jueves, 17 de junio de 2021 | 5:11 AM

De vacíos en las historias

Es un problema periodístico tener que entrevistar en tiempos en que este país está en una guerra. En un mundo ideal, se podrían hacer reportajes a fondo sobre cada uno de los políticos, opositores o no, y descubrir sus historias. Pero por ahora, toca vivir con los vacíos y esperar que esto pase.

@RinconesRosix

Confieso que no logro armar el rompecabezas sobre la relación entre la oposición y el régimen venezolano. Es un escenario de aguas turbias, tóxicas y turbulentas, porque el esquema de poder del régimen se centra en la corrupción, las amenazas, la extorsión y los apresamientos-secuestros. La verdad es que hay que tener la cabeza muy en orden y muy informada de todos los ángulos, para poder dar una versión medianamente sólida sobre esas relaciones.

Lo digo porque en medio de ese vacío, se ha vuelto relativamente fácil decir cualquier cosa. Y hay de todo. Hay gente seria que ofrece ribetes incluso comprobables de estos intercambios, sea de acuerdos o de dinero, pero que no pueden cerrar toda la historia. Recientemente, la periodista Maibort Petit ha entrevistado a unos investigadores estrellas de documentos, quienes se adelantan a completar la historia. A veces quisiera que admitieran cuáles son los aspectos que les faltan, le harían honor así a su esfuerzo anterior. Pero no, ocurre muchas veces que hacen un juicio con una seriedad, una solemnidad y seguridad, que rayan en la osadía. No aguantan la tentación periodística de “pegarla”. Dentro de la selección de hechos para construir las historias, faltan las piezas políticas, y la combinación de esos datos resultan en la vaguedad. En su descargo, vale decir que desde su alto profesionalismo hay que estimar su trabajo y que el cuidado también le toca al lector.

Hay casos de comunicadores que parecieran tener todas las respuestas y haber estado en todos los lugares. La mayor de las veces es ego, o que siguen líneas o ignorancia, pero los más visibles son los comunicadores con agenda. Se sabe porque llega un punto en que sus respuestas son predecibles. Sin embargo, hay unos más peligrosos que otros, y eso depende de cómo usan las medias verdades y los prejuicios reales o cocinados. Un periodista de esa línea, José Vicente Rangel, tenía mucha influencia durante la era democrática. Sin embargo, había quienes también desconfiaban de él. Bastaba con saber lo que agrandaba y lo que pulverizaba, y esa agenda explica el muy oscuro militarismo de hoy. Era un civil “militarista”, asomaba Manuel Caballero.

Es un problema periodístico tener que entrevistar en tiempos en que este país está en una guerra. En un mundo ideal, se podrían hacer reportajes a fondo sobre cada uno de ellos. Por eso preferimos dejar algunas preguntas para después, cuando todo esto pase.

El rompecabezas sigue, pero día a día se vienen cayendo algunas máscaras, de políticos y de algunos “comunicadores”. Las mentiras tienen patas cortas, se diría por allí, y hay eventos históricos que ayudan en mucho a despejar la madeja. Alguien me decía sobre los eventos del asalto del régimen a la AN el 5 de enero, que lo mejor de eso era: “se sabe quién está con nosotros y quiénes no”.

Y es por los hechos que algo sabemos. Define a Julio Borges su decisión de rechazar el acuerdo de Dominicana. La definición de la Asamblea Nacional es que ha soportado limitaciones económicas, persecuciones, amenazas, difamaciones, golpizas brutales, arrestos-secuestros incluso de los familiares. Define a María Corina Machado su voluntad inquebrantable de lucha, no me queda la menor duda de que ama a este país. De Henrique Capriles, lo define el haberse sacrificado para las elecciones del 2013, aún a sabiendas de que el régimen iba con todo para llevarse lo que estuviera a su paso. Lo acusaron de no haber defendido su triunfo, de no haber presionado para la revisión de actas. Sin embargo, pasado el tiempo, y ante esta favorable circunstancia de la legítima presidencia interina del diputado Juan Guaidó, ahora la gente debe repensar sus palabras sobre Capriles, de cara a un régimen que puede sólo salir con ayuda internacional. Hay casos de casos. Leopoldo y la prisión de la que ha sido objeto, el esfuerzo de su esposa para apoyarlo a él y a su partido. Pudiera seguir, pero el punto de todo esto es que prefiero basarme en los hechos definitorios. Hay muchos y no cabrían aquí. Sin embargo, antes de inculparlos de nada, prefiero me llamen ingenua y no pecar de desagradecida. Hay que tener cuero para tener que coexistir con un gobierno que no se rige por nuestros principios democráticos, sino que obedece a la franquicia propagandística y totalitaria de la dictadura castrista.

De Henry Ramos se ha dicho absolutamente de todo. En principio, él es un político tradicional acostumbrado a negociar, nada malo con eso, pero es justamente eso lo que causa dudas sobre él. No llega a las ridiculeces y lunas de miel de otros, pero Henry Ramos tiene una agenda, y es política. Lo de desalojar a las imágenes idolátricas del chavismo del edificio de la AN no es un acto cualquiera, tiene una lógica de quilates. Se me antoja que él es de los políticos que hacen juego con la corriente, pero para sacarle una oportunidad a su causa, aunque en ocasiones se doblegan. Por otra parte, a Juan Guaidó han querido asociarlo con ese aspecto sospechoso de Henry Ramos. Ya por ser presidente de la Asamblea Nacional, a Guaidó le toca su bono de enemigos. Los movimientos del también presidente interino a veces han sido como olas de resaca, y no sé qué tanto de esas líneas torcidas se deben a eso de lidiar con el chavismo. Hasta he escuchado asuntos de agentes y doble agentes. Si yo pudiese imaginar una historia de inteligencia y contrainteligencia con estos intercambios oposición régimen, ya estaría escribiendo guiones para Bárbara Broccoli y su agente 007.

Para venezolanos de todas las tendencias políticas han sido, en algún momento y hasta cierta medida, empujados a hacer cosas entre estúpidas, egoístas y espantosas.

Por eso yo abogo por apoyar a los políticos de oposición, en este momento en el que más ellos nos necesitan, al igual que nosotros de ellos. Saber que con los poco o mucho que han logrado es suficiente para ganarse una buena tajada de enemigos, y que esos enemigos son formidables en mentir y manipular. En días como estos, cuando el chavismo está haciendo aguas, hay que hacerse una barrera y soportar los dimes y diretes, aún entre opositores.

Ya vendrán tiempos para que ellos aclaren si es que desean hacerlo. Algún día saldrán algunas cosas del escaparate (no me refiero a la homosexualidad) sino al escaparate de los errores, de las debilidades morales que han afectado sus decisiones. Los venezolanos deberíamos estar preparados para lo mejor o lo peor, y, debo agregar, estar dispuestos a quizás perdonar. No todo el mundo es Oskar Schindler; no obstante, hay quienes puestos en una balanza, han superado con creces cualquier debilidad del pasado.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Para qué Bond, si tenemos al Generalísimo?

No nos imaginaríamos esas peripecias amatorias de solo mirar su imagen en el óleo de la barraca, en la que Arturo Michelena retrata a un Miranda sexagenario, traicionado y derrotado.

Sobre la China

Los chinos están haciendo un esfuerzo por convertirse en un poder del discurso. Pero no sé si alguna vez su periodismo podrá producir un debate abierto.

Gustavo Dudamel

Sólo le pediré a Dudamel algo que sí puede dar, que no esté ninguneando a ningún arpista, ni a ningún pianista de los muy hermosos que hay en esta tierra, y que restaure para mí la fuerza extraordinaria del Concierto en la Llanura. | Foto cortesía Fundamusical Bolívar

Qué esperar de las mujeres en el poder

Lo que es imperdonable es que en momentos en que el país necesita como nunca la independencia de poderes, el CNE haya sido un poder genuflexo liderado por una mujer. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.