domingo, 19 de septiembre de 2021 | 1:45 AM

Día de la Dependencia

Las últimas hilachas que quedaban de una plataforma electoral han sido pulverizadas por el poder despótico. Nadie las reconoce, sino los que se benefician de ellas.

Un país es independiente cuando la dirección de sus asuntos públicos es determinada por un sistema institucional que tiene un fundamento y desempeño soberano, en el sentido de representar la voluntad democrática. La independencia perfecta o absoluta no existe en el mundo globalizado, pero hay una independencia fundamental que se puede y debe mantener, si se quiere que el país preserve su identidad histórica y logre desarrollar su potencial nacional, en lo político, económico y social. Esa independencia, en lo que concierne a la Venezuela del siglo XXI, ha sido vuelta añicos.

Y la crueldad en hacerlo ha sido máxima, porque la independencia ha sido destruida en nombre de una supuesta independencia revolucionaria, que no tiene nada que ver, ni de lejos, con lo que se llama apropiadamente independencia, al menos por dos factores básicos. Uno, es que las decisiones principales sobre el ejercicio del poder en Venezuela se adoptan en La Habana. Luego, la nuestra dejó de ser una patria independiente hace años; pero ojo, no de la noche a la mañana, sino con una prisa habilidosa que se impuso por las malas y las peores en el grueso de las estructuras políticas y militares de Venezuela. Dejamos de ser una república para volver a ser una colonia.

Y no sólo es Cuba la autoridad patronal de la llamada revolución bolivarista. Hay que contar a fuerzas importantes de la criminalidad organizada, algunas vinculadas con Estados renegados, de despliegue internacional en los más variados aspectos del mundo de lo ilícito. No hay independencia posible cuando esas fuerzas también depredan los recursos venezolanos. Y que disculpen los opositores de cartón piedra o de billete verde, nada de esto son especulaciones o exageraciones suscitadas por la ideología. No. Son hechos. Y allá los que no quieran reconocerlos públicamente.

Independencia sin soberanía democrática es una palabra hueca, sobre todo para las repúblicas civiles que alcanzaron soberanía democrática e independencia, en los contextos propios de la globalización legal. Las últimas hilachas que quedaban de una plataforma electoral han sido pulverizadas por el poder despótico. Nadie las reconoce, sino los que se benefician de ellas. Tales atropellos del despotismo forman parte de las más notorias expresiones del bochorno nacional. Por eso, el pasado 5 de Julio no se conmemoró el Día de la Independencia. Aquello fue una patética expresión del Día de la Dependencia.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

El sustento de la esperanza

Algunos llamados expertos sostienen que las “dificultades” están en las “estrategias prácticas”, como si la lucha política contra una hegemonía despótica, depredadora y corrupta, fuera una cuestión técnica, más o menos como de tecnología electoral. Craso error.

Indignación y sufrimiento

El sufrimiento del pueblo venezolano indigna. Indigna también que sus responsables se burlen malévolamente del sufrimiento popular.

Un país secuestrado

Un país puede ser secuestrado poco a poco, sin que una buena parte del mismo tome conciencia al respecto, e incluso con la aceptación entusiasta de amplios sectores sociales. Lo clave es que se establezca un poder cuya finalidad sea despotizar, depredar, corromper, y hacer todo lo que sea posible para permanecer en el control del país.

Un camino culebrero

El camino culebrero está en medio de una catástrofe humanitaria de tal magnitud, que la principal vía de escape, hasta ahora, son millones de emigrantes que ya no pueden sobrevivir en su patria.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.