lunes, 17 de enero de 2022

¿Dónde está el hogar?

A todos los venezolanos que están lejos de su hogar les deseo fe en que esto se acabará. Esperanza de que su hogar los está esperando. Y mucho amor para acompañar la espera.

@cjaimesb

Los venezolanos siempre pasábamos la Navidad y el Año Nuevo en familia. Aunque después nos fuéramos a una fiesta, siempre estaba la reunión casera, con la familia cercana y la familia extendida. Recuerdo a una amiga estadounidense que me decía que los venezolanos éramos todos primos. Hoy, con la diáspora causada por el chavismo, los venezolanos celebramos la Navidad con quien podemos… y muchos ni siquiera la celebran, porque no están en su hogar.

¿Y dónde está el hogar? Porque si algo tenemos claro es que el hogar no es una casa.

El hogar es esa sensación maravillosa que proviene de estar en un sitio donde uno se sabe amado. Donde se han pasado los momentos más alegres y también los más tristes. Donde las comidas tienen sabores que nos acompañan toda la vida. Donde las risas se quedaron guardadas en cada cuarto. El hogar es donde quedaron las lágrimas por la pérdida del primer amor y las esperanzas que trajeron nuevos amores. El hogar es el lugar donde se compartió con los amigos días y noches que se reviven igualitos cada vez que se evocan. Es el lugar donde escondimos secretos, donde se los revelamos a alguien, donde quedaron nuestros recuerdos y también nuestros olvidos.

El hogar es el lugar donde están nuestras raíces, donde el sentido de pertenencia tiene razón de ser, donde están enterrados nuestros muertos. El hogar es el que añoran nuestros vivos. El hogar está o estuvo cerca de nuestra primera escuela. Está donde vivimos el primer triunfo. Donde lamentamos el primer fracaso. Donde nos caímos y nos volvimos a levantar. Donde nos vimos reflejados en otros ojos y sentimos que no estábamos solos.

El hogar es el lugar adonde se vuelve cuando se ha sufrido mucho, porque ahí nos sentimos seguros, aunque sea el lugar más inseguro del mundo. ¿Qué hace que un país destrozado como está nuestra Venezuela produzca esa nostalgia de añorarla como se añora el hogar?… Venezuela es nuestro hogar grande. Donde los panas son más panas que en ningún otro lado y las hallacas de las mamás, las mejores. Donde se rumbea hasta el agotamiento. Donde los dolores del otro son también los nuestros.

A todos los venezolanos que están lejos de su hogar les deseo fe en que esto se acabará. Esperanza de que su hogar los está esperando. Y mucho amor para acompañar la espera.

Más del autor

¡Pobre mundo!

QAnon es una teoría de amplio alcance y completamente infundada que dice que el expresidente Trump está librando una guerra secreta contra una supuesta elite de pedófilos que adoran a Satanás, tanto en el gobierno como en las empresas y los medios.

El vestido de novia

¿De qué “traje de novia”, aunque sea hecho con la tela de un paracaídas que no sirve ya, echaremos mano para levantar el vuelo sobre esta enojosa situación que vivimos todos los días en nuestra adolorida Venezuela?

Yiyo de los milagros: una vivencia

Gumersindo Serrano era poseedor de una sabiduría ancestral. Pero en mi casa nadie se asombraba por las cosas que él hacía. Eran parte de nuestras vidas, como lo era el mismo Yiyo.

Aquella carta al Niño Jesús

Mi carta al Niño Jesús de este año es para pedirle que a todas las mujeres que sufren de maltratos, les traiga el coraje para abandonar a su maltratador. Feliz Navidad para todas.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

El buscón más buscado

Tiempo mal invertido, desde el poder, incitar al odio público por el solo hecho de disentir.

La transición constitucional, un sindicato de quiebra

La vigencia del Estatuto original logra sostenerse con su primera reforma de 2020. Cosa distinta es, como se constata, la aprobación de la segunda reforma de 2022. Desde su versión inicial luego modificada, da lugar a un nuevo y distinto Estatuto para la Transición.

¿Dónde estaba el “Superbigote” a las 3:00 am, el primero de enero?

El gentío carece de los recursos elementales para sobrevivir, pero he aquí a semejante lisiado, mental y moral, tirando el dinero por el desaguadero de comics mal hechos, de peor gusto, en los que se auto se promueva, como ¡salvador! de la Patria.

La manada sin brújula

No es sabio dejarse llevar por una manada a ciegas, por la razón que fuese. Y hay manadas que se dejan arrastrar por esa ilusión de conocimientos que da la modernidad.

Un ente rojo rojito

Hay un grupete ominoso y atroz, pero existe una pandilla aborrecible y repugnante. Algunos siguen aterrajados, otros cambian de enchufe en ese enroque de los mismos en diferentes minpopos.

Nuestra partida de nacimiento

Ocurrido el descubrimiento, superado el tránsito de la conquista, llegado el tiempo colonial, el boceto de la nación que fuimos, por lo visto, era abiertamente doctrinero.