viernes, 30 de julio de 2021 | 1:00 PM

Defender la patria y la república

Es un mandato superior para todos defender a la patria y a la república, afirmar los valores y bienes fundamentales de las mismas sin los cuales seríamos culpables de los peores y más vergonzosos actos contra ella que sancionarán inapelables los pueblos y la historia.

@articulistasred

Acudimos nuevamente con honor y patriotismo al magisterio superior de Bolívar y a la consciencia pura de Martí, al mandato de uno, a la lección del otro, para definir en esta hora el deber indispensable, la acción que justifica, la verdad que define lo que somos y haremos ante el país.

No es y nunca ha sido la obediencia servil, la afrenta infame, la violación de los derechos, el ejercicio de violencia ilícita lo que debe realizar el ciudadano y el soldado, lo que debe ordenarse y acatarse en contra de la vida, la dignidad del hombre, ya que ello se opone a las lecciones de la historia, al mandato del derecho, a la sagrada voluntad del pueblo.

Las constituciones lo señalan, los tratados lo establecen, lo argumentan pensadores, filósofos, doctrinarios, estadistas, políticos, juristas, militares y gobernantes democráticos: las armas de la república no pueden emplearse para vulnerar los derechos, transgredir la ley, dominar a la Nación, sacrificar a pueblos.

Martí escribió con altura moral y ciudadana: “Patria es algo más que opresión, algo más que pedazos de terreno sin libertad y sin vida, algo más que derecho de posesión a la fuerza”. Anteriormente, Bolívar -el héroe extraordinario, el Libertador de las naciones, el que acató a los congresos, a la autoridad, a la voluntad de sus conciudadanos, el que defendió la república y obedeció la ley-, señaló muchas veces el deber militar frente a la república como lo hizo en Angostura -hace 200 años- cuando se opuso a que utilizaran contra el pueblo: “Armas liberticidas”; así como también lo sostuvo en Bolivia al advertir: “¡Dios nos preserve de que vuelvan sus armas contra los ciudadanos!”. Al final de su vida, al resumirlo todo, reiteró el mandato categórico de que las armas solo pueden emplearse en resguardo de los ciudadanos y para defender: “…las garantías sociales”.

La república es el gobierno de la ley y se opone a las dictaduras; la república es el gobierno de la soberanía popular; la república es el sistema de la libertad. A ella y sólo a ella se debe el militar, no a una voluntad que la mancille y desconozca. La república se opone a la opresión, no es el gobierno que somete a los pueblos. La espada, el arma, la determinación del soldado se rinde ante la dignidad del hombre, la vida y el honor de las naciones, los derechos y las libertades de todos.

El arma del soldado le pertenece a la nación. Es el objeto, es el bien con el que se preserva la libertad, la soberanía y la vida. No es arma criminal, no es el arma del delito, no es arma de agresiones, es el arma de la conciencia y de la ley, del honor y la virtud. No es el arma de la dominación injusta y humillante; no es el arma que ajusticia inocentes; no es el arma del arrebato vil y la violencia; no es ni puede ser el arma que amenaza y vulnera al ciudadano que ejerce rectamente su derecho.

La patria es como de nuevo lo refirió Martí: “…comunidad de intereses, unidad de tradiciones, unidad de fines, fusión dulcísima y consoladora de amores y esperanzas”. Es por ello que la convivencia de la patria necesaria y conveniente solo puede realizarse en democracia como un sistema de gobierno y de vida auténtica y cabal cuya filosofía y práctica es la integración nacional y el respeto entre todos, la obediencia constitucional a la autoridad legítima, la subordinación inexcusable a la ley y a la soberanía popular.

Si se quiere entender el verdadero pensamiento republicano de Bolívar en el discurso de Angostura se aprecia buena parte del mismo de su admirable contenido y profunda filosofía política. En el texto, el Libertador se pronunció por la existencia de un gobierno republicano basado en la soberanía del pueblo, la división de los poderes y la libertad civil. Auspició el establecimiento de una república fuerte, estable, permanente en la cual el gobierno sirviese a la Nación, a la ciudadanía y cumpliese el sentido esencial del poder: alcanzar el bienestar del pueblo. Nos advirtió sobre los males de la tiranía, la anarquía, la opresión; nos indicó también la necesidad de que adquiriésemos virtudes políticas y ciudadanas. Se opuso de manera absoluta a cualquier forma de dominación ilícita ya que nunca deseó que gobernase en Venezuela: “un déspota para que tiranice la república”.

Acatar, reconocer, honrar a la patria es un acto sagrado. Debemos asegurar la vida de los ciudadanos, el respeto a los derechos, la dignidad humana, la libertad, la convivencia y la existencia de la nación. Es un mandato superior para todos defender a la patria y a la república, afirmar los valores y bienes fundamentales de las mismas sin los cuales seríamos culpables de los peores y más vergonzosos actos contra ella que sancionarán inapelables los pueblos y la historia.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js 
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Defender la patria y la república

Es un mandato superior para todos defender a la patria y a la república, afirmar los valores y bienes fundamentales de las mismas sin los cuales seríamos culpables de los peores y más vergonzosos actos contra ella que sancionarán inapelables los pueblos y la historia.

Angostura hoy

Templo republicano…, aquella casa antigua ese día, el 15 de febrero de 1819, vio entrar allí al héroe que entregó al Congreso su espada, su poder, su ambición y se sometió sin vacilaciones a la soberanía popular.

Triunfo de la juventud

El 12 de febrero de 1814, día de la batalla de la cual se cumplirán 200 años, queda inscrito en los anales de Venezuela para siempre como ejemplo de verdadero patriotismo y constante voluntad de una patria ejemplar a la cual es difícil vencer.

La unidad nacional y el 23 de enero

La Junta Patriótica integrada por representantes de los más diversos sectores, contribuyó a formar una consciencia nacional en torno al derecho a elegir en forma democrática a los gobernantes, afirmar el principio de la alternabilidad política e impulsar en la práctica el fin de la dictadura.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Su bien común es mi bien común

La corresponsabilidad y la coherencia en estos tiempos de cuarentena prolongada se vuelven imperativa por el bien de todos. Aunque las responsabilidades no sean del mismo peso para todos. | Foto cortesía

Trío de mostachudos

Esta tiranía -que es también de la imagen- me condena a ver cientos de fotografías del ocupante de Miraflores, por lo que no puedo evitar encontrar parecidos, que van más allá de lo deseable, en este caso con Sadam Hussein. | Foto cortesía

Los primeros poemas escritos en Guayana

Varios hombres, hace 374 años, se desplazaron desde distintos puntos del país para reunirse en algún lugar del Orinoco. Allí se dedicaron, entre otras cosas, a redactar versos. Se dice que esos poemas son los más antiguos que se han escrito en territorio guayanés. | Foto cortesía

La opción de Guayana

No es el abstencionismo pero tampoco lo es perder el voto en la trampa revolucionaria eligiendo personajes que al día siguiente tendrán todas las complacencias con el control dictatorial. | Foto William Urdaneta

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Fedecámaras: ¡Qué tristeza!

Querer juntar al régimen con el Cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de El Vaticano, era para el invitante algo inocuo, irrelevante políticamente.