martes, 26 de octubre de 2021

El “apoyo” de China y Rusia

China es la segunda potencia económica del mundo, y eso no se puede subestimar. Rusia tiene una importancia menor. Pero es necesario que sus autoridades sepan que cuando la hegemonía roja sea superada, esas relaciones tendrán que ser examinadas cuidadosamente.

Los expertos instantáneos que abundan entre nosotros, y que muchas veces se manifiestan con obsesión a través de las redes sociales, le han dedicado bastante cuerda al tema que sugiere el título de estas breves líneas. Al respecto, sería oportuno realizar algunas consideraciones, también breves.

Las relaciones de la hegemonía roja con China y Rusia a lo largo del siglo XXI no han tenido ni tienen nada que ver con el desarrollo de Venezuela sino con el continuismo de la propia hegemonía. En un contexto completamente distinto, esas relaciones podrían ser transparentes y podrían colaborar con los intereses nacionales. De hecho, a finales del siglo XX, se multiplicaron los vínculos entre Caracas y Beijing, durante varios gobiernos democráticos de distinto signo político. Dichas relaciones estaban regidas por el derecho internacional, público y privado, y sometidas, desde luego, a la normativa legal venezolana.

Es mentira, entonces, que la hegemonía roja inició las relaciones con China, lo que sí inició fue el tipo de relaciones opacas y depredadoras del patrimonio nacional, que serían inaceptables en un estado de derecho. Acá o en cualquier parte del mundo. Igual puede afirmarse de las relaciones con Moscú, en gran medida sustentadas en la compra de chatarra militar rusa, que ya bastantes vidas han cobrado a efectivos militares venezolanos, sobre todo de la Fuerza Aérea. Y la verdad sea dicha, las relaciones con Irán, o con Turquía, o con Bielorrusia, para no entrar en la trágica cuestión del ALBA y del dominio colonialista que ejerce La Habana sobre la hegemonía roja, son variantes de esa temática no sólo siniestra en sí misma, sino brutalmente contraria a las necesidades y aspiraciones del conjunto de la nación venezolana.

Como vemos, la transparencia y el avance del interés nacional, son conceptos imposibles con Maduro -acaso también sean incomprensibles- y todo ello viene de los tiempos del predecesor. Lo que aquél buscaba y éste busca son aliados políticos que además le presten plata al poder, a cambio de empeñar, si fuera necesario, el Panteón Nacional. Y esto no es un pretendido chiste, porque la hegemonía roja ya empeñó, con Chávez y Maduro, a parte de los yacimientos de la Faja Petrolífera del Orinoco, que constituyen el activo económico más importante del país. Aunque cada vez con menos valor, entre otras razones, por la referida hipoteca.

Y me limito a destacar el crimen contra la Faja Petrolífera del Orinoco, porque en este espacio no cabría el listado de otros crímenes contra recursos y activos venezolanos, verbigracia la destrucción de la Gran Sabana por la minería mafiosa de procedencia foránea y complicidad interna.

¿Puede el apoyo de China y Rusia, por tanto, apuntalar a Maduro? La respuesta que daría es que sí, al menos por un tiempo. Son como bombonas de oxígeno para un enfermo terminal. No curan pero permiten que el cuerpo siga aguantando. Me refiero, desde luego, al cuerpo de la hegemonía despótica y depredadora que aún impera en Venezuela. No me refiero a la nación venezolana, asolada sin piedad por los mandoneros que la destruyen.

China es la segunda potencia económica del mundo, y eso no se puede subestimar. Rusia tiene una importancia menor. Pero es necesario que sus autoridades sepan que cuando la hegemonía roja sea superada, esas relaciones tendrán que ser examinadas cuidadosamente, y de ellas, no tengo dudas, saldrán numerosas abominaciones. Las instancias judiciales correspondientes, en especial de carácter internacional, tendrán mucho de qué ocuparse al respecto.

La reconstrucción integral de Venezuela supone, entre mil cosas, la reconstrucción de relaciones internacionales soberanas, serias, legítimas y acordes con el interés del país. Una tarea nada menuda y en cambio tan trabajosa como necesaria. Y eso incumbe a todos los integrantes de la comunidad internacional, empezando por China y Rusia.

[email protected]

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

Conversaciones imaginarias con los candidatos    

Les aconsejo que, en vez de hablar mucho, escuchen mucho. Si han hecho un esfuerzo por poner los 5 sentidos para conocer esas realidades, sabrán que hay problemas que angustian a la mayoría.

¡Joven, empínate!

Es en cuanto a los jóvenes que conquistan el futuro de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en tiempo de ídolos caídos, charco institucional de vulgares maniobras con dirigencias vacías y engreídas. | Foto William Urdaneta

El patriota Alex Saab

El patriota de los negocios ascendió al espacio sideral de las Grandes Ligas, gracias a la descomunal cantidad de dólares que le entregaba el socialcomunismo venezolano.

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Cuando los extremos se unen

En las tiranías ocurren extremos desde sea la izquierda o derecha, aunque esas lateralidades no siempre aplican. Con el régimen actual en Venezuela las ideologías son meros vehículos para enquistarse en el poder.