sábado, 17 de abril de 2021 | 4:29 PM

De la ingenuidad

Marisol Escobar expuso en 1957 con gran éxito. Luego presentó una individual en el MoMA, de New York. Warhol llegó a comentar: “Es la primera artista femenina con glamour”.

Marisol Escobar expuso en 1957 con gran éxito. Luego presentó una individual en el MoMA, de New York. Warhol llegó a comentar: “Es la primera artista femenina con glamour”.

Muchas veces me da por asociar ciertos conceptos con las formas simples.  Es lo que utilizamos en los nuevos espacios de comunicación, figuras (stickers)  que con unos cuantos trazos expresan todo un pensamiento. Una manito con el pulgar hacia arriba le dice al receptor que su contertulio está de acuerdo, apoya su iniciativa, valora su comentario. Puede expresar una sola idea o su equivalente en muchas interpretaciones como sea posible.

Siempre sorprendido por la cualidad de la imagen que “dice más que mil palabras”. En esta vía oriento mi reflexión. Lo básico se me asemeja a lo ingenuo, porque mientras más simple y desprovisto de contenido, es menos complejo, más accesible, es ingenuo, más fácil de entender.  Las formas simples me pueden llevar a la interpretación de un variado número de posibilidades de escenarios del mundo. El universo se me puede describir a partir de los simples trazos de una forma básica. Y yo lo puedo captar en toda su complejidad desde su esencia más básica.

La ingenuidad radica en la facultad de apartarse de lo complejo de la cotidianidad para entenderla. Nos conservamos ingenuos ante su ímpetu de complejidad. Y así lo podemos representar y expresar desde su desnudez y lograr que se aprecie en su totalidad.

Y es lo que para mi logra Marisol Escobar, artista francesa de ascendencia venezolana, quien nace en París el 22 de mayo de 1930. Vio la luz en la capital francesa y vivió sus primeros años entre esa ciudad y Caracas, ya que sus padres eran venezolanos. Una característica que señalan muchos de los que han comentado su vida y obra es que se rescata de su carácter su forma aislada de comportarse. Podía estar por mucho tiempo sin decir palabra, lo que pareciera suponer un gusto por el silencio, imprimiéndole a su carácter un aspecto esquivo.

De la mano del representante de los grandes maestros del Pop Art,  Leo Castelli, Marisol Escobar expuso en 1957 con gran éxito. Luego presentó una individual en el MoMA, de New York. Warhol llegó a comentar: “Es la primera artista femenina con glamour”. El público y la crítica la adoraron. Pero ella confesó: “No me importa lo que piensan”. Es una desconocida para el gran público, pero con reconocimiento internacional confirmado.

Marisol Escobar trabajó en la década de los sesenta del pasado siglo XX con piezas de madera sobre las que pintaba figuras humanas. A las que, más tarde les incorporó yeso y objetos corrientes para erigir “assemblages”.  Se caracteriza por la utilización de elementos pictóricos y escultóricos cuya combinación está supeditada a una visión figurativa de su obra. Precisamente el uso de su particular técnica, la temática recurrente y la mayoría de las exposiciones en las que participó, le valieron la clasificación de artista perteneciente al movimiento del Pop Art.

Fusionó magistralmente arte pop y arte ingenuo en sus esculturas y ensamblajes. Su obra se desenvolvía con exquisitez entre lo entretenido con un fuerte acento reivindicativo del ser humano y sus circunstancias. 

Rescato la década de los años sesenta, porque es en ese período de su producción cuando afianza su estilo personal, el que más la identifica. El que consiste en una serie de esculturas en madera, aprovechándose de formas simples (cilindros, cubos, conos, etcétera) que ensamblaba y, luego, con el beneficio de la pintura, convertía en obras figurativas, generalmente figuras humanas.

Son fragmentos que nos pueden conducir hacia una descripción muy rasa de su apariencia mediante la unión de piezas de madera con volúmenes geométricos llanos, y el uso de superficies pintadas consigue innovar en una obra figurativa la adición de elementos sencillos.

Es un compendio artístico donde la ingenuidad de los materiales, a través de una fusión magistral,  simboliza al hombre y su mundo en una representación que escribe el extenso texto de lo cotidiano.

Artículo anteriorCuando el destino nos alcance
Artículo siguientePara que no se sigan yendo

Más del autor

De la ingenuidad

Marisol Escobar expuso en 1957 con gran éxito. Luego presentó una individual en el MoMA, de New York. Warhol llegó a comentar: “Es la primera artista femenina con glamour”.

De la idea de vacío

El arte es universal, pero la pasión impresa en cada obra tiene un color local. En la producción de Harry Abend hondea un tricolor que le dio la bienvenida y que hoy lo celebra.

De los recuerdos

Jeff Koons, el artista más publicitado de los últimos tiempos, asevera: “Me interesan los objetos que dejamos atrás, las huellas y los signos de nuestra utilización; como los hallazgos arqueológicos, revelan muchas cosas sobre nosotros”.

De lo orgánico

Alexander Calder, a partir de un minucioso trabajo de simplificación, arribó a una abstracción muy original hasta descubrir que a sus singulares formas les provocaba un dinamismo interno que les proveía de movimiento. Así dio vida a sus innovadores móviles, los que pronto protagonizarían la escena de la escultura cinética.

Notas relacionadas

Un mundo paralelo

Cuando se trata de proporcionarse el mayor bienestar, los de la cúpula no tienen ningún límite. Se lo dan todo con el dispendio y el boato con el que lo hacía Nerón. | Foto EFE

Qué esperar de las mujeres en el poder

Lo que es imperdonable es que en momentos en que el país necesita como nunca la independencia de poderes, el CNE haya sido un poder genuflexo liderado por una mujer. | Foto cortesía

Padrenuestro de la cuarentena      

Esta cuarentena prolongadísima nos obliga a reforzar nuestras defensas personales, nuestra salud mental. Rezar ayuda, independientemente de nuestras creencias religiosas: rezar por otros, saber que rezan por nosotros. | Foto William Urdaneta

¿“Solución final” versus plan nacional de vacunación?

No va a haber vacunas si no existe la organización de la sociedad para defender la democracia y confrontar el yugo dictatorial que impone las condiciones sin importar el destino de la población. | Foto William Urdaneta

Jefe con cochocho: proclama en la Guayana de 2021

El mandador ya no disimuló más su catadura primitiva con el pretexto de hacer cumplir las ordenanzas sanitarias. Es el típico castigo de cuartel. | Foto William Urdaneta