sábado, 4 de diciembre de 2021

Cuando ustedes se vayan…

Cuando ustedes se vayan, llévense la oscuridad, el destrozo, la suciedad, las groserías, la tristeza, que esta Venezuela volverá a ser la ribera de la espuma, de las garzas, de las rosas ¡y del sol! | Foto El Ucabista

Cuando ustedes se vayan, llévense la oscuridad, el destrozo, la suciedad, las groserías, la tristeza, que esta Venezuela volverá a ser la ribera de la espuma, de las garzas, de las rosas ¡y del sol! | Foto El Ucabista

@cjaimesb

Cuando ustedes se vayan, que ya será más temprano que tarde, llévense bien lejos toda su carga de odio. En la Venezuela que vamos a reconstruir no tendrán cabida las divisiones. Cuando ustedes se vayan -no sé si para Cuba, Corea del Norte, Rusia, China o Bielorrusia- carguen con sus injusticias y con sus jueces uh, ah, que en la nueva Venezuela la justicia estará en manos de gente proba. Basta de vergüenzas ambulantes haciendo papeles de fiscales, jueces y embajadores.

Cuando ustedes se vayan, no dejen aquí su corrupción ni sus corruptos. Venezuela no puede más con personas indignas. Ojalá les quiten a todos los “boli” -burgueses, chicos y a los que han pretendido ser de un lado cuando lo eran de otro- todo lo que se han robado. Estoy segura de que les dolerá más que les quiten lo robado, que los manden a la cárcel. Cuando ustedes se vayan, porten consigo las solidaridades automáticas que tanto daño han hecho. En la Venezuela que viene las denuncias que nunca fueron investigadas serán escudriñadas hasta sus últimas consecuencias.

Cuando ustedes se vayan, carguen con sus paquetes de ideologización para otra parte. Aprovechen y remolquen a todos los que hayan atentado contra la libertad de expresión. Porque, aunque les duela, ustedes cierran puertas y nosotros abrimos ventanas. No nos vamos a callar. La Venezuela que construiremos gozará de libertad de pensamiento y de palabra. Cuando ustedes se vayan, no dejen aquí la mediocridad, ese cáncer que ha destruido lo mejor que teníamos. Acarreen su hipocresía, sus falsas promesas, sus falacias. No necesitamos nada de eso. Nos encargaremos de poner de moda la meritocracia de la que ustedes tanto se burlaron.

Cuando ustedes se vayan, llévense sus colas, sus cadenas, sus listas. En la Venezuela que vendrá nadie hará colas para nada. Nadie será obligado a ver ni a oír lo que no desea. Nadie tendrá que pagar por sus derechos. Nadie será castigado por pensar de manera distinta, ni obligado a asistir a actos proselitistas para mantener su puesto de trabajo.

Cuando ustedes se vayan, no se olviden de cargar con las armas que repartieron y que han diezmado a nuestra población. Llévense a sus bandas de malandros, que aquí nadie los quiere. En la Venezuela que repararemos no habrá jóvenes con armas, sino jóvenes con libros, instrumentos musicales, pelotas y todos los implementos de deporte.

Cuando ustedes se vayan, llévense la oscuridad, el destrozo, la suciedad, las groserías, la tristeza, que esta Venezuela volverá a ser la ribera de la espuma, de las garzas, de las rosas ¡y del sol!

Más del autor

Ilusos, fracasados o zánganos

Quienes hoy aún creen que el socialismo es la solución, o son unos ilusos que esperan por lo que no va a suceder, o son unos fracasados que quieren que los demás fracasen, o son unos zánganos que se aprovechan del sistema... en ningún caso, algo bueno o deseable.

Si la ensartas, pierdes, y si no, perdiste

En fin, la Venezuela en la que yo sueño estuvo en ese patio la tarde del sábado pasado. Por la gran mayoría de los comentarios que leí, la también mayoría la disfrutó. No podemos estar latigándonos todo el tiempo.

¡Por pendejos!

Demás está decir que las elecciones del 21 de noviembre tienen dos enemigos mortales: la abstención y la división de la oposición. ¿Será posible que alguien sea tan ingenuo de pensar que si van divididos tienen la más mínima posibilidad de ganar? | Foto William Urdaneta

Por qué sigo apoyando a Guaidó

Estoy segura de que cuando esta pesadilla termine, tendremos que agradecerle su valor, su entrega y su trabajo. Y muchos tendrían que pedirle disculpas por haberle levantado falsos testimonios.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Profundizar la lucha

El centralismo retoma a la macha competencias en áreas fundamentales como el Puente, el aeropuerto de La Chinita y del Centro de Artes de Maracaibo Lía Bermúdez. Todo esto sería muy grave de ser cierto.

El soldado Raúl Baduel

El viacrucis de Baduel me plantea si en algún momento surge algún dilema en la psiquis de estos “soldados”: entre salvar a un poderoso, pero condenar a 30 millones de seres humanos.

21N: el ruidoso silencio de las mayorías

En cada municipio y comunidad del estado Bolívar, la intervención del Estado-partido-gobierno tiene actuación por acción u omisión y es a ese clima tramposo al que la población en grados distintos manifiesta su rechazo.

Para seguir caminado con esperanza  

Hay un país que no se detiene, signo de solidaridad y perseverancia que le da ánimos a uno para seguir construyendo con esperanza, siempre con cable a tierra, pero sin dejar de caminar, sin acostumbrarnos a que es normal que las cosas estén mal.

Árboles

Como llegó a decir alguna vez el poeta Eugenio Montejo, en los árboles todo es vago y fragmentario y es por ello que resulta tan difícil comprender lo que tienen que decirnos. Sin embargo, tras varios intentos de escucha, logré transcribir algunos pensamientos vegetales. Son casi aforismos... Vagos y fragmentarios.

La materia del poema

Hay que estar claros, poesía y poema son dos lados de una misma esfera. El poema es poesía erguida, y la poesía está en el mundo para ser reconocida.