martes, 26 de octubre de 2021

El aburrimiento como pandemia

Es diferente estar aburrido en el imperio, en Francia, España, Corea del Sur o Chile, que en Cuba, Venezuela o Haití. Donde la banda ancha lo es de verdad el confinamiento sabe menos a cárcel, porque hay una oferta inabarcable de series, películas, documentales.

El aburrimiento es otra pandemia que afecta a una gran mayoría de quienes respiran en este planeta. Claro que es diferente estar aburrido en el imperio, en Francia, España, Corea del Sur o Chile, que en Cuba, Venezuela o Haití. Donde la banda ancha lo es de verdad el confinamiento sabe menos a cárcel, porque hay una oferta inabarcable de series, películas, documentales para matar el tiempo. Si te ladillas están los videojuegos y las redes sociales para seguir pegado a la pantalla hasta que el cuerpo aguante. Una vista 2020 o unos buenos anteojos y un buen colirio es lo que necesitas para esta inmersión en el mundo tecnológico, que lo suele acompañar doña soledad, como la canción del inolvidable Alfredo Zitarrosa.

La edad es una variable a considerar cuando se trata de aburrimiento. Si eres un nativo digital es posible que extrañes a algunos amigos, las juergas, los bonches y otras cositas que amenizan los encuentros. Pero quiero pensar que con el autismo tecnológico autoinducido y suficientemente entrenado, debe resultar muy fácil enfrentar el aislamiento impuesto por la COVID-19. Lo cierto es que con un teléfono inteligente y una suscripción a Netflix los muchachos no necesitan nada más.

 

 

Agridulces

La paranoia cupular-militar no descansa. Ven sospechosos y conspiradores hasta en la sopa. El G2 marca la pauta para que los represores de este protectorado cubano persigan, hostiguen y encarcelen a cualquier venezolano que roce su sensible piel de algodón.

 

La juventud puede pasar mucho tiempo sin emitir un monosílabo. Cuando les hablamos nos hacen sentir como intrusos. Nada de lo que decimos llama su atención. En lo personal me siento fuera de ese microcosmos en el que habitan. Allí hibernan con sus audífonos, conectados a sus imprescindibles equipos. Cuando salen de su ínsula, sus teléfonos inteligentes los salvan de intercambiar cualquier frase volandera con algún adulto presente. Mientras comen o permiten que su cuerpo se desprenda de toxinas y otras excrecencias no dejan de ver la pantalla, de trinar o de consultar cuántos “me gusta” han sumado. Porque muchos sueñan con ser influencers, youtubers y hasta hackers, mientras ven y vuelven a ver la vida de Pablo Escobar, la del Chapo Guzmán o cualquier otro narcotraficante mil billonario. Esos que pesan los dólares en vez de contarlos.

El aislamiento de obligatorio cumplimiento ha desatado una verdadera conmoción en niños, jóvenes y adolescentes, que ha obligado a los Estados a pensar que se trata de un problema de enjundia, que debe ser abordado con rigurosidad científica. Ellos quieren salir, necesitan ver a sus compañeros de clase, maestros y profesores. El encierro les hace daño físico, psicológico y emocional. Está claro que para esta franja etaria una cosa es el confinamiento voluntario en sus baticuevas y leoneras, y otra es que les impongan un encierro que los deprime y angustia.

Los adultos abordan el confinamiento de otra manera y el aburrimiento tiene una connotación diferente. En primer lugar, la responsabilidad de tener que hacerle la vida más llevadera a quienes les rodean ocupa una gran cantidad de su tiempo, y pertenecer a la galaxia Gutenberg los coloca en otra dimensión. Y aquí quiero citar lo que le dijo Fernando Savater a Juan Arias en El Arte de vivir. Una interesante entrevista en la que el filósofo bilbaíno habla de varios temas, entre otros del ocio y la cultura. Afirma Savater: “…cuando una persona es culta necesita menos dinero para sus vacaciones o para pasar un día feliz. Y cuando menos cultura se posee, más derroche, más gasto, más pirotecnias se necesitan. Más ritos, porque no es fácil intentar amueblar un vacío. Y el interior de nuestra conciencia -por pequeñito que seamos- es tan infinito que por más cosas que le echemos dentro nunca se llenará… Uno de los temas por los que se recurre a la droga es porque se ha convertido en la sustitución del pensamiento para quien no es capaz de pensar”.

Aburrirse tendría que ser un derecho para bajarle dos a la vida en estos tiempos que corren. Deberíamos aprender a manejar, inteligentemente, el fastidio y el tedio para incursionar entre las páginas de un libro, disfrutar con toda tranquilidad de la buena música, así como también para conversar, charlar, dialogar, discutir y hasta chismear. Para lo cual se requiere muy poco del vil metal. Con lo que tenemos en casa es suficiente.

Más del autor

El patriota Alex Saab

El patriota de los negocios ascendió al espacio sideral de las Grandes Ligas, gracias a la descomunal cantidad de dólares que le entregaba el socialcomunismo venezolano.

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

Carlos Yusti, un cubista numinoso y luminoso  

Estoy segura de que a Carlos Yusti le importa muy poco que se le califique como cubista, futurista o se le ubique en uno u otro de los innumerables vanguardismos. El siempre jugará con y a la ambigüedad. | Foto William Urdaneta

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Prohibidos los padrinos

Un equipo designado por la Vicaría General que detenta monseñor Genchi, en Catania, Sicilia, después de rigurosas investigaciones, determinó, que los compadrazgos en lugar de acercar, alejan a los cristianos, de la Fe, en específico del quinto y del séptimo Mandamiento.

Conversaciones imaginarias con los candidatos    

Les aconsejo que, en vez de hablar mucho, escuchen mucho. Si han hecho un esfuerzo por poner los 5 sentidos para conocer esas realidades, sabrán que hay problemas que angustian a la mayoría.

¡Joven, empínate!

Es en cuanto a los jóvenes que conquistan el futuro de Guayana que pretendemos ampliar consideraciones, en tiempo de ídolos caídos, charco institucional de vulgares maniobras con dirigencias vacías y engreídas. | Foto William Urdaneta

El patriota Alex Saab

El patriota de los negocios ascendió al espacio sideral de las Grandes Ligas, gracias a la descomunal cantidad de dólares que le entregaba el socialcomunismo venezolano.

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

Cuando los extremos se unen

En las tiranías ocurren extremos desde sea la izquierda o derecha, aunque esas lateralidades no siempre aplican. Con el régimen actual en Venezuela las ideologías son meros vehículos para enquistarse en el poder.