miércoles, 20 de octubre de 2021

Duro camino a la libertad

El camino escogido por los dictadores es el de requerir el apoyo de unas pocas personas para permanecer en el poder, entendiendo que la forma más eficiente de controlarlo suele ser a través de la corrupción, el soborno y el chantaje.

Un dicho que viene rodando desde la Edad Antigua expresa que, cuando un dictador tiene la soga al cuello, se esconde en los cuarteles desde donde lo deben sacar los propios militares, los ejemplos abundan. Los ciudadanos que viven en democracia, asocian las dictaduras con represión, violación de los derechos humanos, pobreza y disturbios.

Las dictaduras, esos perversos sistemas, han costado millones de vidas humanas, incluyendo los 49 millones de rusos que murieron bajo el régimen del comunista Joseph Stalin y los más de tres millones de camboyanos que fallecieron durante el mandato del revolucionario comunista Pol Pot, líder de los Jemeres Rojos, entre otros dictadores de tendencia marxista. De Stalin se dice que sus hombres más cercanos lo dejaron solo al momento de su agonía, incluyendo los castrenses más cercanos. Los andinos tenemos un refrán para caracterizar a los que visten de verde: ellos siempre son, hasta que dejan de ser.

En 1979 Pol Pot fue derrocado por una intervención militar del vecino Vietnam. Corrió a refugiarse en la jungla, encabezando nuevamente la guerrilla jemer e imponiéndose de manera sangrienta a cuantos le disputaban el mando. En 1985 se anunció oficialmente su sustitución y en 1997 fue juzgado por un tribunal de guerrilla, en el marco de las luchas internas entre las distintas facciones de los jemeres. Acorralado por la presión militar del gobierno camboyano, por los jemeres disidentes y por el ejército tailandés que le impedía la retirada, murió de un ataque al corazón.

Todas las dictaduras se construyen en torno a un individuo que establece un culto a la personalidad, un solo partido de gobierno o una oligarquía militar. Ellas pueden incluir, o no, algún grado de terrorismo de Estado, pero casi siempre implican confabulación, especialmente la apropiación de fondos estatales para una selecta camarilla de conmilitones. Incluso, después de pagar a los compinches, siempre quedará una gran cantidad de dinero para manejar y ese resto, es lo que de verdad pone a prueba el carácter del dictador, quien podría apropiarse del dinero, lo que usualmente sucede, o usarlo para mejorar la vida de los ciudadanos.

En casi todas las ocasiones, el camino escogido por los dictadores es el de requerir el apoyo de unas pocas personas para permanecer en el poder, entendiendo que la forma más eficiente de controlarlo suele ser a través de la corrupción, el soborno y el chantaje. Es posible que este pequeño grupo le sea leal al tirano, mientras obtienen beneficios de cualquier índole, pero cuando los mecanismos de coacción comienzan a debilitarse o escasean los emolumentos, las solidaridades se convierten en una carga muy pesada.

La profesora Natasha Lindstaedt, especialista en política del Medio Oriente, dice: “En África ha habido algunos impulsos hacia la democracia, pero el hecho de ser países rentistas, dependientes de recursos tales como diamantes, petróleo y minerales, no solo les crea inestabilidad interna, sino que los regímenes gobernantes utilizan esos recursos para comprar conciencias. Tampoco ha habido mucha presión para que estos sistemas se transformen en democracias, ya que son estables y a muchos les interesa su permanencia”. Parece que estas aberraciones no solo ocurren en África, también se encuentran a menudo por estas calles.

La frase más lapidaria que he escuchado a favor de recorrer el duro camino hacia la libertad y por ende, no cejar en la lucha contra las tiranías, fue pronunciada por Nelson Mandela: “No hay camino sencillo hacia la libertad en ninguna parte y muchos de nosotros tendremos que pasar a través del valle de la muerte una y otra vez, antes de alcanzar la cima de la montaña de nuestros deseos”.

Coordinador nacional del movimiento político Gente

[email protected]

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Dictadores megalómanos

La megalomanía de los dictadores es de tal profundidad, que en cuanto se sientan y empiezan a gobernar, las ambiciones y sueños de grandeza los oprimen.

Duro camino a la libertad

El camino escogido por los dictadores es el de requerir el apoyo de unas pocas personas para permanecer en el poder, entendiendo que la forma más eficiente de controlarlo suele ser a través de la corrupción, el soborno y el chantaje.

Desvelando las partes nobles

No es descartable que pronto veamos, en las calles de Caracas, personas vestidas como luchadores de sumo, en traje de Adán y Eva o retornando a la moda que despertó los instintos naturales de Pedro “El Grande” de Rusia.

Erradicar la impunidad

Escribir y comunicar son tareas complejas que requieren, no solo de talento creativo, sino también de valentía para desafiar y tornar visible lo que no está expuesto a la luz de la verdad.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

La capitulación mexicana de occidente (Parte II)

Occidente, en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno.