lunes, 20 de septiembre de 2021 | 10:54 AM

De la brillantez

Más de tres siglos cautivando a todo el que la ve, La joven de la perla convirtió a de Jan Vermeer en “el maestro de la intimidad y del silencio”.

@ngalvis1610

El dicho popular “no todo lo que brilla es oro” puede contener muchas interpretaciones. Desde la destacada inteligencia de alguien hasta el más elocuente discurso. La iluminación que irradia un espíritu positivo al que le otorgamos aquello de carisma. En fin, todos nos hemos topado con ese algo especial que caracteriza a alguien y con lo que lo identificamos. No sólo vemos defectos, también nos encantamos con los atributos de los demás.

En lo material, tantas veces nos ha llamado la atención el atuendo y la prenda que alguien luce y que sólo esa persona sabría portar de esa manera que consideramos única. En muchas ocasiones sostenemos que hay gente que brilla con luz propia. No voy a negar mi constante interrogante a esa cuestión ¿Qué es? ¿Y de qué se trata? ¿Se nace con luz propia? ¿O se cultiva en el tiempo?

De lo que estoy seguro es de que no existen esos destellos de brillantez en los que ostentan el poder. Otro asunto es en el arte y en los artistas. Una gran cantidad de propuestas, de obras, de creaciones que han marcado pauta en la historia. Y no sólo por su alta carga estética, también su significado y lo que han significado en un momento dado.

Hoy voy a referirme a una que me ha fascinado desde el primer encuentro con su imagen. Conocida de varias maneras, por su composición, por los elementos que la definen, por la fama y popularidad alcanzadas. Lo que también le ha procurado comparaciones halagadoras. Por razones obvias, se ha convenido llamarle “La Mona Lisa holandesa” o “La Mona Lisa del norte”. Otros la conocen como “Muchacha con turbante”. Se trata de “La joven de la perla” (de 1665, aproximadamente), de Jan Vermeer, considerado su cuadro más relevante, y aunque se ignora la identidad real de la modelo, no se puede negar que se ha convertido en una de las obras más famosas de la historia del arte.

Esta obra nos lleva a mencionar un término poco citado en los textos de arte, a menos que se trate muy específicamente de la pintura holandesa del siglo XVII, “Tronie”, que significa rostro o expresión y se va a convertir en un género muy distintivo y diferente al tradicional retrato. Ya que consistía en la simple representación de la cara de un personaje desconocido, quien en la representación parecía no tener la mínima intención de ser retratado, es decir, no posaba para lo fines y además, el cuadro no se producía para demostrar la maestría de un artista.

Podríamos decir que Vermeer disfrazó a esta chica con un estilo oriental, lo que pareciera justificar el turbante, y le puso la famosa perla en forma de lágrima, un recurso propio de él y otras tantas veces utilizado y que aquí se convierte en el punto de atracción principal.

El artista se luce con una paleta exquisita, haciendo uso de uno de los pigmentos más costoso de la época, el azul ultramar, a sabiendas de que Vermeer no tenía la más desahogada situación económica. Una cuantiosa carga familiar, alrededor de 11 hijos y otra tanda de personal doméstico, entre los que se cuenta con la chica que pasará a la historia como la anónima más conocida.

Lo más seductor y lo que atrapa en el cuadro es esa sutil combinación del color y la mirada intimista con que la chica mira al espectador. Esto se debe al contraste entre un fondo muy oscuro y lo que se puede apreciar de la anatomía vestida de la modelo. La conjunción de estos elementos define una escena de clara espontaneidad, con el típico y transparente estado de tranquilidad característico de las obras de Vermeer.

Una escena impregnada de alegría, sus ojos reflejan esperanza y los labios conservan una forma muy tierna que le imprime armonía al conjunto. Pero lo que la hace, sobre todo destacable es la pericia del pintor al darle forma a la perla. No se restringió a un sólo trazo en blanco sobre un fondo negro. Sino que además de esta forma tan sencilla, perpetrada con excelente precisión, dibuja su brillantez y consigue convertir el cuadro en una obra de arte.

Más de tres siglos cautivando a todo el que la ve, La joven de la perla convirtió a su autor en “el maestro de la intimidad y del silencio”. Es un destello que ha traspasado los linderos del tiempo y de los cambios en la concepción de la belleza. Es la inteligencia pura al pretender mostrar el brillo de un objeto que se atreve a retar a la historia de la mirada de occidente y a condenar su reflexión a un punto único de atracción. Una perla que es adornada por una joven, quien se vuelve una silueta cargada de sensualidad y silencio, que evoca las luces del encantamiento.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Del principio y del fin

Colette Delozanne elaboró estructuras salidas de su imaginario que buscaban elevarse a la par del contexto natural que las albergaba, en las que establecían maneras vinculantes de coexistencia.

De la ilusión óptica

Los artistas del Op Art desarrollaron un estilo de arte visual que utiliza las ilusiones ópticas. Por lo general, son obras abstractas, y un gran porcentaje de ellas, bastante conocidas, sintetizaron su presencia cromática al blanco y negro. Víctor Vasarely es considerado el padre de esta corriente.

Del color

Josef Albers vivió y concibió el arte como una formalidad espiritual de la vida y no como un entretenimiento. Coloreó su existencia e intentó trasmitir a sus alumnos este testimonio como experiencia fundamental. Llegó a afirmar que la escuela “debía dejar aprender mucho, es decir, enseñar poco”.

De la ingenuidad

Marisol Escobar expuso en 1957 con gran éxito. Luego presentó una individual en el MoMA, de New York. Warhol llegó a comentar: “Es la primera artista femenina con glamour”.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní