miércoles, 16 de junio de 2021 | 1:10 PM

De lo orgánico

Alexander Calder, a partir de un minucioso trabajo de simplificación, arribó a una abstracción muy original hasta descubrir que a sus singulares formas les provocaba un dinamismo interno que les proveía de movimiento. Así dio vida a sus innovadores móviles, los que pronto protagonizarían la escena de la escultura cinética.

@ngalvis1610 

Cuántas veces encontramos formas en la naturaleza que nos recuerdan alguna otra cosa. Rocas, troncos de árboles, los interiores de una cueva, cuyas estalactitas adoptan apariencias que identificamos con alguna figura conocida o registrada en nuestra memoria.

O, por ejemplo, el tiempo que ocupamos en jugar con las nubes y con sus formas, que nos refieren a animales, seres humanos y divinos. Nos gusta ver y crear sobre lo que nuestra visión nos concede. Es un singular acceso al mundo mismo. Es decir, lo que conocemos se nos muestra en otros escenarios, en otras materias. Vivimos recordando, existimos en los recuerdos y no olvidamos lo inolvidable.

El mundo y sus circunstancias siempre están presentes, son las formas orgánicas que nos consumen. Lo orgánico nos aborda en el día a día, lo dibujamos en nuestra cotidianidad sobre lo intangible. Es el sueño de cuando estamos despiertos. Son formas irregulares que nos invitan a ordenarlas, a componerlas como algo conocido, como algo armónico.

Tenemos la necesidad de recomponer. Pero en el arte Alexander Calder, a partir de un minucioso trabajo de simplificación, arriba a una abstracción muy original, hasta descubrir que a sus singulares formas les provocaba un dinamismo interno que les proveía de movimiento. Así dio vida a sus innovadores móviles, los que pronto protagonizarían la escena de la escultura cinética.

Su formación como ingeniero y su dedicación como escultor le permitieron desarrollar las herramientas para crear una propuesta escultórica de gran relevancia en el arte del siglo XX. El gran representante del dadaísmo y padre de los ready – made, Marcel Duchamp, fue quien bautizó a las “complejas estructuras de formas orgánicas abstractas” como móviles.

Y deben su nombre a su instalación, generalmente suspendidas en el aire, lo que les permitía cierta movilidad, se balancean de manera dócil y sistémica. Ese movimiento casi imperceptible le van dando otras posibilidades perceptivas, provocando que puedan ser vistas de diferentes forma y logra que de una misma estructura se puedan visualizar varias esculturas. El juego de las nubes.

También simplificó su paleta y gracias a la gran admiración que siempre le profesó a Piet Mondrian, el precursor del neoplasticismo, le imprimió a su obra una cromática sencillez, utilizando colores puros, confrontando las calidades de los negros y blancos, sumándole en algunas ocasiones los primarios y alguna intervención de un secundario.

Calder nos brinda la posibilidad lúdica de crear, a partir de lo básico orgánico, un mundo enriquecido de formas que rememoran escenas y figuras de nuestro entorno.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/IlKCo7gVPIx2RQo4UGj1js
| https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

De la ilusión óptica

Los artistas del Op Art desarrollaron un estilo de arte visual que utiliza las ilusiones ópticas. Por lo general, son obras abstractas, y un gran porcentaje de ellas, bastante conocidas, sintetizaron su presencia cromática al blanco y negro. Víctor Vasarely es considerado el padre de esta corriente.

Del color

Josef Albers vivió y concibió el arte como una formalidad espiritual de la vida y no como un entretenimiento. Coloreó su existencia e intentó trasmitir a sus alumnos este testimonio como experiencia fundamental. Llegó a afirmar que la escuela “debía dejar aprender mucho, es decir, enseñar poco”.

De la ingenuidad

Marisol Escobar expuso en 1957 con gran éxito. Luego presentó una individual en el MoMA, de New York. Warhol llegó a comentar: “Es la primera artista femenina con glamour”.

De la idea de vacío

El arte es universal, pero la pasión impresa en cada obra tiene un color local. En la producción de Harry Abend hondea un tricolor que le dio la bienvenida y que hoy lo celebra.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Dos mujeres: palabras que pesan onzas de libertad

El juramento de Guayana está en no dejar en el olvido esas voces silenciadas por la violencia. Hay que fomentar la cruzada por la vida, la felicidad y los derechos. | Foto cortesía

Mis días en una cola por la gasolina

A muchos venezolanos nos ha tocado pasar tiempo en una cola para poder echar gasolina. Yo estuve 5 días en una en Barquisimeto. Tomé nota del drama y también de lo rescatable como actitudes positivas de los vecinos de la cola. | Foto William Urdaneta

Un remedio eficaz contra el desamor

Una novela alemana publicada hace casi 250 años podría ser la clave para aliviar los nefastos y molestos padecimientos del guayabo...

La destrucción avanza

El régimen sabe que la cuenta regresiva está en marcha. Aunque algunos piensen lo contrario adquiere pleno valor aquella vieja frase según la cual “lo bueno que tiene la cosa es lo mala que se está poniendo”. | Foto William Urdaneta

El maestro Rafael Rattia

Mi amigo Rafael Rattia desafía al poderoso con la infinita contundencia de su verbo: siempre enjundioso y profundo, porque es un hombre que estudia todos los días.

Hacia el control judicial de la democracia

Con avieso cinismo, Hugo Chávez Frías, pionero del Leviatán o monstruo marino del tiempo que corre y que recién reivindica como “derecho social al Estado” el Grupo de Puebla, afirme que todo vale “dentro de la Constitución, nada fuera de ella”.