viernes, 15 de octubre de 2021

Defender a la universidad

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

Basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

@osalpaz

El sistema educacional venezolano está destruido. Desde la base hasta la altura que hasta ahora había tenido. Escuelas primarias y básicas, liceos y secundarias y hasta las universidades están en el peor momento de su historia. Sé que la pandemia derivada del coronavirus y sus recientes derivados han sido fundamentales para acelerar una crisis progresiva que se desarrollaba a la vista de todos, pero con pocas reacciones de los más responsables para detener el proceso y darle soluciones concretas. Por supuesto que el pésimo manejo de la COVID-19 por su impacto en el sistema educacional y, por otras razones tales como, la migración de cerca de siete millones de compatriotas que incluye a buena parte del personal docente, a alumnos y también a muchos trabajadores del sector desesperados por las pocas opciones favorables que el país ofrece.

No es mi intención analizar en profundidad el tema en estas líneas. Sería imposible. Pero sí quiero sembrar la inquietud con relación a un problema que considero vital para el presente y futuro. Las nuevas generaciones no perdonarán jamás las cómplices omisiones que puedan estarse presentando.

Dentro del cuadro muy superficialmente descrito está el problema de las universidades. Me refiero tanto a las públicas como a las privadas. Hay una política de estrangulamiento económico y financiero para ponerlas, sobre la base de la necesidad existencial, bajo el control del estado-gobierno. La interferencia es permanente y la información que se recibe está muy limitada por el control abusivo de los pocos medios de comunicación independientes que aún quedan en el país. En este campo también hay un desprecio total a normas constitucionales, legales, reglamentarias y a usos y costumbres que para bien habían existido hasta ahora.

Estoy hablando de lo sustantivo, porque basta con constatar el abandono de la planta física de las instituciones, la cantidad de robos y asaltos en su seno y, en general, la inseguridad reinante para ratificar nuestra convicción de que esto no puede ni debe continuar.

Quiero hacer un urgente llamado a los egresados de todas nuestras universidades públicas y privadas, a las que merecen ese título y han gozado de autonomía total o parcial para que asumamos el compromiso y la responsabilidad de ponernos al frente de la lucha que se necesita para derrotar al enemigo que de manera abierta y encubierta pretende controlarlas y acabar, básicamente con la autonomía universitaria.

De acuerdo a la Ley, los egresados formamos parte de la comunidad universitaria y tenemos representantes a nivel de las máximas autoridades. Todos estamos agrupados en colegios y gremios profesionales. A todos ellos va  dirigido este llamado que sale de lo más profundo del corazón de un egresado eternamente agradecido a la Universidad del Zulia. Mi Alma Mater.

[email protected] | https://alvarezpaz.blogspot.com

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Definición de objetivo y rumbo

Si el objetivo primario es ponerle punto final al cese de la usurpación, el esfuerzo integral debe concentrarse en la salida de Nicolás Maduro.

Sobre políticos y política

Estamos convencidos de que no todos los regímenes garantizan la felicidad, incluidos los democráticos, pero algunos la eliminan cuando existen o la impiden definitivamente. | Foto William Urdaneta

Importancia de la seguridad jurídica

No hay apego ni respeto a la Constitución Nacional, ni al ordenamiento jurídico, bastante deteriorado e insuficiente a estas alturas para servir de punto de referencia para la reconstrucción a que se aspira, advirtió Oswaldo Álvarez Paz

Profundizar la lucha libertadora

Algunos preguntan, qué proponemos en concreto como vía distinta a lo electoral. Pero, quienes preguntan lo señalado, saben que los caminos establecidos a lo largo de la historia para derrocar tiranías están vigentes. Allí están, a la espera del liderazgo necesario.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

Un velorio en ausencia

El título de un velorio en ausencia, en tiempos de pandemia actual, se torna doloroso por las formas en que las victimas del COVID-19 han tenido que despedirse. | Foto William Urdaneta

Queremos graduarnos    

Sabemos que cada vez hay menos estudiantes en los liceos y en las universidades. Se gradúan menos, pero hay organizaciones y particulares que están trabajando para que los alumnos continúen sus estudios.

“Yo te quiero con limón y sal”

La estabilidad del caos es fascinante. Si nos ceñimos a las personas a quienes no les gusta ni sufrir ni mortificarse, la canción limón y sal duda sobre la vida. | Foto Facebook Julieta Venegas

La capitulación mexicana de occidente

El emisario del dictador Nicolás Maduro, psiquiatra Jorge Rodríguez, lo dice sin ambages: “Ya sabemos en qué no estamos de acuerdo y de qué manera tan distinta vemos nuestras vidas y vislumbramos el futuro”.

FaceBook, Instagram y Whatsapp en el banquillo

Una serie de reportajes basados en papeles internos de este mencionado grupo de empresas, proveídos por una enigmática informante, se constituyeron en el ojo de la tormenta. | Foto cortesía