martes, 20 de abril de 2021 | 4:24 AM

Consideraciones de un período de CVG altamente productivo e injustamente subvalorado

El autor Luis Guzmán Balbás ahonda en la corta pero importante gestión del Ing. Elías Nadim Inaty Bello, juramentado por el entonces Presidente de la República, Rafael Caldera

El autor Luis Guzmán Balbás ahonda en la corta pero importante gestión del Ing. Elías Nadim Inaty Bello, juramentado por el entonces Presidente de la República, Rafael Caldera

A propósito de la actual debacle de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y sus empresas tuteladas, mucho se ha dicho y escrito durante los últimos años. No ha sido poco el impacto socioeconómico que ella ha tenido en la región, producto del pésimo manejo que los funcionarios del régimen castro-chavo-madurista han realizado con el importante acervo de activos que recibieron al tomar el poder en el año 1999.

Con motivo del aniversario Nº 69 de Puerto Ordaz, fundada en el año 1952 conjuntamente con Ciudad Piar, se han reseñado los orígenes de la más joven y única ciudad planificada en Venezuela y su vertiginoso crecimiento, vinculados con los restantes dos objetivos centrales con los que nació la CVG: desarrollar el potencial hidroeléctrico del río Caroní y sobre esa base, construir lo que resultó ser el parque industrial más importante de América Latina, procesador de los importantes yacimientos de hierro y bauxita existentes en la región, para la producción de acero y aluminio.

En este tipo de reseñas suelen resaltarse, como es de esperar, los logros de las gestiones de tres (3) personajes claves en esta historia: Rafael Alfonso Ravard, Argenis Gamboa y Leopoldo Sucre Figarella. Allí son señalados por el respetado ciudadano Evelio Lucero, como “el que aró la tierra, el que sembró la semilla y el que regó y cultivó los productos”, respectivamente; percibiéndose que la historia prácticamente llega hasta aquí, sin más que destacar en términos de obras y acciones para el desarrollo regional.

De esta manera, se señala la pasantía de algunos otros presidentes de CVG y otros tantos presidentes de empresas tuteladas por ella, en el período que se puede llamar democrático (antes de la llegada a la presidencia de la República de Hugo Chávez, mediante las elecciones de 1998), sin atribuirles mayor importancia a sus gestiones, hasta llegar a las administraciones del régimen castro-chavo-madurista, a quienes en justicia, se pueden señalar como los destructores del emporio que encontraron.

En este contexto, se desea resaltar que entre las virtudes del llamado “Proyecto Guayana” destacó la relativa autonomía e independencia administrativa y de gestión de la CVG, lo cual permitió una importante continuidad de sus proyectos a mediano-largo plazo, con independencia de los períodos constitucionales de gobiernos.

Llegado a este punto, quisiera resaltar la escasa justicia histórica atribuida a la gestión de la CVG posterior a la “época de Sucre Figarella”; particularmente, a la relativamente corta gestión del Ingº Elías Nadim Inaty Bello (1995-1998), el último presidente de CVG del período democrático antes definido, el cual fue juramentado por el Presidente de la República, Dr. Rafael Caldera, en un acto solemne inédito y de gran significación para Guayana, en  el magnífico auditorio de CVG Venalum.

Durante la gestión del Ing. Inaty, se concretaron obras emblemáticas del período citado y que por haber sido testigo de excepción, señalo a continuación de manera referencial y no exhaustiva:

  • En el año 1998, producto de intensas negociaciones con la firma japonesa Kobe Steel, se culmina la construcción y se realizan las primeras pruebas y ensayos de arranque del Complejo Siderúrgico de Guayana (Comsigua). En el mismo año, se logra la puesta en marcha de las Plantas Orinoco Iron (en alianza con la empresa australiana The Broken Hill Propietary, BHP) y Posven (con la firma sur-coreana Posco). Con ello se concretó una importante estrategia nacional para dar valor agregado al mineral de hierro producido por Ferrominera Orinoco, convirtiendo a Guayana en la Capital Mundial de los pre-reducidos.
  • Puesta en marcha del proyecto Macagua II (enero de 1997), con lo cual se incrementó en la importante cifra de 2.592 MW, la oferta de energía hidroeléctrica para el desarrollo de la región y el país. Asociada a este proyecto, se destaca la construcción en la ciudad de Puerto Ordaz de la hermosa y emblemática avenida Leopoldo Sucre Figarella, inaugurada en noviembre de 1997 por el entonces Presidente de la República Dr. Rafael Caldera.
  • En agosto de 1997, se da inicio a las obras preliminares del proyecto hidroeléctrico Caruachi, apalancado en un préstamo de 500 millones de dólares otorgados a CVG por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); el más alto otorgado hasta la fecha en América Latina por dicha institución y emblema de la importancia asignada por los organismos financieros internacionales a los Estudios de Impacto Ambiental (EIA), como herramienta para el acceso al financiamiento de proyectos y palanca para el desarrollo sustentable.
  • Tendido y puesta en marcha de la Línea de Transmisión de energía eléctrica hacia el norte de Brasil, contribuyendo de esta manera con el desarrollo de esta vasta región del hermano país, sumado a las positivas implicaciones económicas derivadas para la nación.
  • Acuerdos de negociación y puesta en marcha del proyecto minero “Las Cristinas”, en una asociación estratégica con la importante empresa canadiense Placer Dome, para el aprovechamiento a gran escala de oro y cobre en una de las áreas con mayor potencial aurífero a nivel mundial. Esto no tardó en ser destruido, retomándose el camino hacia la actual mayor anarquía que en materia minera haya existido en Venezuela y tal vez en el mundo.
  • Diseño de la Licitación Pública Internacional para la construcción del II Puente sobre el río Orinoco, posteriormente diferida a solicitud de las empresas interesadas en participar en esta importante obra bajo los términos de la Ley de Concesiones, frente a la incertidumbre que a nivel internacional generó la candidatura de Hugo Chávez a la presidencia de la República. Consolidado su triunfo, efectivamente se hizo una especie de “borrón y cuentas nuevas”, mediante un acuerdo bilateral con el gobierno de Brasil, bajo la presidencia de Lula Da Silva. Como ya es historia, la obra terminó siendo asignada directamente a la empresa Odebrecht, quien ejecutó un proyecto diferente al previsto (sin el tramo ferroviario ni el puerto de aguas profundas en el estado Sucre y obras conexas), con un nuevo e importante endeudamiento del Estado venezolano con el Banco de Desarrollo de esa nación y compromisos adquiridos para la asignación de múltiples obras de envergadura en esta y otras regiones del país, muchas de las cuales aún siguen inconclusas; entre ellas, el tercer puente sobre el río Orinoco y la represa Tocoma en el estado Bolívar. Actualmente son conocidas las numerosas y hasta ahora nunca procesadas denuncias de corrupción asociadas a dicha obras.
  • Diseño y ejecución de la Licitación Pública Internacional para la privatización de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), el 20 de diciembre de 1997; proceso ganado por el consorcio Amazonia, integrado por empresas latinoamericanas, encabezadas por la ítalo-argentina Techint.  De la etapa de Sidor privatizada, destaca el haber alcanzado un récord de producción de acero líquido en el año 2007 (4.3 millones de Tm). Sin embargo, en el año 2008 el proceso es revertido por el gobierno de Hugo Chávez, a partir de lo cual comenzó una etapa de progresiva declinación de la producción de la empresa. Para el año 2020, apenas alcanzó la increíble proporción de 0,4% de su capacidad de diseño para la producción de acero líquido.
  • Organización del proceso de privatización de las empresas que conforman la cadena de valor del sector aluminio, llevándose hasta la fase de licitación pública internacional en la cual, por múltiples factores, no se presentaron ofertas por parte de los potenciales inversores que habían manifestado su interés y compromiso de participar en dicho proceso. Como resultado de este y el realizado en Sidor, quedó una valiosa experiencia para los técnicos venezolanos que participamos en estos procesos, enriquecida por el conocimiento derivado de la interacción con expertos de las mejores empresas internacionales especializadas en las diversas áreas implícitas en este tipo de operaciones, contratadas expresamente para tales fines por la CVG. Parte de ello se constituyó en el frecuentemente referido “know how” que ha caracterizado el capital humano con que cuenta la región, disponible para futuros retos.
  • A finales del año 1998 se concreta la negociación del 80% de las acciones de la empresa CVG Fesilven, con la firma española Ferroatlántica, pasando a denominarse desde entonces como Ferroven. Se destaca que como uno de los resultados de esta operación de “venta de activos en operación”, la empresa instaló un eficiente sistema de control ambiental, que corrigió en su momento la severa contaminación atmosférica ocasionada por sus emisiones particuladas, mejorando simultáneamente su eficiencia y productividad, como producto de la captación, reutilización y comercialización del microsílice retenido en las mangas filtrantes de ese sistema de control.
  • Planificación del proceso de diseño de la Catedral de Ciudad Guayana en Altavista-Puerto Ordaz y asignación de un “capital semilla” para su construcción. El sitio de su actual ubicación sirvió de locación para la misa ofrecida por el hoy en día San Juan Pablo II, durante la primera visita que realizó a nuestro país en el año 1985. Treinta y seis (36) años más tarde, no se ha logrado continuar ni mucho menos culminar su construcción, ante la indiferencia de un Estado indolente y fallido, pese a los esfuerzos realizados por los representantes de la iglesia católica venezolana.
  • Por último, pero no por ello menos importante, un regalo para Venezuela, el estado Bolívar y su capital: la estatua pedestre más alta del planeta de nuestro Libertador Simón Bolívar (9,60 m.). Construida en la ciudad de Mérida por el escultor Manuel de la Fuente, su pedestal mide 0,60 metros de alto, su peso es de 8.500 kilogramos  y la estructura de soporte tiene un peso de 1.500 kilogramos. Es la escultura más alta de Venezuela, transportándose por tierra hasta Ciudad Bolívar   y develada el 26 de enero de 1999. Está ubicada en terrenos del Jardín Botánico del Orinoco en esa ciudad, diagonal a la histórica Casa de San Isidro, donde el Libertador elaboró su célebre Discurso de Angostura.

De grata recordación son los días que transcurrieron durante los hechos narrados, cuando se registraron altas cifras de empleos dignos y un vigoroso movimiento social y económico en la región, atribuido en gran medida a la gestión que se adelantó en CVG, en una armonía razonable con la Gobernación y Alcaldías del Estado.

Seguramente por razones de edad y funciones desempeñadas, muchos de los profesionales y técnicos que hoy revisen este escrito, sentirán identificación con ese período y recordarán muchas de sus vivencias con las que de alguna manera contribuyeron a lo que en esta tierra existió, favoreciendo una adecuada calidad de vida en la región que hoy es motivo de añoranza y pena por parte de sus pobladores, en razón de las oportunidades perdidas.

Son incontables los actores que de una u otra manera fueron protagonistas del período relatado y con quienes tuve el honor de compartir experiencias; algunos ya en otro plano (como Ángel Barreto, Francisco Arévalo, José Ignacio Acevedo, Manuel Garrido Mendoza, José Rafael Orsoni, Medardo Pacheco, Sady Zurita y Alquímedes Miranda y Francisco “Pancho” Salazar), pero otros aún en plenitud de facultades, actualmente participan en la lucha que se libra por lograr condiciones para reconstruir nuestra región. Con las disculpas a los que involuntariamente no menciono, me permito citar solo una muestra de insignes profesionales que gracias a su contribución hicieron posible alcanzar muchos sueños durante el período In Comento: Efraín Carrera Saúd, Gerardo Chavarri, Alfredo Rivas Lairet, Oscar Dam, Fernando Goyenechea, Adrián Vásquez, Enrique Castells, Teolindo Yánez, Iván Sanoja, Jesús Rebolledo, Víctor Hugo Escobar, Tomás Hernández, Dixon Rosillón, José Francisco Zurita, Lucas Valero Niño, Antonio Azpúrua, Waldo Negrón, Gastón Montiel, Dick Souki, Antonio Montes Navas, Pedro Acosta, Elba Vicentelly de Mago, Alfredo Lezama, Manuel Núñez, Amilcar La Cruz, Freddy Guzmán Balbás, Pedro Acuña Graham, César González, Eugenio Medori, Alirio González, Ucrania Subero, Francisco “Pancho” Salazar, entre tantos otros.

Así mismo, es justicia destacar la participación de algunos insignes ciudadanos que aunque no lo hicieron desde dentro de CVG, estuvieron estrechamente vinculados con el éxito de su gestión, como lo fueron el Dr. David Natera Febres, Andrés Velásquez y Jorge Carvajal Morales.

De todo esto deriva el título y contenido de este breve ensayo, en la búsqueda de un reconocimiento al esfuerzo del trabajo ejecutado en CVG y de sus resultados durante el período en referencia, al considerar firmemente que con ello se contribuyó a mantener en alto el prestigio nacional e internacional de la institución y a la permanencia en el corazón guayanés, del orgullo por lo realizado y el reto de poder hacerlo nuevamente cuando las condiciones así lo permitan.

*El Lcdo. MSc. Luis Guzmán Balbás es ex secretario general de CVG

Más del autor

Consideraciones de un período de CVG altamente productivo e injustamente subvalorado

El autor Luis Guzmán Balbás ahonda en la corta pero importante gestión del Ing. Elías Nadim Inaty Bello, juramentado por el entonces Presidente de la República, Rafael Caldera

Notas relacionadas

Jefe con cochocho: proclama en la Guayana de 2021

El mandador ya no disimuló más su catadura primitiva con el pretexto de hacer cumplir las ordenanzas sanitarias. Es el típico castigo de cuartel. | Foto William Urdaneta

Tibisay y su dolor ecuatoriano

La que amaneció “con cierto dolor en el Ecuador” porque no ganó el candidato-títere de Rafael Correa no se le mueve una fibra de su cacareada sensibilidad socialista por el daño que ella misma le ha infligido al pueblo venezolano. | Foto cortesía

Otras diez preguntas sobre literatura del estado Bolívar

Te traemos otras diez preguntas que pondrán a prueba tus conocimientos acerca de la literatura del estado Bolívar. Quizás no importe tanto la cantidad de aciertos que tengas, sino que finalmente logres hacer conciencia de la rica y variada literatura de nuestra región. Recuerda: solo se ama y se defiende lo que se conoce. | Foto cortesía

Sobre las vacunas: una carta a Nicolás Maduro Moros

Se está muriendo gente valiosa, señor Maduro, tanto de los que lo apoyan a usted como los que no lo apoyan. Analice las cifras del sector salud y olvide por un instante las rivalidades políticas. | Foto William Urdaneta

Un mundo paralelo

Cuando se trata de proporcionarse el mayor bienestar, los de la cúpula no tienen ningún límite. Se lo dan todo con el dispendio y el boato con el que lo hacía Nerón. | Foto EFE