jueves, 21 de octubre de 2021

De la alegría

Henri Matisse se sumergió en un novedoso e inédito lenguaje pictórico que el crítico Louis Vauxcelles denominaría despectivamente fauves (fiera salvaje) precisamente por el uso arbitrario del color.

@ngalvis1610

La alegría es posiblemente uno de los conceptos que considero más abstractos a la hora de definirlo, tanto con palabras como con imágenes. Es infinito lo que puedo citar para tratar de describir esa emoción. Podría hablar de la risa de todo aquello que me la provoca y enumerar las razones por las que me gusta reír.

Porque reír es sinónimo de alegría. Bien podría considerar la sonrisa como representación de la alegría. Esa gestualidad en el rostro denota un buen estado interior que bien nos llevaría a juzgar que quien lo pinta en su rostro tiene una alegría interior.

Así podríamos referir una buena cantidad de gestos, expresiones y muecas que connotan esa emoción. Entre las acciones se pueden citar otras más. El pretender cantar, por lo menos en mi caso, porque conozco y envidio, de buena manera, a quienes lo hacen muy bien.

Y estableceríamos otra conexión con la música. En muchos momentos, la alegría la podemos expresar con la música. En la Esparta de la antigua Grecia, la marcha era la acompañante de los actos de valentía.

Muchos acordes despiertan nuestras emociones, esas que se corresponden con el buen ánimo. Canciones, melodías que nos emocionan al punto de provocar sonrisas, alegrías. Una sonrisa dibujada en un rostro puede suscitar una melodía en la imaginación de quien observa. Y con el vuelo de la imaginación añadiendo un toque de fantasía hasta podríamos deslumbrarnos con una luz muy particular. Que no existe pero le confiere brillo a lo que esa sonrisa representa. “Tu sonrisa me ilumina, o tu sonrisa ilumina”, es lo que la alegría provoca.

Ilumina, le da brillantez al espacio compartido, lo agranda, lo hace provocativo para el movimiento. No podemos separar esa sensación de las ganas de bailar. La alegría provoca la risa. Muchas veces esta se manifiesta de forma suave con una sonrisa en el rostro. Quien sonríe ilumina el entorno y esa luz inunda el espacio. Nadar, se me ocurre pensar, es bailar y con la música de acompañante se danza. La danza es un alto nivel de alegría. Se danza para celebrar muchas cosas. La vida, por ejemplo…

Recordemos la célebre obra La Danza, de Matisse. Este gran artista del siglo XX ejecutó un revolucionario uso del color que transformó la pintura y lo propuso como líder de una de las primeras vanguardias. Fundador e ilustre representante del fauvismo, no se limitó a sus presupuestos. Superaría esos supuestos conceptuales y prosperaría hacia un arte personal y ambiguo, influyente y reconocido. En ese cuadro hay detalles bien particulares que me hacen evocar, al apreciarlo, esa sensación de bienestar interior que me recuerda a la alegría.

Henri Matisse se sumergió en aquel novedoso y para el momento nada conocido lenguaje pictórico, el cual Louis Vauxcelles, crítico de arte francés, después de visitar la exposición correspondiente al Salón de Otoño de 1905, en París, denominaría despectivamente fauves (fieras salvajes) precisamente por el uso arbitrario del color. De allí que este grupo de jóvenes creadores adoptaran el término para bautizar a uno de los movimientos más controversiales del recién inaugurado siglo XX.

Asentado en ese particular uso del color, el vigor expresivo, una impronta libre y la negación a “ser una pura imitación de la naturaleza”, se catapultó significativamente en la historia del arte contemporáneo. Es el intérprete de la alegría traducida en libertad. Devenida gesto y danza en cuerpos que se contorsionan en un círculo vibrante que exige a la imaginación espectadora afinar la escucha para poder disfrutar de la melodía inexistente.

Matisse nos provoca danzar con esos colores contrastados, los cuales sumados a la influencia que ejerció en él la escultura africana y otras culturas primitivas, se convirtieron en la herramienta para la construcción de una gran obra que enarbola un cromatismo único, revolucionario, transformador, inspirador y alegre.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

Del principio y del fin

Colette Delozanne elaboró estructuras salidas de su imaginario que buscaban elevarse a la par del contexto natural que las albergaba, en las que establecían maneras vinculantes de coexistencia.

De la ilusión óptica

Los artistas del Op Art desarrollaron un estilo de arte visual que utiliza las ilusiones ópticas. Por lo general, son obras abstractas, y un gran porcentaje de ellas, bastante conocidas, sintetizaron su presencia cromática al blanco y negro. Víctor Vasarely es considerado el padre de esta corriente.

Del color

Josef Albers vivió y concibió el arte como una formalidad espiritual de la vida y no como un entretenimiento. Coloreó su existencia e intentó trasmitir a sus alumnos este testimonio como experiencia fundamental. Llegó a afirmar que la escuela “debía dejar aprender mucho, es decir, enseñar poco”.

De la ingenuidad

Marisol Escobar expuso en 1957 con gran éxito. Luego presentó una individual en el MoMA, de New York. Warhol llegó a comentar: “Es la primera artista femenina con glamour”.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Salvajismo a la orden del día

Me queda la pregunta de por qué la señora Rodríguez no pidió la llave a la Dirección de Cultura. Pero es una tontería hacerse esa pregunta: como los talibanes, el salvajismo en Venezuela está a la orden del día. | Foto cortesía

12 de octubre ¿Juicio a los muertos de ayer o cárcel segura para los asesinos de hoy?

Josep Borrell, con su guerra de micrófonos, bufa, a todas luces, a objeto de hacernos creer que enviará una supuesta veeduría electoral, ceñuda, respondona, imparcial, solo que hasta los menos informados saben que semejantes veedores vienen nada más que a santificar el megafraude del 21 de noviembre.

La irrepetible Angela Merkel

Angela Merkel, una irrepetible política, no apostó por experimentos, fue draconiana cuando la situación lo exigió y tomó duras decisiones que le granjearon el rechazo de millones.

La naturaleza humana

La tarea no es chica. Estos premios deben ser útiles, por sobre todo, para que cada uno reflexione. Para que surja claro que no puede hablarse de democracia si no se sabe, ni hay plena información sobre a quién y qué se va a elegir.

La capitulación mexicana de occidente (Parte II)

Occidente, en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno.

Guayaneses por la democracia

La democracia debe dejar de ser la clásica narración de excelentes protagonistas o de los rufianes que nos llevaron a las tragedias actuales que marcan las buenas intenciones del débil discurso de luchas que se les ofrece a las comunidades. | Foto William Urdaneta