jueves, 21 de octubre de 2021

Desbancada y desbancarizada

Después de 20 años de opresión y deshonra, la cúpula, consiguió su propósito de volver añicos nuestro patrimonio material e inmaterial.

Formo parte de la mayoría desbancada y desbancarizada. Nos robaron el soporte vital logrado gracias a la educación y al trabajo. Que no fue un regalo ni el lucro por un lance en el oscuro mundo de la corrupción, ni tampoco producto de un connubio, amancebamiento, concubinato o de una inesperada herencia. Nada de aquello estuvo en la agenda, porque todo tenía que ver con la independencia, con la autosuficiencia económica. Condición indispensable para lograr la necesaria autonomía de vuelo para que la libertad -con toda sus complejidades y desafíos- fuese el premio. Porque como afirma Fernando Savater “Ser libre no es sólo un motivo de orgullo sino también de zozobra y hasta de angustia. Asumir nuestra libertad supone aceptar nuestra responsabilidad por lo que hacemos, incluso por lo que intentamos hacer o por algunas consecuencias indeseables de nuestros actos” (Las preguntas de la vida. p.155)

Todo cuanto lograron generaciones de venezolanos fue convertido en un amasijo de inutilidades, esencialmente para que una élite arrogante de gandules, ágrafa, ignorante, incompetente y cleptócrata -envalentonada y ahíta de poder- se dedicara a desbancarnos, que en estricto sentido es usurpar. Esto es arrebatar, expoliar, robar, etc. Con la humillación como arma preferida para degradar, envilecer y someter a la ciudadanía hasta convertirla en un rebaño.

Después de 20 años de opresión y deshonra, la cúpula, consiguió su propósito de volver añicos nuestro patrimonio material e inmaterial. Ha expulsado a más de cinco millones de venezolanos del país donde nació -de su patria y de su matria como algunos llaman al terruño. Los hizo extranjeros, sometidos a otras formas de exclusión, en naciones que no son de acogida ni han resultado acogedoras, como se esperaba. La permanencia está supeditada al compromiso de irse -lo más rápido posible- a otros destinos.

Los que nos quedamos aquí sufrimos la humillación cotidiana de experimentar una acelerada e inexorable degradación de nuestra existencia. Amanecemos cada día con mayores dificultades y limitaciones, con la sensación de que no podemos hacer nada para remediarlo, porque la represión y las arbitrariedades de esta tiranía criminal nos inmovilizan y empujan hacia el fondo de la más abyecta de las miserias. En dos décadas el sistema inmunológico de nuestro cuerpo social, ha sido atacado por todos los males que el socialcomunismo ha heredado de sus antecesores, y que ha implantado con toda su sevicia, hasta convertirnos en una aglomeración de sujetos sin voluntad.

Para la macolla es un placer despojarnos hasta de lo más elemental. Gozan expoliándonos de todo aquello que pueda representar un cierto grado de bienestar para el venezolano de a pie. Debe resultarle orgásmica la sádica conducta de arrancarnos la vida, lentamente, hasta dejarnos en el hueso, también afectado por la osteoporosis. Pues los venezolanos hemos sido despojados de la posibilidad de una alimentación adecuada. Un elevado porcentaje de la población está desnutrida, debido a la pérdida del poder adquisitivo, pero también por la falta de calidad de los alimentos que llegan a la mesa de las mayorías. Tanto por una como por la otra, el venezolano obligado a sobrevivir en este socialismo del siglo XXI, está en bancarrota, delgado y demacrado.

 Desnutridos, débiles, agotados y anémicos son sinónimos de escuálidos, lo que evidencia que aquella palabra transformada en insulto en la boca del ayatola de Sabaneta, era parte de un proyecto de subyugación y control que se materializaría, perversamente, a través del hambre y el empobrecimiento de los venezolanos. Como hizo Fidel al calificar de gusanos a sus adversarios: los convirtió en despreciables y justificó que los aplastaran sin miramientos.

 También quebrados y arruinados en el único país del mundo con hiperinflación, el resto de las privaciones son simples añadiduras. Así, la desbancarización se concreta en que estas entidades financieras perdieron relevancia para un ciudadano, que no puede tener una cuenta -ni corriente ni de ahorro- que no tiene una tarjeta de crédito, ni puede solicitar un préstamo. Ni siquiera tenemos efectivo, y hasta las tarjetas de débito son un recurso que no está disponible para todos. ¡Y lo peor es que viene más, para que cada vez seamos menos!

 Agridulces

 El gallinero revolucionario está muy alborotado. La sumisión de otrora ya no es rentable. Quieren levantar tienda aparte para raspar lo que queda en la olla de la corrupción socialcomunista.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Raúl Baduel: otra víctima de la cúpula socialista

En socialcomunismo un preso político jamás es presunto. La presunción de inocencia es letra muerta. Sólo sirve de ornato legal.

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

Carlos Yusti, un cubista numinoso y luminoso  

Estoy segura de que a Carlos Yusti le importa muy poco que se le califique como cubista, futurista o se le ubique en uno u otro de los innumerables vanguardismos. El siempre jugará con y a la ambigüedad. | Foto William Urdaneta

Betancourt y la democracia

Con la presidencia de Rómulo Betancourt se inicia una etapa de consolidación de un inédito modelo sociopolítico, que le proporcionó al pueblo venezolano cuatro décadas de paz.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

La capitulación mexicana de occidente (Parte II)

Occidente, en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno.

Guayaneses por la democracia

La democracia debe dejar de ser la clásica narración de excelentes protagonistas o de los rufianes que nos llevaron a las tragedias actuales que marcan las buenas intenciones del débil discurso de luchas que se les ofrece a las comunidades. | Foto William Urdaneta