domingo, 19 de septiembre de 2021 | 6:57 PM

Cubano en el Gabinete

¿Cómo reaccionarán, en esas circunstancias los narcoterroristas de las FARC, del ELN, los altopanas del Hezbolá, Al Qaeda, Isis, del Estado Islámico, chinos, rusos y cuanto bicho de uña llega del extranjero a devengar botines de la corrupción, del narco, de la depredación de nuestro medio ambiente?

@omarestacio

Lo entiendo. Por muy impúdico, por muy car ’e tabla, por muy sinvergüenza que sea -lo es, in extremis– el asunto debe tenerlo incómodo. Percibirse, a sí mismo y por los demás, como un apestoso, moral, mental, sentimental. Chávez, no fue peor ni menos malo. Igual, engordó como un chacho, violó DD HH, robó con furor de Mesalina. Pero eran épocas de vacas gordas. Por mucho que raspó la olla, siempre quedaba un repele para las compras de complicidades internacionales.

Impresentable, baboso, medio imbécil. O imbécil y medio ¿Además, sin dólares para regalar, como su predecesor, porque después de cada guiso su cleptomanía, no deja para más nada? He aquí la madre de aislamiento del Presidente Paria.

En lo de incorporar -formalmente, porque de facto ya lo estaba- al embajador de Cuba al Consejo de Ministros, se advierte, en primera instancia, el desplante más rastrero. “Hacenos lo que nos sale del forro po’ que pa’ eso semos gobielno”. He allí la nuez del asunto. Transmitirnos a los venezolanos la sensación que estamos desahuciados, perdidos, que no nos queda más que resignarnos al compás de tamaña ruindad. Pero ni una cosa, ni otra. Comencemos por usted, Presidente Paria: Si los demócratas venezolanos estuviésemos tan derrotados, usted, personalmente, no estaría envuelto en la espiral de abyección para intentar desalentarnos.

60 jefes de Estado reconocen a Guaidó, como Presidente (e). Más de 400 eurodiputados le otorgan voto de confianza, a lo que se suma su derecho a representar al país en el reciente Foro Mundial, de Davos, sobre Economía. En el envés de lo anterior, se encuentra el aislamiento, la condición paria, pestilente, de quien usurpa el cargo de jefe de Estado.

Erich From, nos hablaba de la soledad moral. Sobre la soledad inmoral reflexionamos nosotros. La incorporación de un castrocubano al Consejo de Ministros, además de lo antes expuesto, revela que, a la soledad fromdiana, el Presidente Paria agrega la soledad inmoral que acota este cronista. Ya no le producen hartazgo, los desafectos hacia Venezuela de sus compinches tradicionales. Ya no le dan calor suficiente. Para conservarse en la inmoralidad, como lo que se conserva en formol, ha menester, respiración boca a boca, que le proveerá el nuevo integrante del Gabinete.

¿Cómo reaccionarán, en esas circunstancias los narcoterroristas de las FARC, del ELN, los altopanas del Hezbolá, Al Qaeda, Isis, del Estado Islámico, chinos, rusos y cuanto bicho de uña llega del extranjero a devengar botines de la corrupción, del narco, de la depredación de nuestro medio ambiente?

Como malquerer Venezuela, otorga privilegios burocráticos, la gentuza antes enumerada, también, va a exigir plazas en el Consejo de Ministros. Voz y voto. A saqueo igual, intromisión igual. “¿Qué esquilman, los castrocubanos, que no esquilmemos nosotros?”

¡Orden en la orgía, Presidente Paria!

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

“El Coqui” pa’ México

Y si el hombre de la comida pútrida no se presenta por inasistencia muy justificada, digamos su próxima gira por los juzgados del sureste de Miami, seguro que le envían a “El Coqui” de primer suplente. Porque esas oportunidades no se presentan todos los días.

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.

Museo del Deshonor Nacional

Inmortalizar la épica de la chapuza que autoseatribuyó el remoquete de Revolución Bolivariana, no exige ni el esfuerzo, ni la genialidad de obras como la referida. Una cosa fue la sublevación, que condujo a nuestra emancipación y otra, el detritus de unos chafarotes.

A los narcochavistas, no los jubila el fracaso

Lo comprobamos con el pretendido “enroque” ministerial de la semana pasada, en Venezuela. Las mismas caras, con diferentes botines.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

México: ¿Negociación o capitulación?

En buena hora y enhorabuena, sobre la marcha de los acontecimientos, los jefes parlamentarios más importantes de Occidente, desde afuera, le han dado su respaldo a la Plataforma Unitaria e intimado a Maduro.

Punto crucial de no retorno

No es casual el éxodo de más de seis millones de compatriotas en pocos años, la dispersión familiar y el crecimiento, dentro del territorio, del crimen organizado y la atomización del bandidaje en todo el país.