sábado, 18 de septiembre de 2021 | 12:00 AM

Corredor humanitario transcontinental: un derecho fundamental de la diáspora (III)

Debemos aceptar que la problemática Venezuela, está poniendo en jaque a todo el continente suramericano. Ningún país, está en condiciones de continuar lidiando con esta inmensa masa humana.

@abgoscarsalama1

¿Cómo iniciaríamos un Plan de Emergencia para organizar el tránsito de nuestros desplazados por América Latina y el Caribe? Sin lugar a dudas, esto supone, primero que todo, un esfuerzo por comprender que estamos ante un proceso anacrónico de disolución de un país, otrora llamado República de Venezuela. Esto requiere comprenderse en su justa dimensión: es un país que se ha desplazado a otras latitudes, con su cultura, idiosincrasia, temores, folklore y, por qué no decirlo también, con sus pequeñeces y sujetos con conductas antisociales; gracias a Dios, aún siguen siendo un porcentaje mínimo de nuestro pueblo.

Debemos aceptar que la problemática Venezuela, está poniendo en jaque a todo el continente suramericano. Ningún país está en condiciones de continuar lidiando con esta inmensa y creciente masa humana. Las ya débiles políticas públicas de la mayoría de ellos está en situación de colapso y acelerando procesos de ingobernabilidad en algunos.

Se necesita entonces, como primer paso, un plan rector de identificación nacional interna y externa, que permita la depuración completa del actual sistema en el que se presume la existencia de cualquier cantidad de extranjeros que no cumplen los requisitos mínimos de domicilio, aunado a la reputación criminal que en los últimos 20 años, muchos de ellos, de manera impune, exhiben con mucho orgullo.

Este plan debe abarcar también al contingente de venezolanos desplazados y emigrados por todo el mundo. Venezuela necesita saber dónde están sus hijos. La asunción de un plan moderno de identidad que incluya, además de los datos personales, una base de datos curricular, que es ya una gran necesidad. Se estiman en más de un millón los profesionales que han salido del país entre 2018 y 2019. ¿Dónde están? ¿Qué están haciendo? ¿Están dispuestos a regresar? Todo un capital humano completamente desperdigado de manera global.

En lo particular, los desplazados por el sur del continente americano, requieren urgentemente, un tipo de documento de identificación de tránsito para localizarlos y prestarle la ayuda correspondiente para disminuir su vulnerabilidad y restablecer sus derechos y garantías.

Esto sería un plan extraordinario porque la situación de los venezolanos así lo requiere. Más allá de cualquier consideración de carácter formal, legal o burocrática, los Derechos Humanos están por encima; y en el caso de los desplazados, todas las acciones que sean necesarias hacer, para su libre y seguro transitar, deben ser consideradas por la comunidad internacional como un derecho inalienable, como es el derecho a la vida.

¡Mantente informado uniéndote al canal de WhatsApp o Telegram del Correo del Caroní!

Hazlo a través de los siguientes links https://chat.whatsapp.com/Gk9ekJ3cLHT6eHXvCIjFBZ | https://t.me/NoticiasCorreldelCaroni

Más del autor

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

¿Peligra la diáspora venezolana en Perú?

Algunos creen y tienen confianza en que el gobierno de Castillo se moderará para sobrevivir; otros piensan que será vacado irremediablemente; y finalmente, muchos están considerando que ya no hay nada que hacer para impedir la hecatombe social.

Perú, un nuevo amanecer

Apostar que el nuevo presidente tome el camino correcto no solo reforzará su legitimidad por su desempeño, sino que permitirá que los peruanos sigan  gozando de paz social y del crecimiento económico, producto de su trabajo, educación y cultura. | Foto @PedroCastilloTe

Las elecciones peruanas y la caja de Pandora

Keiko Fujimori llevaba para esa segunda vuelta un plomo en el ala que le impidió volar con plenitud; pues la gestión fujimorista de su padre todavía encrespa los cabellos de gran parte del pueblo peruano.

¡Síguenos!

Notas relacionadas

Venezuela en tiempos de Biden: una aproximación

El pragmatismo geopolítico del presidente de los Estados Unidos ante las amenazas internas y externas de su país, aunados a la creciente influencia de China el mundo y los intereses de Rusia, dibujan un nuevo ajedrez político global donde Venezuela no deja de ser preocupación.

Aunque me digan comeflor       

Nadie dice que vivir en Venezuela sea fácil. Sin embargo, hay elementos que animan, acciones que iluminan, pasos lentos que son pasos que abren en pequeño brechas. | Foto William Urdaneta

Integración familiar: el florecer del cambio venezolano

Esta condición estructural del alma venezolana es el mecanismo de fuerza y creatividad para alcanzar la derrota de los antivalores, a pesar de los incontables recursos y el desdén por la racionalidad. | Foto William Urdaneta

¿Es la nueva geometría del poder el fin del madurismo?

Los gobiernos locales son, al igual que el Gobierno nacional, gobiernos con autonomías reconocidas por la Constitución; situación que los pone al frente de las estrategias de luchas civiles y políticas en todo el país. | Foto William Urdaneta

La triste mirada de los niños de la calle

Muchos de aquellos niños que hicieron brotar las promesas de los revolucionarios en 1999 fueron a parar a las ergástulas socialistas, los asesinaron por estas calles, o por la exclusión y el hambre huyeron de este territorio hostil. | Foto Archivo Correo del Caroní

¿Qué sigue en el caso de Alex Saab?

Nunca habíamos visto una danza de tantos millones de dólares, en procura de la libertad, de quien ni es un mártir por la humanidad, ni luminaria del rock, estrella del deporte, ni un Bill Gates o Jeff Bezos, sino el supuesto testaferro de un corrupto muy desvergonzado.