvaje que degeneró luego en el del buen revolucionario.

Carlos Rangel fallecido hace ya 31 años, fue un notable profesor, escritor y periodista venezolano con una impresionante contribución al estudio de la realidad latinoamericana y cuyo mayor aporte es sin duda la obra que nos ocupa.

“El presente libro -dice Jean-Francois Revel en el prólogo- es el primer ensayo contemporáneo sobre la civilización latinoamericana que aporta una interpretación verdaderamente nueva y probablemente exacta”. En el que se comienza por disipar “interpretaciones falsas”, “descripciones mentirosas” y “excusas complacientes”.

Del buen salvaje al buen revolucionario es un libro indispensable no solo para la comprensión de Latinoamérica sino de una buena parte del mundo contemporáneo, donde se reproducen los mismos fracasos, las mismas impotencias, las mismas ilusiones”. Lo resaltaba Revel hace casi 50 años, y parece quizás más indicado a nuestros días. Más cuando los hechos a medida que pasan las décadas van empujando en la caída. Hacia el lado errado abrazando a los mitos alimentados y reforzados por los nuevos relatos: los ordinarios y groseros que pretendieron imponer las dictaduras militares, y los sofisticados y casi mágicos ideados por intelectuales al servicio de los regímenes populistas-progresistas que al influjo de Chávez y de Lula y con el patrocinio y conducción de siempre de Fidel, florecieron en los últimos 20 años.

El nuevo relato continental, retocando en lo que fuere necesario los mitos de siempre se ha sumado, con entusiasmo y con más efectividad hoy, quizás, a lo que Revel señala como una gran fabulación europea. Europa igual no se queda atrás, basta ver lo que dice la prensa de ese continente, en particular alguna prensa española, de lo que ocurre por estos días por estos lares.

El paso del tiempo podrá poner algún “pero” sobre algún momento especifico o valoración de algunos personajes que son parte de ese libro, pero en su esencia, en sus fuerzas para abrir los ojos adormecidos, para efectivamente comprender qué es lo que nos está y nos sigue pasando, resulta imprescindible. Se dice allí que “la historia del siglo XX prolonga la contradicción original de Latinoamérica. Sigue rebotando entre las falsas revoluciones y las dictaduras anárquicas, entre la corrupción y la miseria, entre la ineficacia y el nacionalismo exacerbado”. Y en lo que va del XXI quizás más todavía.

Vale la pena desempolvarlo. Y más vale leerlo o releerlo y estudiarlo y editarlo o reeditarlo.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

Dictador, soberbio y además muy ordinario

Habla de unas elecciones, que él ganará de antemano. Pero, por cualquier eventualidad, ha puesto preso a una cincuentena de críticos y opositores y a todos los candidatos a la presidencia que le podían vencer y que sin duda lo vencerían en unas elecciones libres, lo que, para el caso sí se trata de ciencia ficción.

Patente de corso

Estamos todos locos o hay mucho “inútil dañino” que busca algún elemento para disimular su cobardía, desvergüenza y complicidad. Maduro cuando está muy “rodeado” busca el diálogo para ganar tiempo y ese es su juego. | Foto EFE

¿Cínico yo?

Le aconsejó al dictador nicaragüense que no “abandone la democracia” y “la libertad de expresión”. Parece que más allá de la crítica y recomendaciones, cree que en Nicaragua restan algunas pizcas de “democracia” y “libertad de prensa”. | Foto ZUMA Press

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

La capitulación mexicana de occidente (Parte II)

Occidente, en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno.

Guayaneses por la democracia

La democracia debe dejar de ser la clásica narración de excelentes protagonistas o de los rufianes que nos llevaron a las tragedias actuales que marcan las buenas intenciones del débil discurso de luchas que se les ofrece a las comunidades. | Foto William Urdaneta