domingo, 17 de octubre de 2021

¿Dos caras de la misma moneda?

El poder establecido, o enquistado, en nuestro país, es una suerte de complejo político-militar-financiero, que se proclama “revolucionario” y “bolivariano”, pero que opera con los patrones típicos de la mafia.

Es indudable que en Venezuela hay una grave crisis de representación política que afecta al oficialismo, y a los que se identifican como voceros opositores. Negar eso sería como tratar de tapar el sol con un dedo. Los más recientes acontecimientos y denuncias reciprocas entre personajes reconocidos de la oposición política, así lo confirman. No voy a entrar en esos detalles, porque en el fondo son derivaciones de realidades más importantes, o la equiparación de la lucha política con una forma rápida de enriquecimiento personal, lo cual, necesariamente, pasa por la corrupción de la cosa pública.

Nada de esto, desde luego, es nuevo. Pero sí lo es la extensión y profundidad del fenómeno. Que acaso no ocurrió por accidente, sino como una campaña deliberada para socavar las bases de la legitimidad de buena parte de la dirigencia opositora, que en la práctica ha terminado por no diferenciarse mucho de la llamada dirigencia oficialista. En ese sentido, ya podríamos afirmar que la hegemonía despótica y depredadora que impera en Venezuela, no es sólo de color rojo. No. Es multicolor, porque consiguió asimilar a muchos de los que la denuncian de la boca para afuera, pero ayudan a sostenerla, con cierto disimulo, de los bolsillos para adentro. La mano de los patronos cubanos es, en este sentido, inocultable.

El poder establecido, o enquistado, en nuestro país, es una suerte de complejo político-militar-financiero, que se proclama “revolucionario” y “bolivariano”, pero que opera con los patrones típicos de la mafia. Pero es un poder habilidoso, porque aunque parezca excluyente, no lo es en relación a sectores “contrarios” que se han beneficiado del saqueo del patrimonio nacional. Reconocer estas situaciones es sumamente ingrato, ya que no sólo tienen que ver con la descripción del presente, sino con las posibilidades efectivas de un cambio para bien.

Pero todo ello no significa que la posibilidad de un cambio positivo sea una quimera. Una ilusión sin fundamento alguno. En Venezuela hay reservas humanas de gran valía, dentro y fuera de nuestras fronteras. En el mundo oficial, debe haber reservas personales que valgan la pena. El que no las conozca como conjunto, no implica que no existan. Nada de esto lo digo como un saludo a la bandera, o para escribir unas líneas que ofrezcan alguna perspectiva afirmativa. Es que así lo considero. Puede que en estos momentos no se vea la famosa “luz al final del túnel”. Pero esa luz, por definición, deberá aparecer.

No comparto la noción de que todos somos dos caras de la misma moneda. No es así. Tiene mucho de así. Sin duda. Pero hay también una patria emprendedora, que no ha olvidado por completo los valores de la cultura democrática, y que se siente indignada por la catástrofe en que estamos sumidos. Tiene conciencia al respecto, y eso no se debe menospreciar. La “moneda” del poder es la hegemonía despótica, depredadora y corrupta. ¿Todo el mundo, de una u otra manera, forma parte de esa moneda, sea cara o sello? No y mil veces no. Venezuela no sólo merece otro destino, uno humano y digno para su población, sino que lo tendrá.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.