viernes, 30 de julio de 2021 | 2:03 PM

De los Welser a Maduro

No nos rendimos. Y Maduro y su combo, como los Welser, se irán con sus maletas, quizás repletas, pero se irán. Y nosotros entonces podremos reconstruir el país que soñamos.

@cjaimesb 

Hace unos días, un periodista comentó en un chat que la destrucción de Venezuela había comenzado con los hermanos Monagas. Yo le respondí que había comenzado 300 y pico de años antes: porque el proceso de depredación en Venezuela comenzó en 1528, cuando el emperador Carlos V de Alemania y I de España, para pagar la deuda que tenía con unos banqueros alemanes de apellido Welser, les entregó la explotación de la provincia de Venezuela y parte de la Nueva Granada. El contrato que firmaron exigía que -además de la explotación- los Welser fundarían ciudades y evangelizarían a los indígenas. La única ciudad que fundó uno de ellos, Ambrosio Alfinger, fue Maracaibo. Pero esa fundación fue temporal. La ciudad se fundó dos veces más. Alfinger fue asesinado por los indígenas en Chinácota, Nueva Granada, con una flecha envenenada.

Los enviados por los Welser, Alfinger, Nicolás Federmann, Jorge de Spira, Heinrich Remboldt, Bartholomä Sayler, Philipp von Hutten y Bartholomeus Welser, incumplieron todos los contratos con la corona española. Detuvieron el proceso de conquista y no colaboraron con la colonización, porque lo único que les interesaba era sacar lo máximo de estas latitudes. Dieciocho años estuvieron en estas tierras sacando todo lo que podían. Buscaron El Dorado hasta que se fueron. Y dejaron un territorio arrasado.

Hay quienes arguyen que la pobreza en Venezuela -hasta que se descubrió el petróleo- se debió principalmente a que no fuimos más que una Capitanía General. Pero Guatemala también lo fue y aún hay construcciones maravillosas de la época de la colonia. Aquí, hay muy pocas cosas.

La violenta ruptura con España después de la guerra de independencia y el trágico siglo XIX -dos guerras civiles (la de Independencia y la Federal) y caudillos, caudillitos y caudillotes- nos trajo al siglo XX convertidos en la cenicienta de América Latina. Hasta que se descubrió el petróleo.

Juan Vicente Gómez, Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita iniciaron el proceso de explotación y la modernización de Venezuela. Lo siguieron sus sucesores en el poder y para los años setenta del siglo XX el nuestro era uno de los países más promisorios de nuestro continente. Con la nacionalización del petróleo en el primer gobierno de Pérez parecía consolidado nuestro futuro.

De hecho, un estudio de prospectiva hecho en 1973 por uno de los más famosos “think tanks” del mundo, el Club de Roma, determinó que los tres países en vías de desarrollo que serían países desarrollados a la entrada del nuevo milenio serían Irán, Irak y Venezuela. Se equivocaron con los tres. Esto demuestra que para medir el grado de desarrollo de un país no son suficientes solamente los indicadores económicos. Malas decisiones, corrupción y la defenestración de Pérez en su segundo gobierno trajeron al chavismo-madurismo: los Welser del siglo XXI. Igual que ellos, llegaron con las agallas abiertas. Igual que ellos, llegaron a llevarse lo que podían. Igual que ellos, no les importaba lo que pasara con el pueblo venezolano. Igual que ellos, llegaron a arrasar con todo… y casi lo logran.

Los Welser pudieron subyugar a muchas tribus de indígenas. Pero hubo otras que los desafiaron, los embaucaron y los derrotaron. Como aquellos remotos ancestros, aquí seguimos resistiendo. No nos rendimos. Y Maduro y su combo, como los Welser, se irán con sus maletas, quizás repletas, pero se irán. Y nosotros entonces podremos reconstruir el país que soñamos.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js 
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Bergoglio el indiferente

¿Es que no siente un ápice de misericordia por los asesinados, detenidos y torturados en Cuba? ¡Esa pobre gente lleva más de sesenta años de sufrimientos! El régimen que los subyuga no fue electo por el pueblo. | Foto cortesía

Las vacunas en Venezuela: lo imposible y lo improbable 

El hecho cierto es que estamos en manos de un régimen que nada le importa, sino mantenerse en el poder a costa de lo que sea y como sea. Que sus miembros se vacunaron todos porque consideraron que ellos eran más “importantes”. | Foto AP

El ejemplo de Sadio Mané

Los pobres del mundo necesitan a personas como Sadio Mané, que los ayuda a salir de la pobreza. No a quienes los usan para hacerse groseramente ricos y peor aún, obscenamente indiferentes. | Foto cortesía

“Este aplauso es para ti”

Una vida tan larga, productiva y repito, Decente con D mayúscula, hay que ensalzarla en este país del primer cuarto de milenio donde parecen haber desaparecido los valores que Alfredo Guinand Baldó encarnó. | Foto cortesía

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Su bien común es mi bien común

La corresponsabilidad y la coherencia en estos tiempos de cuarentena prolongada se vuelven imperativa por el bien de todos. Aunque las responsabilidades no sean del mismo peso para todos. | Foto cortesía

Trío de mostachudos

Esta tiranía -que es también de la imagen- me condena a ver cientos de fotografías del ocupante de Miraflores, por lo que no puedo evitar encontrar parecidos, que van más allá de lo deseable, en este caso con Sadam Hussein. | Foto cortesía

Los primeros poemas escritos en Guayana

Varios hombres, hace 374 años, se desplazaron desde distintos puntos del país para reunirse en algún lugar del Orinoco. Allí se dedicaron, entre otras cosas, a redactar versos. Se dice que esos poemas son los más antiguos que se han escrito en territorio guayanés. | Foto cortesía

La opción de Guayana

No es el abstencionismo pero tampoco lo es perder el voto en la trampa revolucionaria eligiendo personajes que al día siguiente tendrán todas las complacencias con el control dictatorial. | Foto William Urdaneta

Educación ambiental: una necesidad que se multiplica

San Francisco de Asís es el patrono de los ecologistas. Es buena oportunidad para hablar sobre la importancia de la educación ambiental en un país en donde el ambiente se está deteriorando de manera acelerada, con poca reacción de la sociedad.

Fedecámaras: ¡Qué tristeza!

Querer juntar al régimen con el Cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de El Vaticano, era para el invitante algo inocuo, irrelevante políticamente.